Crónicas de masacres sin Rodeos

“La Tierra es nuestra Tierra prometida y vamos a tomar algo de ella.”
Malcom X

Todos los medios de la canalla en nuestro país, ante los recientes y dramáticos sucesos de la cárcel del Rodeo, con su tinglado de lacayos tarifados, incluidos colegas parlamentarios de oposición, y en el exterior, por mentar alguno, el portal ORVEX (creadores del PROYECTO NOVIOLENCIA PARA VENEZUELA con la impronta gusanera pestilente de Max Canosa y en su logo la bandera yankee caporaleando el tricolor nacional): han pegado el grito al cielo, se rasgan vestiduras, invocan la CIDH, y difaman sin ningún pudor, acusando a instituciones del estado venezolano, como  la guardia Nacional y el Ministerio de Interior y Justicia, de provocar una masacre contra la población penitenciaria, privada de libertad en el recinto carcelario aludido, hoy con la voracidad de la noticia mercenaria y corporativa en desatada jauría.

Sujetos de amplio prontuario delictual -en archivos secretos de CONATEL-, como son Granielito y el tercio “responsable”de ¿Cuánto vale un juez?, que hoy rezan al alimón, el uno por el “presunto narcotraficante” Walid Mackle –seguramente ahora canero mayor, o duro en Canadá, según reza el argot- para que tenga juicio público televisado por Globoterror (ahora con la patria potestad de la huérfanita RCTV), y el otro fablistán, dirigente de Tiempo Remoto, quien hace fervientes  oraciones por Eligio Cedeño y su redentora María Lourdes Afiuni, para que escriban con inspiración el prólogo a la  reedición de su consagrada obra de marras; este par de truhanes  de Ciudad Gótica, irremediablemente –como perros güeveros-siguen siendo fieles agentes amnésicos al guión de la conspiración montada el 11 de abril de 2002, derrocada por el pueblo, dos días después,  el 13 de abril.

Con relación a los acontecimientos en “pleno desarrollo” –frase tomada a Walter- que aún persisten en la cárcel del Rodeo, si hay una víctima, precisamente en todo esto, es la población penal junto a sus familiares, y por ello justo es rememorar el aporte de Elio Gómez Grillo, quien, valiente y públicamente, abordó  el tema del hombre privado de libertad en su proceso de reinserción social, cuando condiciones políticas adversas, apenas permitían ser la voz de aquél que clama en el desierto, y, precisamente, contra ésta población, carne de cañón o de prisión, vil herencia de una cultura hegemónica y capitalista aplastante, es que se ensañan los medios privados de comunicación y sus operadores políticos, quienes hoy prostituyen el digno oficio de ser periodista o comunicador social.

Sin ingenuidad debemos comprender que, más que un justificado acto punitivo, las cárceles se hicieron también para controlar rebeliones sociales: Cervantes, Juan Bautista Picornell, Miranda, Luisa Cáceres de Arismendi, El Mocho Hernández, Pedro Pérez Delgado, Pío Tamayo, Juan Pablo Peñaloza, Sacco y Vanzetti, Fidel, Illich Ramírez Sánchez, Mandela, Hugo en Yare -ayer-, y Joaquín Pérez Becerra -hoy-,  pueden dar fe de tal experiencia, sin entrar por ello, ideológicamente, en estéril discusión,  porque hay un tipo de “reo” que lleva sobre sus hombros la dignidad de muchos otros, y que su único delito no es soñar egoístamente la libertad de él, sino, precisamente, la de pueblos enteros, como en Bolívar, prisionero de sueños libertarios, también se reconoció Martí.

En el contexto actual de la crisis del Rodeo, y aludiendo a la labor investigativa de Gómez Grillo en el tema de la criminología, sin soslayar otras experiencias y aportes en este terreno, intelectualmente, en el campo de la sociología y otras ciencias afines ¿dónde hallar este legado por parte del sector académico de universidades públicas y privadas, gratamente financiadas por el estado?, justamente cuando el Ministro Tareck El Aissami declara que “el Gobierno lleva adelante varios programas en el ámbito carcelario y tiene un plan de reestructuración completa de la red de prisiones, reconociendo que los esfuerzos son insuficientes, "ante el drama, ante la necesidad y la complejidad" del sistema penitenciario venezolano.”, ¿cuáles fueron los factores que promovieron desde lo interno tal motín? es asunto a determinar…,  porque no es nada casual , por parte de los medios privados de comunicación, haciéndose eco de voceros políticos, en el tratamiento necrófilo, sesgado y manipulador, para exacerbar los ánimos de la opinión pública ante  esta situación.

Aceptando el parte de guerra de los oficiales de la Guardia Nacional, donde se da cuenta de tan singular batalla, con más de dos decenas de fallecidos por parte de reclusos -no de ochenta como exageran los medios beligerantes de comunicación con sus fuentes de dudosa credibilidad- y además de la muerte de algunos funcionarios y otros heridos, algunos reos amotinados arma en mano, todavía persisten en no dialogar…

No mucho ha cambiado la realidad en este mundo tan complejo de las penitenciarías venezolanas, que tienen piramidalmente en la urdimbre del poder judicial, con muy pocas excepciones en todo su funcionariado, un culto a la corrupción, y una élite privilegiada con el mismo ADN de la tribu de David Morales Bello, quienes no se identifican con estos tiempos de cambio y transformación social consagrados en la CRBV y el PROYECTO NACIONAL SIMON BOLIVAR, y en quien Charles Brewer Carías, redactor del decreto de Carmona El Breve, algunos identifican sus paradigmas.

Los seres humanos no son culpables de sus actos, en uno de sus cuatro libros había escrito Caryl Chessman, el “Bandido de la Luz Roja”, acusado de un crimen que nunca se comprobó, pero que en todo su proceso antes de ir a la cámara de gas en 1962, puso en jaque a la hipocresía de la Iglesia Católica y a la justicia norteamericana, antes de ser condenado. Sus reflexiones son un ataque certero a una sociedad y un sistema que siembra y promueve el delito ciegamente, así como también ciegamente, lo juzga y lo condena, indiferentemente en forma de exclusión y dominación mediante sus aparatos de propaganda: Instituciones verticales, mass media, religiones, y hasta en sibilino propósito, la misma educación en sus espejismos de desarrollo, progreso científico y tecnológico, desconectada, por demás,  del verdadero sentido de espiritualidad y realización humana verdadera, en conjunción con la naturaleza de nuestro universo.

¿Que todavía nuestro sistema penitenciario es inhumano? De acuerdo, no estamos a la altura de Abu Ghraib ni a la base de Guantánamo, todavía.  Aquella vieja Escuela de las Américas (School of the Americas), que en el 2001 cambió su nombre por el de Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación en Seguridad (Western Hemisphere Institute for Security Cooperation), Plan Colombia incluido, es el degradante background del que está jalonada nuestra reciente historia del Puntofijismo y la lucha armada en Venezuela desde los años sesenta, con miles de desaparecidos y torturados… Baste recordar el Porteñazo, el Carupanazo, el Caracazo y tantas otras rebeliones, para sacudirnos el yugo de la imposición imperialista de gobiernos falsamente democráticos y representativos de una burguesía complaciente y apátrida que siempre estuvo a espaldas de las necesidades más elementales de las clases populares, como hoy estigmatizan el Plan de la Misión Vivienda, algo que nunca debe acabarse desde ahora y para siempre, más allá de que, políticamente, estemos o no de acuerdo con este gobierno, cómo y cuánto nos cuesta pensar en venezolano hasta hoy…

Aquél huésped alienante y sus parientes, invocado años ha por la cacatúa Marta Colomina, nunca renuncia a borrar, de nuestros pueblos en perenne lucha y resistencia, su memoria persistente. Cosa harto difícil olvidar masacres como aquella del 08 de mayo de 1986, en la zona La Vaca, Barlovento, cercano a la población de Yumare, del Distrito Bolívar, en el estado Yaracuy; así como cuando 4 aviones de la Fuerza Aérea Venezolana dispararon 17 bombas de 250 libras, ese 04 de octubre de 1982, sobre los 41 revolucionarios del Frente Américo Silva, convocados para analizar la situación crítica del país y masacrados en Cantaura por 1500 efectivos de la Guardia Nacional y la Disip; y por si este palmarés fuera poco, cómo olvidar la fecha del 29 de octubre de 1988, cuando -pioneros de los falsos positivos- fueron masacrados 14 pescadores en el caño Las Coloradas, cerca de El Amparo, municipio Páez del estado Apure en frontera con Arauca por parte de miembros del Comando Específico “José Antonio Páez” , bajo el mandato de Jaime Lusinchi, tal matanza fue coordinada por el Coronel(Ej.) Enrique Vivas Quintero (irónicamente años después diputado del MVR al Parlatino), Comandante Militar de la zona y efectuada por efectivos del Ejército de Venezuela, DISIP y Policía Judicial (PTJ), y el visto bueno del G/Humberto Camejo Arias de la II División de Infantería y el G/Oswaldo Sujú Raffo, hoy todavía, a pesar de ser sancionado por instancias internacionales,en mora y deuda con la justicia. Sólo los más toches, sin dejar de ser responsables, fueron a la cárcel.

Pero , sin duda, el personaje más emblemático de todos -pana burda de Basilio-, también formado en la Escuela de Las Américas y bajo el Mossad Israelí, es el comisario Henry López Cisco, actualmente encaletado en Costa Rica, y participante directo e intelectual en casi en todas esas masacres anteriores, que tuvo como su colofón el asalto a la Embajada de Cuba en los días del golpe de estado de 2002, y antes de cortarse la coleta como paraco en nuestro país, estuvo al servicio de la policía regional del filósofo del Zulia con la joya de José Sánchez Masuco, cobrando vacunas y ejerciendo por encargo su oficio de Caín.

¿Bastará este breve panorama de quienes empeñados en volver al poder en las próximas elecciones de 2012, quieran hacer apología del terror en esta coyuntura de la situación explosiva de la cárcel del Rodeo hoy, anteponiendo esto… ante la negra noche de los tiempos de la cuarta república, donde ignominiosamente en su celda fue sacrificado Fabricio, y  negados sus más elementales derechos a los camaradas recluidos en  la Isla del Burro, los miles de presos políticos en el cuartel San Carlos, el  impune crimen de Jorge Rodríguez , y los teatros de Operaciones donde se torturó, se desapareció como en el caso de Alberto Lovera, y bombardeos como al del Cerro del Bachiller, donde se asesinó a campesinos, jóvenes , estudiantes, hombres y mujeres, sencillamente revolucionarios, por querer soñar un mundo mejor?

Podemos jactarnos de que el único país donde no hay presos políticos actualmente es el nuestro. Los factores de oposición dirán lo contrario. El hecho de que dos funcionarios policiales de apellido Guevara, hayan sido meramente autores materiales del asesinato del valiente fiscal Danilo Anderson, porque los intelectuales son invisibilizados por esa podrida red de complicidad policíaca y judicial; cabe acotar también que esos mismos pajaritos Guevara fueron los protectores y extorsionadores, a la vez, de su colega  mercenario peruano Vladimiro Montesinos, olla montada por la derecha mediática para endilgar la complicidad del presidente Chávez de ampararlo en nuestro país, revela el grado de corrupción de nuestros cuerpos policiales… y el aprendizaje que todo esto nos deja. El pire de Carmona, en custodia también de funcionarios policiales hacia la embajada de Colombia, donde generosamente, sin tanto pensarlo, se le otorgó asilo por su performance de atentar contra la carta democrática de la OEA. El escape del corrupto sindicalista Carlos Ortega, no podía ser sin la ayuda de sus colegas corrutos que lo custodiaban en la celda de su cárcel que aún todavía le aguarda.

En este país sólo los pendejos ignoran que las sentencias judiciales a veces se compran; que la justicia es una mercancía como tantas de tantas, que la libertad de un ser humano tiene el precio vil del metal, y que todavía la revolución está  en deuda con este pueblo, bastante golpeado por las élites de una burguesía enquistada en todo el tramado del poder judicial y lacaya del poder económico; que hay funcionarios públicos que pasan por chavistas, y tienen a sus hijos estudiando en las universidades privadas porque no creen en la educación popular implementada en La Misión Sucre, UBV y otras instituciones de libre acceso y gratuitas para el pueblo, porque juegan a la caída de este gobierno…  y hacen sus cuentas a espaldas del pueblo que siempre en la bajaita los va a esperar.

Recordemos que los 200 paracos que llegaron a la finca Daktari, no lo hubiesen hecho sino hubiesen contado con la complicidad de autoridades prominentes. De igual modo la captura de Rodrigo Granda por policías colombianos en pleno centro de Caracas, no se hubiera realizado sin la cooperación de nuestras individualidades corruptas dentro de nuestros órganos de poder militar y policial… Evidencia de estas debilidades, sustancialmente ideológicas, contrarias a las nuevas doctrinas Bolivarianas de defensa e integración, son las denuncias ante la Corte Suprema de Justicia por parte del G/EJ Ángel vivas, desde el 2008, por el lema extranjero atribuido a las Fuerzas Armadas Cubanas de “¡Patria, socialismo o Muerte… Venceremos!”, estéticamente inadmisible para él, como el odioso “¡Oligarcas Temblad!” de la Revolución Federal Zamorana, y termina echándole la culpa a la cabronería del G/Ej Raúl Isaías Baduell, que se lo dejó meter sin vaselina, aunque después lo exculpara, por pasarse abiertamente a las filas de la oposición, porque a este tipo de choro siempre se admira y respeta, y verdaderamente saca la piedra que tanto recluta y voluntario dentro de las milicias Bolivarianas, ahora ande repitiendo ese lema de comunistas trasnochaos y aunque secretamente, preferiría mejor el del ejército del Tío Sam.

Alcabalas fronterizas, aeropuertos, centros carcelarios, lugares donde la actividad económica estimule la acumulación de capital de los uniformados, en conchupancia con las mafias del narcotráfico y contrabando, en esos puntos álgidos tiene que darse nuestra revolución. La cantidad de armas y proyectiles en poder de las bandas delictuales en el Rodeo, no llegan por arte de birlibirloque, el negocio de las drogas dentro del penal, así como el alquiler de estas para cometer delitos dentro y fuera de los centros penitenciarios, conexiones a telefonía celular y a internet, son promovidas por una clase degenerada del capitalismo que instala privilegios y egoísmos que hoy queremos superar.

Los hechos del Rodeo han puesto el dedo en la llaga del heredado sistema penitenciario actual. El presidiario como sujeto de derecho, así lo consagra nuestra constitución, hoy, a pesar de ciertos logros alcanzados como las orquestas sinfónicas penitenciarias, sigue siendo víctima de un sistema que tenemos que superar, y donde nadie educa a nadie, sino donde todos nos educamos en el proceso, como Freire en sus tesis de educación liberadora, solía decir. Una cárcel no es para degradar al ser humano, todo lo contrario, si se ha errado o caído en el camino, es para ayudarle a seguir o levantar, tarea nada fácil ante tantos vectores de alineación, y tarea no imposible -por demás- para aquél hombre nuevo, que el Ché soñara, estos tiempos Bicentenarios de Revolución.



fredy.araque@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4124 veces.



Freddy Araque


Visite el perfil de Freddy Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy Gil

Freddy Gil

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a125322.htmlCd0NV CAC = Y co = US