Valiente la Revolución al enfrentar el rollo del vicio del cigarrillo

No recuerdo con exactitud cuándo dejó de fumar Fidel Castro. Internet se debate entre dos años: una fuente asevera que fue en 1986 (www.libredeltabaco.org/v3/items-64-presidentes–tratan-de-dejar-el-tabaco.html). Otra señala que fue un año antes ( www.brincodeldiablo.com/blog/2011/05/23/7curiosidades-sobre-fidel-castro/). Lo cierto es que dejó de hacerlo. Eso es lo importante, y como lo declaró en su oportunidad, aquella saludable decisión estuvo dirigida simplemente a proteger su vida.

En ese sentido, mañana martes 31 de mayo será un día histórico en nuestro país. Entrará en vigencia la Resolución 030 emitida por el Ministerio del Poder Popular para la Salud, referida a la prohibición de fumar en espacios cerrados. Su eslogan es “Ambiente 100% libre de humo de tabaco”. Quienes deseen los detalles completos pueden acudir a la Gaceta Oficial 39.627 del 2 de marzo de 2011.

Por fin alguien entendió que la adicción de algunas y algunos no tiene por qué alterar o complicar la existencia de los demás, es decir de una gran mayoría que no necesita para nada del perverso vicio del cigarrillo. Sólo la Revolución podía tener la capacidad de saber interpretar este clamor.

Si bien es cierto que todos tenemos libertad para decidir sobre nuestro destino, esa libertad -y así debemos entenderlo- es amplia hasta tanto no implique daños a segundos. Recordemos que en 1867 el mexicano Benito Juárez sentenció que “Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”. Y mire que más de un lío hemos presenciado entre quienes ahogan en humo los ambientes de todas y todos, y quienes se saben con el derecho a defender la pureza de sus espacios.

En Revolución, más que en cualquier otro sistema, debe imperar eso: el respeto, y más aún cuando lo que está de por medio es el bienestar general.

Por ahora, la medida está dirigida a proteger los espacios no abiertos. No dejamos de soñar con que algún día se elimine para siempre el “derecho” a tan nocivo consumo. Acompañemos a esa bella mujer que es María Eugenia Sader Castellanos, ministra de Salud, a hacer cumplir tan valiente y soberano acto.


ildegargil@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2035 veces.



Ildegar Gil

Comunicador social

 ildegargil@gmail.com

Visite el perfil de Ildegar Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: