El contrabando mayor

En el aeropuerto de San Antonio del Táchira, mal mentado "Juan Vicente Gómez" (*), tuve el primer contacto con el contrabando de gasolina cuando una funcionaria me echó el primer cuento de la red de los 6 mil pimpineros, parte de una poderosa mafia

En el aeropuerto de San Antonio del Táchira, mal mentado "Juan Vicente Gómez" (*), tuve el primer contacto con el contrabando de gasolina cuando una funcionaria me echó el primer cuento de la red de los 6 mil pimpineros, parte de una poderosa mafia; lo recaudado parece ir a diversas jerarquías del funcionariado. Después, en las dos cortas carreteras que nos llevan a Cúcuta, se observan hileras y montones de pimpinas de todo tamaño para la venta pública de gasolina. "A un tanque de 60 litros, que cuesta unos 6 bolívares, le sacan tres pimpinas de 20 que las venden hasta por 80 cada una. Imagínense lo que ganan, eso se lo reparten y todavía sobra".

Comenzando la tarde, instalado en Cúcuta el Encuentro de periodistas colombo-venezolanos, hubo abundante información sobre el voluminoso y productivo contrabando de gasolina que tantas ganancias produce, que ha desplazado al narcotráfico. La primera fuente fue el padre jesuita Jesús Rodríguez, a quien todos llaman "Túo", director de la radio Fe y Alegría en El Nula, periodistas de la región fronteriza, y la académica Socorro Ramírez.

Veamos un resumen de lo que dijeron:
Hasta hace poco, la zona fronteriza Táchira-Norte de Santander se caracterizaba por enfrentamientos armados entre los diversos grupos que operan en la región: Farc, FBL, AUC y el ELN, el más débil de todos, pero recientemente habrían acordado formas de convivir, de penetrar la sociedad, permear las instituciones, y gradualmente han controlado el contrabando, comenzando por el de gasolina, que les da un gran poder económico, e influyen en toda la vida, hasta en los divorcios y separaciones de parejas, y por supuesto, secuestros, sicariatos, reclutamiento de niños y adolescentes, para incorporarlos a los grupos armados y que las madres ni se atreven a denunciar por temor a represalias.

Entre El Nula y San Cristóbal hay 10 alcabalas controladas por estos grupos, nadie puede pasarlas sin pagar, se han convertido en empresas gananciosas. Hasta en Puerto Contreras (Col) se encuentran con facilidad productos de Mercal que escasean en las poblaciones tachirenses. ("Mire, en Ecuador también llegan las cargas de Mercal, pero aquí uno tiene que hacer cola", me contó en San Antonio un empleado que me reconoció).
-La Misión Identidad favoreció a los irregulares colombianos que tenían capacidad para obtener cédulas venezolanas, que las permiten recorrer la zona sin dificultad, en cambio tenemos compatriotas apátridas, sin documentos. ("Túo" dixit)

El gran negocio es el contrabando de gasolina. Pdvsa surte a esa zona con 19 millones de litros al mes; estiman que a El Nula (20.000 hab) llega hasta un millón de litros, que van casi todos a vehículos colombianos, que compran el litro hasta 20 veces más caro, precio que crece en la medida en que se alejan de Venezuela. Los pimpineros apenas son una muestra; contaron cómo los llamados tractomulas (gandolas con tanques gigantes y hasta con depósitos especiales) pasan todos los puestos de la GN y alcabalas, pagando vacuna, por supuesto. "Por ahí se van miles de litros cada vez, y su precio permite que se los repartan hasta los de arriba".

-¿Dónde los llenan?

-Pues imagínese usted.

Conocida esa realidad, hice una pregunta que quedó sin respuesta: ¿Por qué coinciden los gobiernos de Venezuela y Colombia en la pasividad y falta de decisión para enfrentar la presencia de esos grupos y erradicar el contrabando?
El pasado 2 de noviembre los presidentes Chávez y Santos firmaron aquí en Caracas un convenio sobre suministro de combustible a los departamentos colombianos fronterizos con Zulia, Táchira, Apure y Amazonas, hasta por 37 millones 156 mil 800 litros mensuales, equivalentes a 7.741 MMD. En ese convenio se lee:
"Decidimos fortalecer los esquemas de control en ambos lados de la frontera para erradicar el contrabando de combustible y desarrollar programas de reversión social y laboral"
La pregunta es aún más pertinente: ¿por qué en los seis meses transcurridos desde entonces no ha cambiado nada?
Quizá la respuesta está en algo que dijo el Padre Túo:
-Antes, enviar a un oficial a esta zona era tenido como un castigo, ahora se lo sortean. Conozco el caso de un oficial de la Guardia Nacional que en una sola noche obtuvo 18 mil bolívares fuertes con paso de gasolina; al que se puede añadir el cobro por paso armas, paso de drogas, hoy muy secundario, hasta de alimentos de Mercal. Hace poco se volcó un camión y enviamos a dos reporteros, allí encontraron a militares y contrabandistas viendo cómo salvaban la carga. A nuestros periodistas los amenazaron".

(*) Bautizado por un Concejo Municipal presidido por un paisano de Gómez, nacido en La Mulera, y de nada han valido las propuestas para cambiarle el nombre. Increíble ese homenaje.

Las divergencias Santos-Uribe cada vez son más agudas. El proyecto de ley para atender a las víctimas de la represión con motivo del conflicto armado tiene tres cuestiones tercamente rechazadas por el uribismo: que el Estado deba indemnizar, el reparto de tierra a las víctimas y reconocer que existe un conflicto armado interno. Lo peor es que en el partido de la U, fundado por Uribe, su brazo parlamentario votó unánime por el proyecto.

Cada vez que la FVM o la Fapuv convocan a paros, sus directivos declaran invariablemente que fueron efectivos en 95%. En el último médico hubo centenares que no lo atendieron, y en el universitario sólo en 18 de 56 institutos acataron el llamado a paralización.

En Perú está ocurriendo lo que era bastante probable: que la mayoría de los medios y de la derecha prefirieran a Keiko Fujimori, con cuya mafia será más fácil negociar, antes que con el impronosticable Ollanta Humala.

El presidente Correa hizo que sus colegas Chávez y Morales se precipitaran proclamando su resonante victoria en el referendo constitucional. Parece que realmente lo ganará, pero con una ventaja chiquita. La dirección de País reflexionará y encontrará las causas, algunas de las cuales están en el mismo Correa.

Porcentajes extraños en una última encuesta. Chávez bajó de 54,6% en febrero a 52,4 en abril (como en GIS XXI), pero la oposición igualmente cayó en "autodefinición partidista" de 24 a 22,4; el Psuv se mantuvo en 28%. Cuando se preguntó por "identificación partidista", chavistas bajaron de 28,5% a 23,6% y la oposición tuvo un bajón mayor: de 17,9% a 11.6%. En mayo, el Plan Vivienda lo sube, los apagones lo bajan.

Primero, de VTV debió salir mal tratado Earle Herrera con su "Kiosko Veraz", y seguidamente fue removida Cristina González, con aquilatada gestión primero en Mundial y después en La Radio del Sur. Uno no sabe por qué ocurren esos hechos.

Extraña, y por supuesto condenable, la agresión a Manuel Isidro Molina. Confiamos en que la Fiscalía investigue y dé con el agresor.

Al GN Parra no le importó que mi cédula haya sido revisada centenares de veces en siete años, ni que esa tarde la aprobaron un GN receptor de equipajes ni los servicios del Sebin. Le pareció que yo era colombiano, le di el pasaporte y de nada valió; lo retuvo hasta la hora de salir del avión.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3592 veces.



Eleazar Díaz Rangel

Periodista egresado de la UCV. Ganador del Premio Nacional de Periodismo y menciones en diversas especialidades. Es Director del diario Últimas Noticias desde el año 2001. Profesor titular jubilado de la universidad central de Venezuela, cuya escuela de comunicación social dirigió (1983-86). Presidente de VTV 1994-1996. Presidente de la asociación venezolana de periodistas.

 edrangel@grupo-un.com

Visite el perfil de Eleazar Díaz Rangel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eleazar Díaz Rangel

Eleazar Díaz Rangel

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a123315.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO