Lecturas no santas

Ni las católicos de la bancada opositora demostraron tener "propósito de enmienda" en el debate sobre abril de 2002. Increíble que nueve años después se repitiera la argumentación del "vacío de poder" para negar que hubo un golpe de Estado. Históricamente no ha habido un golpe de Estado sin vacío de poder; es un momento que puede durar horas o días, durante el cual ni el Gobierno conserva la capacidad para mandar ni los golpistas lo han obtenido. Así ocurrió, por ejemplo, en octubre de 1945 cuando el movimiento que encabezaron Betancourt y Pérez Jiménez derrocó a Medina Angarita, y poco después, en noviembre de 1948, cuando la oficialidad le dio el golpe a Rómulo Gallegos. Durante largas horas, en cada caso, ni gobernaban los presidentes Medina ni Gallegos, ni los golpistas, hasta que estos se consolidaran. Esa situación se repitió durante una cadena de golpes de varias décadas en América Latina. Si no hubo ese "propósito de enmienda" por parte de la oposición, desde la bancada del Psuv y aliados tampoco debió existir ningún interés en moderar el proyecto de declaración en la búsqueda sino de un acuerdo, al menos de un intento por discutir los términos del proyecto. Que ya se vio, por ejemplo, en Parlatino para aprobar por unanimidad un acuerdo sobre el ingreso de Venezuela en Mercosur, y el voto unánime en la Asamblea Nacional para aprobar en primera discusión el Código Penitenciario. Sí es posible.

Los Wikileaks seguirán siendo noticia, algunos con serias repercusiones, como en Ecuador que declaró persona no grata a la embajadora de EEUU y la invitó a dejar el país por no querer explicar un mensaje que envió a Washington donde aparecían sus extrañas vinculaciones con oficiales de la policía, el cuerpo que pretendió deponer al presidente Correa. Es importante saber que existen 33.805 mensajes de las embajadas en América Latina, de un total: 251.287. En la región, Venezuela encabeza la lista con 3.435 mensajes, seguido de Brasil (3.070), Colombia (2.896), Cuba (2.080) y Chile (1.464). El País de España los maneja según sus intereses, que aquí bien conocemos, y así mismo hace El Espectador, que tiene acceso a todos los relacionados con Venezuela y Colombia. Aplican el sistema de goteo; intencionado, eso sí.

La extradición de Makled Cuando existió la posibilidad de que Walid Makled fuese extraditado a EEUU, hubo aquí quienes deseaban que el presidente Santos atendiera la petición de Washington, porque habría significado una derrota del presidente Chávez, y confiaban en que en EEUU le sacaría declaraciones contra venezolanos vinculados al Gobierno, incluidos altos oficiales. Los entusiasmó la declaración del Procurador con sus trabas jurídicas a la extradición a Venezuela. Fue el mismo que inhabilitó a Piedad Córdoba por 18 años y que amenazó con investigar al presidente del Senado por venir a Venezuela, luego de la reunión de Cartagena. Es un uribista de uña en el rabo. Reafirmada la decisión de Santos de extraditarlo a Caracas, viajaron a Bogotá para que ese poderoso narcotraficante los recibiera y revelara detalles de "lo que sabe" sobre sus nexos aquí en Venezuela, pero Makled les pidió un escenario que ellos no controlan: la Asamblea Nacional. La verdad es que la DEA ya le sacó todo lo que les interesa sobre Estados Unidos, lo interrogó varias veces, e igualmente escucharon lo que quiso decirles sobre Venezuela, "casi todo sin ningún sustento", y precisamente porque le habían extraído el jugo, no insistieron en su demanda de extradición. El problema que tendrá en el futuro el gobierno es garantizar la seguridad de este preso, que no se le escape, como se han fugado otros, desde Carmona. Cuando se maneja tanto dinero, es posible comprar y sobornar a cualquier policía, no importa su nivel. Así ocurrió con el cartel de Pablo Escobar en Medellín, y con el cartel de Monterrey. (Y entre paréntesis, ¿estarán comenzando a penetrar Venezuela?) Reforzar esos mecanismos de seguridad es lo que demora su entrega.

¿Qué harán los políticos uribistas venezolanos con el presidente Santos? Acaba de declarar en Madrid que aquí en Venezuela no hay campamentos de las Farc, fue bien concreto: "Los campamentos que el presidente Uribe dijo que estaban, ahora no están".

Campaña anti-CNE En lo que resta de año se irá intensificando la campaña contra el árbitro electoral. Están repitiendo que es seguro el triunfo opositor en las elecciones presidenciales, que cualquier resultado distinto será producto del fraude electoral. El presidente de la Asamblea Nacional, Fernando Soto Rojas, lo advirtió a tiempo: "¿La oposición venezolana va a respetar los resultados del único árbitro que tenemos en este país, en diciembre de 2012? Nosotros le decimos, nos sometemos a ese árbitro y lo que diga es y punto". Así ha sido en todas las elecciones de gobernadores y alcaldes que ha ganado la oposición, y en el referendo constitucional por una mínima diferencia; en ninguno de los cuales tampoco hubo fraude.

Absuelto el terrorista Posada Carriles, el Gobierno venezolano hizo lo que tenía que hacer una vez conocida la sentencia de un tribunal de EEUU, reiteró su demanda de extradición y se intentarán las acciones correspondientes. Pero no creo que ningún Presidente estadounidense lo entregará: las acciones terroristas de Posada, las conocidas y las no conocidas, y todos sus crímenes, los ha cometido con el apoyo de la CIA en unos casos, y en todos, con su conocimiento.

Del campo del llamado oficialismo han surgido críticas a la decisión del Presidente venezolano de recibir en Cartagena, con el presidentes Santos, al presidente Porfirio Lobos, de Honduras, que anda pidiendo cacao a ver cómo reingresa a la OEA. Debemos suponer que esa reunión no pudo ser sorpresiva, hecha la solicitud formal, Santos debió condicionarla a lo que opinara su huésped, como era natural. Y si el presidente Zelaya habló de la posibilidad de un consenso, no sólo fue porque estuvo debida y oportunamente informado, sino por estar de acuerdo con las soluciones propuestas. Es de suponer que Lobos debió comprometerse con el presidente Chávez a hacer determinadas concesiones, que debe incluir el retorno de Zelaya sin ningún riesgo de detención. Sólo así, Venezuela debió prometer estudiar las peticiones del Presidente hondureño.

Sólo la contundencia de la victoria del Ejército, la Aviación y del pueblo cubano en Playa Girón, hace 50 años, pudo derrotar la abrumadora campaña mediática que en esos días se desató en apoyo al desembarco de los 1.500 mercenarios entrenados y armadas desde Washington.

Nutrido el paquete de libros enviado por el Minci, ediciones del Correo del Orinoco, para leer en estos días santos: "Antología", de Simón Bolívar; "¿Qué pasa con ese señor", de Carola Chávez, para el Sábado de Gloria; "La lengua de la demagogia" y "La máscara del poder", de Luis Britto García, y "La intoxicación lingüística", de Vicente Romano. El Fondo Editorial de Ipasme los reforzó con "El problema de la esclavitud en tres próceres venezolanos" y "Participación de negros, mulatos y zambos en la independencia de Venezuela", de J. M. Ramos Guédez. Y me dice Gladys Arroyo que en lista de espera de un editor está el tercer tomo de "De Ocumare a Segovia", con más documentos del juicio a los expedicionarios de Miranda.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3095 veces.



Eleazar Díaz Rangel

Periodista egresado de la UCV. Ganador del Premio Nacional de Periodismo y menciones en diversas especialidades. Es Director del diario Últimas Noticias desde el año 2001. Profesor titular jubilado de la universidad central de Venezuela, cuya escuela de comunicación social dirigió (1983-86). Presidente de VTV 1994-1996. Presidente de la asociación venezolana de periodistas.

 edrangel@grupo-un.com

Visite el perfil de Eleazar Díaz Rangel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eleazar Díaz Rangel

Eleazar Díaz Rangel

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a121656.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO