Al Ministro del Deporte, para su consideración

El niño al nacer trae un instinto natural  particular, este es el jugar. Fíjese Sr. Ministro  como él a los pocos días de nacer buscará  distraerse al tocar o golpear algún objeto pequeño que se encuentre al alcance de sus manos, y entonces sus padres descubren que el darle algún artículo con el que pueda jugar es lo más propicio para distraer sanamente al infante, cosa que al poderlo hacer cotidianamente constituirá el aporte más efectivo para que su voluntad no se desvíe hacia la realización de  travesuras inconvenientes y/o peligrosas. Cuando bebés, son los padres y parientes cercanos los que afectuosamente se encargan de suministrarles a los niños implementos que les sirvan para sus juegos, pero a medida que crecen y entran a su etapa infantil, 5 años de edad, ya a los padres y allegados les resulta difícil proporcionarles los elementos para el juego por lo que desde ya se le niega un apropiado pasatiempo, cosa que se ira prolongando porque al ingresar a los primeros grados de la escuela la mayoría de ellas carecen de los elementos deportivos y sitios de juegos y entonces se va perdiendo el instinto sano de jugar y van aprendiendo juntos a sus compañeritos otro modo de pasar el tiempo libre y entonces comienzan a inventar travesuras, al principio de escasas consecuencias pero que más adelante se tornan dañinas y hasta peligrosas. Se manera que desde muy temprana edad ya los niños van careciendo de una orientación deportiva  dejándolos a su libre albedríos de como realizar su esparcimiento, lo que quiere decir que estos niños que vienen creciendo en ese tiempo no existe ninguna metodología  que los guíe por un buen sendero, y que si en esos momentos se encuentran con personas inescrupulosas, ellas pueden inducirlos a entrar al pérfido mundo de la delincuencia y/o drogadicción.  De manera  que el Estado esta perdiendo el tiempo más precioso para hacer su campaña de prevención al delito, olvidando su inmensa responsabilidad formativa en cada venezolano al no prestar una especial atención al deporte de niños y adolescentes y está allí el más significativo y gravísimo error para la república, por cuanto es en el deporte en donde hay que buscar y encontrar  tempranamente el buen comportamiento del venezolano y así ir construyendo para el futuro una excelente sociedad; una sociedad conformada por buenos ciudadanos. 

La apatía del Estado con relación al deporte en la niñez y adolescencia no puede seguir tolerándose. Es necesario que esa actitud cambie radicalmente para bien del pueblo y por ello se sugiere  se cree una institución especial que se dedique exclusivamente al deporte infantil a la cual se le asigne un presupuesto suficiente para que pueda cumplir su específica misión, incentivar, formar, ejecutar y supervisar todo lo que concierna al deporte y recreación de niños y adolescentes. Este nuevo organismo oficial deberá establecer oficinas en todas las poblaciones importantes de cada estado del país con el propósito de mantener una constante observación y colaboración con las entidades deportivas dependientes de alcaldías y gobernaciones, que aunque tienen instalaciones deportivas en muchos lugares, éstas la mayoría del tiempo permanecen vacías casi siempre, justificándose de que no hay presupuesto para la realización de torneos, festivales o eventos deportivos infantiles.  El deporte ahora tiene rango Constitucional y en el artículo 111 se lee: “EL ESTADO ASUMIRÁ EL DEPORTE Y LA RECREACIÓN COMO POLÍTICA DE EDUCACIÓN Y SALUD PÚBLICA Y GARANTIZARÁ LOS RECURSOS PARA SU PROMOCIÓN. LA EDUCACIÓN FÍSICA Y EL DEPORTE CUMPLEN UN PAPEL FUNDAMENTAL EN LA FORMACIÓN INTEGRAL DE LA NIÑEZ Y ADOLESCENCIA”  

Es cierto que en los jóvenes adultos es donde se encuentran los valores deportivos para que representen al país en los eventos locales, nacionales e internacionales, atletas de alto rendimiento, pero son los niños quienes asimilan con mejor facilidad la enseñanza sobre los valores morales  y quienes harán cada vez más grande a la patria. Hay que impedir a toda costa que los niños y adolescentes tengan la menor oportunidad de utilizar su tiempo libre en actividades que pudieran ser perjudiciales a ellos mismos, a sus familiares, a su entorno y al país en general. Por favor,  solicite que en el articulado de la nueva Ley del Deporte se cambie la prioridad y que se desarrolle de manera masiva las actividades deportivas en niños y adolescentes,  que seguro de allí mismo surgirán a montones en el futuro los atletas de gran performance. Que no se siga negando el apoyo al atleta infantil en el ámbito local, estadal y nacional; hay que cambiar el sistema utilizado hoy en el deporte y no lo que es natural en el ser humano.  

Abril de 2011-04-10

joseameliach@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1940 veces.



José M. Ameliach


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a121398.htmlCd0NV CAC = Y co = US