Mildred Camero una fogata yanqui dentro de la Conacuid

Esta señora de una sonrisa letal que, actualmente se pintorrea el rostro de su vejez con escaramuzas juveniles y se depila las cejas tal muñeca de vidriera, saturando sus labios de rojo al por mayor como un fruto maduro por caer por la gravedad con el pelo hermosamente brillante de ojos sombreados de un negro en receso, persigue con mentiras disfrazadas de una sutil añoranza el mal desenvolvimiento que tuvo como presidenta de la Conacuid bajo la influencia de la DEA, de quien recibía las órdenes que debía ejecutar que en sus propias narices se expandían a todo el Territorio Nacional con una complicidad que no trascendía en lo inmediato de los cargamentos de drogas que salían del país sin muchas peripecias y en concordancia con la política de sus jefes yanquis que eran de obligado cumplimiento que anulaban cualquier observación del gobierno nacional a quien se le mantenía bien vigilado en la comunicación telefónica con aparatos modernos de diversos usos en el espionaje y en ese remanso de complicidad se les fueron los años mozos más opacos de su vida.

Felizmente hubo una decisión y tanto a ella como a la DEA, las hicieron a un lado que por primera vez comenzó a dar sus frutos dentro de la lucha contra el combate del uso ilícito de drogas con nuestros métodos y la razón nos asiste al saberse hoy día a nivel mundial que son la CIA y la DEA los mayores beneficiarios como traficantes de estupefacientes sobre el planeta tierra, lo que seguramente esta señora de los rencores tormentosos no quiere saber y con una rapidez de lealtad febril hacia los gringos trata de involucrar y perjudicar al presidente Chávez con sus prédicas sumisas con toda la mala intención de alborotar a la Comunidad Internacional y, en particular al Gobierno del presidente Santos de Colombia quizás, provocándolo a que se niegue a entregarnos a un delincuente que ha sido uno de los mayores traficantes de droga del Continente en los últimos años.

Debe haber una razón bien orquestada dentro de la trama del envilecimiento de estos personajes que salen oportunamente a derramar sin el menor recato el ambiente político de inmundicias y en particular al jefe del Estado: cuando la exjueza afirma que desde el “2003 Chávez conocía los nexos de Makled con militares”, ya que mediante reportes –no lo dice- pero, se entiende que ella se lo hizo saber y sí además, la DEA sabía del almacenaje y logística de ese fulano con las Farc, ¿porqué no actuó? ¡Ah Mildred! Acaso no había un convenio o, eso era en el papel y, otra cosa, ¿porqué crees que habrá impunidad política sobre el caso? O es que tú estás más interesada que ello se ventile en EEUU, para que no conozcamos los pormenores de tu actuación y de la DEA. Algo te hiede mal -¿verdad Mildred? Y, además, ¿porqué crees que Santos tiene un dilema con la entrega de Makled? Acaso no fue Venezuela quien solicitó su extradición primeramente y Santos se comprometió de palabra: mandarlo a Venezuela.

Pero, tú no quieres, señora Mildred que venga a Venezuela. ¿Verdad que no? ¿Qué te preocupa a ti y a la DEA? –¡eh Mildred! ¿Porqué sacas en conclusión que debe entregársele a los yanquis y además afirmas que él (Santos) sabe que lo mejor es enviar a Makled a Estados Unidos? ¿He Mildred eso lo ha dicho Santos en alguna parte o, tú lo presientes o, mejor dicho lo deseas? Es qué acaso la justicia de Estados Unidos es única y la de acá es de segunda y mira quien lo cree una exjueza –¡qué cinismo de tu parte!

Ojala que al narco-delincuente –Makled- lo extraditen al país, no importa que haya sido algún ente de los EEUU quien lo haya encontrado en Cúcuta y pasara la información para que tres días después lo detuvieran –eso no te da razón de nada que te lleve a pensar que tienen que dárselo a tus amigos yanquis. Eso quisieras tú, pero no dices en que te basas. Imagino que allá el hombre meterá en el ventilador de las acusaciones a todo el que quiera joder que esté con Chávez –civiles y militares- que para lo que se persigue igual da y así quedará y, tú Mildred gozando un buen coito de tranquilidad hormonal que hunda al Estado venezolano. -¿Verdad Mildred? Y de tu boca saldrá el caldo de una fetidez que te dé la esperanza de un próximo carguito que te arrime bien cerca de los tuyos como escuálida apátrida. ¿No te da vergüenza Mildred?

Algún día. Ten la seguridad Mildred que sobre el caso Makled lo vamos a saber todo –aunque tú no quieras y te duela que somos capaces de escarbar, detallar, oír y explicarle al mundo las componendas de ese ardid que se tienen entre manos sobre el particular y, tú pronta actuación te compromete sin justificación alguna y, que sea la ley la que determine si tu también eres arte y parte de lo que no quieren que el pueblo venezolano como el internacional se entere. Veo que tienes un Makled en tu futuro.

estebanrr2008@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3200 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a120983.htmlCd0NV CAC = Y co = US