Breves comentarios de la situación política previa, durante y después del 26-S, y el PSUV

Los resultados electorales del 26-S, han dado lugar a una cantidad de opiniones de connotados dirigentes del acontecer político nacional, algunas de los cuales se han estado publicando en las paginas de APORREA, Ultimas Noticias y Revistas Nacionales. Opiniones como las de: Fernando Soto Rojas, Eduardo Samán, Julio Escalona, Jesús Álvarez, Reinaldo Iturriza, Iris Varela, Eleazar Díaz Rangel, José Vicente Rangel, Eustoquio Contreras, Oliver reina, La Dirección Regional del PSUV Caracas, entre otras, todas de mucha utilidad.

La opinión que a continuación publicamos, no cuenta con el bagaje político acumulado por décadas de luchas, ni con la habilidad y agudeza de la pluma que tienen algunos de los antes mencionados. Con ella sólo pretendo agregar algunos elementos que me parecen son de interés para esta discusión. Los resultados que conocemos del 26-S, tanto los sectores opositores, como conocidos dirigentes de nuestras filas, los vienen utilizando en forma infundada, parecen estarlos manejando bajo el concepto interesado que Oliver Reina, en su articulo de opinión publicado en la revista POLIÉTICA, número 13, año 2010, calificara de “maniqueísmo numérico”, argumentado que ambos incesantemente se abrogan la victoria invocando, en el caso de los nuestros, que la cantidad de 98 diputados son mas que 67, y los opositores que dicen haber logrado el 53% de los electores, sumados los del PPT.

Lógicamente, las matemáticas son exactas, no mienten, forman parte de las ciencia fáctica, y como colorario de su exactitud, el libro de las sagradas escrituras relata que “Dios habla por los números”,  asumiéndose por el lado de los nuestros, como un hecho cierto, que los números son el resultado de una derrota aplastante que recibiera la oposición porque de un  universo de 165 diputados, 98 fueron para la revolución y 67 para la oposición, con una diferencia de 31 a favor del proceso bolivariano.

Sin embargo la política es socialmente muy dinámica y está mas ligada a las ciencias sociales que a cualquier otra ciencia,  razón por la que algunos incognitos de la filosofía moderna o estudiosos de la sociología de los números, explican que en política 2 + 2 no son = 4. Lo que supone una contradicción cardinal, donde juega importancia capital, la capacidad de abstracción y/o la subjetiva complejidad  del análisis que todo cuadro de la revolución a de hacerse para tener una aproximación mas acabada de ese evento electoral. Con el agregado de que para el referido evento la dirección de la revolución calculaba obtener la  mayoría calificada, es decir, los 2/3, que constituyen 110 diputados, resultados que disiparían cualquier duda, y facilitarían con absoluta soltura, la labor parlamentaria de cara a la elaboración de leyes al servicio de las grandes mayorías, la consolidación del poder popular y el cumplimiento de los objetivos contenidos en el Plan Estratégico Simón Bolívar 2007-2013. No obstante, la cantidad obtenida también garantiza una fuerza necesaria en la AN para trabajar a favor del proceso mediante la aprobación de leyes que sirvan para la transformación de la sociedad a través del estado social, de derecho y de justicia que apuntala el pueblo venezolano desde la llegada de Chávez al poder.

Pero, todo aquello no será suficiente si en la practica no se hace acompañar de una política de reforzamiento del poder popular, de elevar la conciencia del pueblo y trabajar por consolidar sus organizaciones de base, entre ellas, el partido; es decir, avanzar en la  acumulación estratégica de las fuerzas.

No haber cumplido a cabalidad este objetivo generó  algunos enigmas, en las que se concentran la mayoría de las criticas, entre las cuales tenemos: la forma como se organizó y se estructuró la campaña; la ineficacia, ineficiencia, la corrupción, la burocracia y la impunidad existentes en las instituciones públicas; la deslucida política comunicacional para divulgar los logros de la revolución y la fraticida lucha interna en la que se debate la dirección política de la revolución.

Como atenuante se coloca el acento en la jornada electoral interna que derivó en la designación vía vicepresidentes, de gobernadores y alcaldes, como los voceros del partido. Dualidad de responsabilidades que los condujo adjudicarse una plenipotenciaria autoridad que les sirvió hasta para tomar decisiones caprichosas de sustituir a compatriotas que cumplían responsabilidades ganadas, legal y legítimamente, en las elecciones de las Direcciones Regionales del PSUV. 

Otra situación consiste en el  diferimiento de la discusión sobre los resultados electorales de la Reforma Constitucional del 2007, de Gobernaciones y de Alcaldías 2008, y la Enmienda Constitucional 2009, cuyos números muestran un descenso importante para el chavismo que obligan a una profunda reflexión. Este balance aun está por hacerse.

El descenso es tan notorio que apenas cerrada la campaña que cristalizó la contundente victoria para la Reelección Presidencial del año 2006, con mas de 7.3 millones de votos, y con 3.2 millones de diferencia sobre la oposición, seguidamente, en las elecciones sobre la Reforma Constitucional del año 2007, sufrimos una derrota, contradictoriamente, en momentos de mayor ascenso, movilización y entusiasmos vivido por la revolución.

Cuando apenas nos disponíamos a meditar aquellos resultados, en el año 2008 se realizaron las elecciones para Gobernadores y Alcaldes, donde la oposición saltó de dos (2) a seis (6) gobernaciones en las que incluimos, por las características que presenta, que no es cuestión de relatar aquí, la Alcaldía Metropolitana de Caracas. Además de sumar para sí cerca de setenta (70) alcaldías, la mayoría perteneciente a las Capitales de estados, donde se concentra el mayor número de electores de la población nacional.

En el 2009 se realizan las elecciones para la Enmienda Constitucional  que consistió en la consulta por la reelección de todos aquellos cargos de elección popular, vista como única vía de carácter institucional que le garantizaba al presidente Chávez la presidencia de la república por mas de dos periodo en forma consecutiva. Allí vencimos con una ventaja que superó el 54% del electorado, pero la votación estuvo muy por debajo de los 7.3 millones de votos obtenidos en la elección presidencial del año 2006.

Tal situación plantea un estudio profundo, toda vez que la principal característica de este descenso parece corresponder a un raro e inconsecuente comportamiento de un grueso de militantes inscritos en el partido, que fluctúan entre 1.3 y 1.5 millones de votantes, cuya voluntad a favor de la revolución puede estar siendo socavada por la incesante campaña mediática que a diario hace estragos en la psiquis colectiva del pueblo o, probablemente por una determinación política en contra del proyecto revolucionario que lo hacen dudar de los cambios que están en marchas. 

Logros como herramientas de luchas.

Uno de los mas grandes errores del 26-S consistió en ponerle poco empeño  en hacer conocer los logros de la revolución, sus fortalezas siguen vigentes para hacerse de un cuerpo argumentativo que abogue por el convencimiento de la mayoría del electorado, pero también como antídoto, para contener la avanzada de la oposición extremista, empecinada en salir del presidente Chávez por vías antidemocráticas e inconstitucionales.

Hablar de logros, es referirse a hechos que antes no ocurrían en este país, comenzando por  el amplio abanico de relaciones que alcanza a mas de ciento cincuenta países, que coloca a Venezuela en una situación de menor dependencia y de mayor autodeterminación, haciendo honor al pensamiento libertario, integracionista y anti-imperialista de Simón Bolívar.

Actualmente el gobierno viene materializado una política acertada en el tema de los recursos petroleros e hidrocarburos que ha concertado con los países miembros de la OPEP, permitiendo controlar la producción y el precio del barril de petróleo, en condiciones mas o menos favorable para nuestra economía y para los países miembros de ese organismo.

Los comentarios que aquí podemos agregar sobre las relaciones con los gobiernos y pueblos del Brasil, Bolivia, Uruguay, Paraguay, Argentina, Ecuador, Nicaragua, El Salvador, no serán suficientes para explicarlos todos con lujo de detalles, puesto que concentran muchas informaciones que no son fácil detallar en este ensayo, destaca especial atención la que conservamos con Cuba y su revolución. Su ayuda ha sido determinante en los logros que públicamente podemos mostrarle al mundo. Haber llevado a su mínima expresión el analfabetismo y la mortalidad infantil, son resultados que se logran cuando hay pueblos hermanos que avanzan en el que hacer socio-humanístico, socio-cultural y socio -económico.

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), sostienen que en Venezuela, en los últimos diez años, se redujo la desigualdad y la pobreza, y  subió el índice de desarrollo humano (IDH) al puesto 53 de todos los países y al 3ro de toda América–latina,  a pesar de las dificultades derivadas del golpe de Estado del año dos mil dos, cuando se perdieron mas de 15 mil millones de dólares y de las económicas de los últimos dos años derivadas del fenómeno “El Niño”.

Para nadie es un secreto, ni siquiera para los mas extremistas opositores, que la reducción de la pobreza tiene sus orígenes en las Misiones: Barrio Adentro, Mercal, Robinsón, Rivas, Sucre, Identidad, Energética, Niño Jesús, Negra Hipólita, Cultura, Árbol y Misión Ciencia que emergieron con una fuerza descomunal logrando movilizar de 3 a 4 millones de venezolano diariamente. Hoy desafortunadamente, la separación que vive el partido de las masas, la ha desmovilizado.

Este proceso en los primeros seis años de gobierno experimentó un gran movimiento popular, derivado del poder de convocatoria del presidente. Las Misiones eran un factor acompañante por excelencia.  Actualmente ha disminuido su capacidad de movilización, sin embargo el pueblo ha elevado su conciencia política. Muestra de ello es la cantidad de voceros y voceras de los distintos frentes de lucha que a diario se expresan con relativa facilidad y coherencia sobre la situación política local, regional y nacional.

Haber reducido el desempleo de la fuerza de trabajo económicamente activa a menos del  7,7%, es un logro que deja sin aliento a los economistas defensores del libre mercado, teóricos proponentes del mundo  unipolar y del neoliberalismo salvaje. Sus representantes en el país FEDECAMARAS, y CONSECOMERCIO, no hayan elementos donde pegarse para descalificar este acierto.

Mención aparte merecen las leyes aprobadas por la pasada Asamblea Nacional, como:  la Ley de Participación Ciudadana, Ley de Comunas, Ley de Concejos Comunales, Ley Contra la Corrupción, Proyecto de Ley Orgánica del Poder Popular, Ley Orgánica del Sistema de Planificación Pública Popular y la Ley Orgánica de Contraloría Social.  Son leyes para el protagonismo de las masas y para niveles superiores de organización del pueblo.

El proceso bolivariano recorre buena parte del territorio americano, su democracia participativa y protagónica tiene una fuerza de seducción infinita en este hemisferio; su ejemplo reúne para sí mucha simpatía y cultiva muchas esperanzas.                                 

La solidaridad internacional que practica el proyecto bolivariano en términos económicos y en  otras áreas, también son logros, son herencia de la historia patria, forman parte de nuestros esfuerzos por unir a los pueblos de América-latina.

Sin embargo, la trivial herramienta utilizada por la oposición contra la solidaridad internacional acompañada del sensacionalismo mediático, le está dando importantes resultados en la opinión pública. Al mismo tiempo, sigue siendo una debilidad la nuestra, no poder hacernos de un instrumento mediático adecuado que logre explicar la importancia estratégica de ésta política.

El concepto integracionista que practica la revolución con  todos los pueblos de América latina y el Caribe a través del ALBA, TELESUR, PETROCARIBE y la firma constitutiva que da origen al Banco del Sur que se plantea como alternativa al Fondo Monetario Internacional (FMI), al Banco Mundial y al Banco Interamericano de Desarrollo, etc., es demostrativa de todo aquello.

La labor del Parlatino en cooperación con la AN y en correspondencia con el proyecto nacional bolivariano, ayudó a consolidar las relaciones internacionales con mas de doscientos acuerdos firmados y a través de otros instrumentos legislativos, como lo son: la  Ley Aprobatoria del Protocolo de Adhesión de la República Bolivariana de Venezuela al Mercado Común del Sur (MERCOSUR), Ley Aprobatoria del Acuerdo de Cooperación Energética Petrocaribe y la  Ley Aprobatoria del Acuerdo sobre Cooperación Energética entre Venezuela y Argentina.

Definitivamente Venezuela avanza en forma adecua con los objetivos estratégicos contenidos en el proyecto Simón Bolívar 2007-2013, en unas relaciones comerciales de nuevo tipo, donde despierta principal interés lo social, la educación y la salud, en los que se incluyen otras materia que la hacen paradigmática.

El 26-S y  El Congreso del PSUV.

Sopeso que los resultados del 26-S son producto de la reflexión que el pueblo hizo de las gestiones gubernamentales, particularmente de Gobernadores y Alcaldes  que, en su  gran mayoría, sufren un elevado rechazo, sin que se  vislumbre, en el tiempo que les resta, posibilidades de revertirlo.

Desde entonces, se ha acrecentado el descontento en el pueblo y particularmente dentro del chavismo, esta situación es alarmante, y llama poderosamente la atención. “El que tenga oídos que escuche” y “el que tenga ojos que vea”, son las frases a la que a menudo recurre el presidente, cuando se refiere autocríticamente a los problemas que a diario aquejan a los venezolanos, paro también lo dice para que la oposición se entere de los aciertos en estos once años de revolución.

Durante el desenvolvimiento de la campaña para diputados, Junio del 2010, el 1er. Congreso  Extraordinario del partido, produjo un documento titulado el “Libro Rojo”, que recoge en líneas generales importantes conclusiones:  La Declaración de Principios, Los Estatutos y Las Bases Programáticas del Partido, que dan formal nacimiento al PSUV; y otro que aparece en el mes de Enero del presente año denominado “las 5 Líneas Estratégicas de Acción Política”. 

Ambos apuntan hacia la construcción de un instrumento político revolucionario al servicio del proceso, en el entendido, de que ningún esfuerzo de edificación socialista podrá sostenerse en el tiempo, si no cuenta con una amplia base de apoyo capaz de movilizarse cuando las circunstancias así lo requieran,  y con un partido político consciente de su papel histórico y en  capacidad de direccionar acertadamente el reto que le impone la dinámica social.

En lo fundamental, las 5 Líneas Estratégicas se orientan, así lo recoge el documento en su introducción, “…a la apertura de un gran debate en nuestras propias filas, en las filas aliadas y en el seno del pueblo, que concluya con un plan de acción para los próximos dos años, con el  fin de garantizar nuevas e importantes victorias populares en el 2012”.

Es un documento que se muestra autocritico ante los errores, deficiencias y obstáculos, pero uno de ellos, tal vez el mas importante, no se detalla con la claridad meridiana, como lo es el inmenso descrédito en el que debaten los gobiernos regionales y municipales que de no ponérsele coto a tiempo como lo establecen las 3R2 Revisión, Rectificación, Reimpulso, Reunificación, Repolitización y Repolarización, restarían un importante caudal de votos que podría incidir negativamente en las venideras elecciones. Tal como lo recoge magistralmente Julio Escalona. “Las victorias o las derrotas dependen casi en un cien por ciento, de que no nos sigamos equivocando.  En que de verdad verdad se lleven adelante las 3R2 señaladas por el presidente Chávez. Si lo hacemos estaremos en condiciones de derrotar no sólo a la oposición, sino principalmente las causas internas que han sido factores claves en los aspectos negativos del 26S”.

Llama la atención que los asistentes al Congreso, con los acontecimientos pasando frente a sus ojos; con los vientos huracanadas tocando su piel; con la distinción aromática que alcanzan sus orificios nasales; con el susurro que a diario sueltan las voces del pueblo y escuchan sus oídos; y con el disgusto político que al paladar degusta lo que despertó el 26-S, es decir, con los cinco sentidos andando y con “los pelos del burro en las manos”, no hayan consignado, junto al Libro Rojo y las 5 Líneas Estratégicas, una cuartilla sobre los primeros diez años de gobierno incluidos regionales y municipales, y las funciones de la dirección política nacional y las direcciones regionales.

Sería un adefesio decir que el Congreso pecó de inocente o no estuvo en capacidad de abordar los problemas que en la actualidad aquejan en forma agresiva el desarrollo de la revolución, pues contó con un importante plantel de cuadros revolucionarios, cuya trayectoria, compromiso, lealtad y capacidad política está probada a lo largo de muchas décadas y en los momentos mas difíciles de las luchas revolucionaria. Tal vez se impusieron las posiciones derechista de un grueso número de Delegados (proveniente de la clientela de gobernadores y alcaldes), que llegaron a este evento por los caminos verdes, que hizo que estos problemas tan importantes, no se abordara con la debida profundidad.

Por las amenazas que se ciernen sobre el proceso luego del 26-S, es necesario abordar con urgencia el balance actualizado de lo que acontece en estados y municipios. Sus fallas son caldo de cultivo para la incertidumbre y el desasosiego que, por desgracia, tocan la confianza que el pueblo depositó en la revolución y en su líder fundamental.

Uno de los mas grande problemas que la revolución debe resolver de cara a las elecciones del 2012, son esas deplorables gestiones, cuyos niveles de rechazos oscilan entre el 70 y 80%, cabalgando sobre una excesiva burocracia y una galopante corrupción. Tratamiento similar a lo ocurrido en Apure merecen Sucre y Trujillo quienes política y administrativamente presentan igual o peor situación.

De estas apreciaciones hemos logrado leer, el balance de un Comité Regional del centro del país que contiene  importantes y coincidentes conclusiones, como lo son: “el reconocimiento de la ineficiencia e ineficacia  y existencia de corrupción, cuando propone que debe haber mas control público; mas democracia interna, cuando se propone corregir las decisiones unilaterales; falta de debate, cuando pide aperturar la crítica; retomar los valores, cuando busca el mejoramiento ético; y en lo político destacan la deficiencia en el campo organizativo, adolescencia de estructuras, y admiten la existencia de tendencias fraccionalistas,  entre otras decisiones.

Las Líneas Estratégicas.

Hacer que la discusión de las 5 Líneas Estratégicas se desarrollen con la amplia base de apoyo del PSUV, aliados y diversos sectores sociales, constituye un ejemplo de democracia participativa y protagónica que nutre al debate de las ideas.

Una oportunidad tan apremiante como la que estamos viviendo tiene que servir para la trascendencia en la formación, la organización y la movilización.

 De la “cultura política capitalista” a la militancia socialista.

La cultura política capitalista comporta un compendio de elementos de diversas índole en un mundo heterogéneo de cosas, objetos, valores, comportamientos, etc., la cultura lo es todo.  Pero aquí está referida a la militancia partidista que practicaron los partidos de la derecha que se conocen como: el burocratismo, oportunismo, nepotismo, corrupción y sectarismo, que nos conlleva a un alejamiento de las masas, tal como comienza a observarse en el proceso bolivariano con el PSUV.

En el PSUV hay sectores contra-natura, que tratan de hacer prevalecer  su cultura cuarto-republicana, cuando juegan en forma encubierta y otras no tan encubierta con el tema de la burocracia, la corrupción y manejo indebido del poder político a través de cargos, prebendas o influencias en los organismo del Estado.  Es la lucha contra la vieja cultura, negarla es pretender tapar el sol con un dedo. Lo decimos porque existe en el seno del partido, lo que el propio pueblo chavista ha calificado de derecha endógena. Es la lucha que se libra diariamente contra los viejos valores capitalistas.

En ese sentido, el debate no debe obviar este aspecto. Los militantes revolucionarios en el seno del PSUV, debemos tratar, por todos los medios,  que nuestros aportes tengan siempre pendiente este singular elemento, no se trata egoístamente de hacer prevalecer posiciones de principios; pero, para una revolución que se precie de ser socialista, siempre será tarea de todos los días, la lucha contra el imperio, la oligarquía y la concepción pequeña burguesa y su nefasta ideología.

El presidente Chávez recientemente reconoció que estábamos infiltrados por la derecha, seguramente tiene información de su penetración en nuestras filas. El imperio siempre trabaja para detener el avance de los sectores revolucionarios en cualquier parte del planeta, igualmente el presidente Chávez ha de estar dando cuenta que a lo interno del PSUV hay un sector que por su practica  no se diferencia de esa derecha. Es un sector,  para quienes no es tema de vida o muerte, la contradicción imperio-nación, ni la contradicción capital-trabajo, evidentemente tampoco lo es, subir el grado de politización de las masas trabajadoras. En otras palabras su diccionario político-cultural no registra estos temas de corte ideológicos.

Convertir la maquinaria en un Partido-Movimiento al servicio de las luchas del pueblo.

Ciertamente esta etapa de transitoriedad se desenvuelve de manera pacifica y el futuro de la revolución depende en buena medida de los resultados electorales.

Para dar paso a este planteamiento del p/movimiento, en lugar del p/maquinaria,  y si de ganar elecciones se trata, primero habrá que preguntarse ¿porqué no revisar la estructura triunfadora del MVR? Y ¿que lógica de funcionamiento utilizó para resultar invicta en todas las elecciones que afrontó?, y también preguntarse ¿qué lógica de funcionamiento y estructura utilizó el PSUV desde las elecciones del 2007 hasta el presente, cuyos los resultado están en cuestionamientos?.

Las 5 Líneas Estratégicas presentadas  por el Presidente Chávez recogen de  Reinaldo Iturriza la tesis del partido/movimiento como salida a la desmovilización en la que se ha visto envuelta la revolución en estos tiempos, toda vez , cito: “…que el partido/maquinaria en la medida que se va consolidado se va convirtiendo en un freno para el desarrollo de la revolución”. Las serie de contradicciones en la que se debate el PSUV pareciera dar lugar a todo eso, no obstante, bastaría preguntarse si dar ese salto no resultaría en vano. No pretendo con esto volver a las siglas del MVR, pero sí de retomar la relación partido-pueblo y de ganar, elecciones se trata, hay allí una rica experiencia. 

Sobre la creación  del P/movimiento, en sustitución del P/maquinaria como instrumento político, hay una discusión de vieja data que Lenin planteó a principio del siglo pasado, que se recoge en sus Obras Escogidas Tomo VIII en el  “ Informe Sobre la Revisión del Programa y el Cambio de Nombre del Partido”, y un tanto mas tarde, Mao Tse Tung, en sus Obras Escogidas Tomo II sobre “El Papel del Partido Comunista de China en la Guerra Nacional”, a los cuales recomendamos leer.

La construcción del  PSUV como Partido/movimiento, nos es la panacea, se plantea para un objetivo muy concreto, de lo que se trata es de activar una audaz política dirigida a ganar las elecciones y adentrase en las masas e ir al reencuentro con ellas, compartir sus vicisitudes y cooperar para transformarlas.

Convertir el Partido en un poderoso medio de propaganda, agitación y comunicación.

Existe, en el campo de la batalla mediática, un escenario que la oposición viene manejando con mucha audacia y sutileza que le está rindiendo mucho éxito, para ello cuentan con una poderosa y envidiable maquinaria tecnológica que trabaja sin cesar las veinticuatro horas y los trescientos sesenta y cinco días al año.

Es en este escenario donde la oposición libra su gran batalla,  donde muestra mayor ventaja  y donde desarrolla una lucha sin cuartel de carácter ideológica y de manera incesante contra la revolución.

La revolución adolece de los instrumentos para pelear en ese escenario,  lo cual nos obliga tener que desmontar la falacia mediática por vías mas expeditas y agresivas que permitan enfrentar en mejores condiciones, venideros compromisos.

El proyecto presenta una endeble programación informativa y recreativa, le falta definir los espacio donde trasmitir la propaganda, así como determinar los instrumentos que usa, dónde y cómo los usa.

Conforme a la programación; debe lograr que al pueblo le guste, se identifique y se enamore de ella, que sea informativa, comunicativa, recreativa y sobre todo, propenda al rescate de los valores humanos y socialistas

Los espacios para librar esta batalla son los centros de trabajo, industrias , fábricas, salas de batallas, centros de acopios campesinos, universidades, consejos de pescadores, sector transporte, consejos comunales, centros culturales y deportivos, etc.

Los instrumentos para esos fines que la revolución ha tomado como: VTV, TELESUR, ANTV, VIVE-TV , TVES y los casi seiscientos radios comunitarias aun muestran su deficiencias; no obstante, los medios rudimentarios como el megáfono, el volante, radio bemba, el afiche , el mural, hay que reactivarlos, son tan necesarios como los demás

La  televisión se ha convertido en una necesidad básica en estos tiempos de la edad moderna, es un instrumentos de gran uso, por tanto es el que mas utiliza la canalla mediática para jugar con la psiquis del pueblo., se debe trabajar por multiplicar la televisoras comunitarias y revolucionarias. Hacia allá debe de estar dirigido el mas grande de nuestros esfuerzo.

El PSUV como plataforma del desarrollo y fortalecimiento del poder popular.  

El proyecto bolivariano desde su aparición, hasta nuestros días, no se había ausentado tanto de la relación con  las masas como en la actualidad.

Difícil será armar una plataforma política y fortalecer el poder popular desde el PSUV, si las causas que auspician la separación de las masas siguen latentes y si las propuestas para superarlos, resultan incongruente, como la que se plantean actualmente en el debate de las 5 Líneas Estratégicas. Ver nuevamente a los responsables de las desviaciones derechistas siendo los convocantes de un debate tan apremiante como el de las cinco líneas, hace que se pierda la credibilidad. Debemos prestarle cuidado a esto porque puede resultar colectivamente decepcionante.

El partido debe proponerse aplicar el llamado que el presidente hace sobre las 3R2 a objeto de, cito: “…establecer una amplia política de participación y de interpelación popular orientada al impulso del control popular de la gestión gubernamental en todos los niveles”.

El retiro de la vocería del partido de los altos funcionarios y lo sucedido en Apure, es una buena señal de la lucha contra la ineficiente, ineficacia, burocracia, la impunidad y la corrupción. Significa colocarse mas allá de las discursiva, esa medida le abre paso nuevamente al marchitado camino de la esperanza. Otras regiones también esperan por similares decisiones.

La Constitución del Gran Polo Patriótico: una audaz política de Repolitización.

Para todas las elecciones, la revolución se ha propuesto constituir varios instrumentos de este tipo, el Comando Miranda, Maisanta, Ayacucho, Zamora, Polo Patriótico  (1) y Polo Patriótico (2), todos han estado cumpliendo a media sus objetivos, digo a medias, porque comparto que la correlación de fuerzas desde el 1.998 hasta hoy, aun no se define claramente a favor de una de las fuerzas.

La conformación de una fuerza de este tipo implica reagrupar nuevamente la gran diversidad de factores existentes, como los partidos aliados, a los trabajadores, frentes sociales, campesinos, estudiantes, buhoneros, consejos comunales, mujeres, etc., es un esfuerzo para unir, como en otras oportunidades a todos los patriotas.

Su conformación debe trascender al  hecho electoral, debe trabajar por proponer soluciones, para combatir la corrupción, para ejercer la contraloría social, para acompañar al gobierno en el ejercicio de sus funciones, en definitiva para que apueste a los cambios que están planteado en el país. También tiene que ser un escenario para el debate, para criticas y para la confrontación de ideas en el plano de la construcción política revolucionaria.

El liderazgo del Presidente Chávez.

Todo estos logros han sido posible bajo el liderazgo indiscutible del presidente Chávez y la revolución bolivariana, su lucha contra la unipolaridad, la globalización, el neoliberalismo y su empecinamiento por cambiar la correlación de fuerza en el orden internacional, que sigue favoreciendo a  los sectores dominantes, son sin menoscabo de nada, una lucha por la construcción de un mundo contra la muerte y por la vida.

Chávez representa uno de esos fenómenos que aparecen esporádicamente cada cierto tiempo para reavivar el espíritu libertario de los pueblos.

Encarna la mas viva expresión de la lucha de clases que se libra en la actualidad. 

Es el factor aglutinador de la diversidad política que aboga por la construcción del socialismo.

Su liderazgo hay que preservarlo, así como hay que preservar la revolución. Preservar su liderazgo, es cuestión de conciencia, de honor y de decoro para la revolución. 
 
mauricio_mudarra@hotmail.com
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2986 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a119497.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO