Al PCV en sus 80 años

Para toda estructura de vida cumplir 80 años no pasan en vano, se dice tan fácil y rápido pero se trata de toda una historia de vida, incluso mucho antes del inicio del siglo pasado en las puertas de los pueblos del sur se venía gestando los embriones de la trinchera de combate comunista en Venezuela, es hablar de la formación constante política e ideológica en el seno del pueblo trabajador, inspiración de rebeliones populares, el coraje contra las tiranas dictaduras militares, manifiesto y programas de lucha que fueron amalgamando las sendas regadas de la lucha comunista en Pío Tamayo, Gustavo Machado, Eduardo Machado, Salvador de la Plaza, Jesús Farías, y tantos otros que desde aquel entonces, ayer y hoy esparcieron la mística militante en las figuras de Jerónimo Carrera, Pedro Gutiérrez guías y ejemplos que han venido sembrando los jardines de claveles rojos bolivarianos, estandartes de nuestra profunda raíz bolivariana impregnado en el pensamiento emancipador latinoamericano caribeño y las vertebras filosóficas de la teoría marxista y la praxis formativa de cuadros revolucionarios aprendida desde la experiencia histórica de la URSS liderizada por V.I. Lenin.

Recordar hoy al PCV, muy bien podemos decir que se trata de seguir templando el acero como relata la inagotable obra de Ostrovsky Nicolai, significa constancia en las luchas que se libran por la liberación definitiva de nuestro pueblo, es mantener en alto las banderas del internacionalismo proletario y la solidaridad internacional exigiendo el desafuero de las políticas y las estrategias intervencionistas imperialistas, expresando las voluntades de profundizar la discusión política e ideológica de lo que se denomina el Socialismo del Siglo XXI, representa la formidable cantera de cuadros, escuela formadora de cuantiosos y grandiosos cuadros que hemos repasado cuadernos de estudio en la lucha por la transformación de la sociedad a través de la disciplina teórica - científica combinada con la mística irreductible de la clase trabajadora, las expresiones del pueblo, su carácter incorruptible y de confrontación critica en el debate nacional e internacional.

Al PCV las y los entrañables camaradas que saben de su historia y la relevante formación de sus filas junto con todos sus errores, debilidades, fortalezas y aciertos atravesada por múltiples contradicciones sociales, culturales y hasta de forma organizativa en la construcción orgánica de su militancia, línea orientadora política ha estado a pesar de ello al frente del calor de las batallas en todo momento sin ningún menoscabo más que el ánimo y el ímpetu de trascender el momento histórico en la pelea contra el fundamental enemigo de clase determinado sobre la realidad particular nacional que constituye la burguesía rémora lacaya junto a sus capas medias desclasadas y el imperialismo.

La tolda del Gallo Rojo, el PCV es y debe ser más que contenido histórico de nuestro pueblo, una fuente de luchas irreductibles de mujeres, hombres y jóvenes militantes constructores de sueños en la profundización del proceso bolivariano, la liberación nacional, la Patria Grande y el Socialismo, y la sociedad sin clases.

La unidad y la lucha revolucionaria son los iconos expuestos que siempre ha ondeado en toda su historia el PCV, cuando la nueva realidad cambiante nos exige definiciones históricas en el avance de nuestro proceso bolivariano. La necesaria caracterización del sujeto histórico cual conforma el carácter de clase revolucionaria, el desarrollo de las fuerzas productivas y medios de producción que acompañen la clase trabajadora consciente de su papel frente al sistema jerárquico explotador. Sumado al conjunto de luchas inmersas en el campo del poder popular que atraviesa toda la superestructura de la vieja sociedad que no ha terminado de morir y lo nuevo que no ha terminado de nacer limita las capacidades transformadoras desencadenadas en el combate ideológico frente al aparato de Estado burgués en la que se escuda el revisionismo y el posmodernismo moderado permeado en las relaciones sociales de trabajo atrasado, desclasado. Hace parte de la composición transitoria de la coyuntura, los momentos de inflexión y reflujo de las fuerzas populares revolucionarias en el quiebre del resquebrajamiento político que imprime la contrarrevolución y la dinámica de sus actores quienes juegan al desgaste y desmoralización de las justas luchas por librar en los escenarios fundamentales de ruptura del capital y praxis social transformadora.

El llamado a la construcción de la unidad popular, patriótica, antiimperialista y revolucionaria; ese gran Polo que seguro debe asumirse bajo líneas programáticas, organizativas y de una dirección unificada y colectiva de las fuerzas populares tiene que ir mas allá de la trascendencia coyuntural, y convertirse en el decantar de las fuerzas populares revolucionarias comprometidas en alcanzar la liberación nacional, romper las barreras del Estado corrupto liberal definiendo el sujeto y carácter de clase revolucionaria, generar el salto cualitativo de un nuevo orden social de justicia y de derechos que permita extender la liga de naciones bolivarianas de Nuestramérica y el Caribe, en consolidación de la unidad continental y creación real del Socialismo Bolivariano.

sergiogil.gil680@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1746 veces.



Sergio Gil

Licenciado en Ciencia Política y Relaciones Internacionales.

 sergioconbolivar@gmail.com

Visite el perfil de Sergio Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: