¡Gamelotes politiqueros!

Gamelote es una planta de tipo maleza que nace por doquier en los campos venezolanos. Algunos le llaman paja, pero "Gamelote" es también un venezolanismo que nuestro pueblo utiliza para signar a los "habladores de paja" y a los mentirosos compulsivos. Si de hablar paja y mentir se trata, la burguesía es experta. El doble discurso, la insolencia, la mentira y la demagogia son las cualidades que definen a la clase politiquera de la burguesía. Y más hoy, cuando el sistema capitalista que tanto defienden se encuentra en crisis y la MUD no encuentra un liderazgo capaz de rebatir Chávez, la manipulación de la verdad se hace reinar entre los ignorantes e incautos.

La canalla burguesía miente descaradamente cuando acusa al gobierno revolucionario de autoritario y al Comandante Chávez de dictador. También cuando dice que sus cuentas bastan para que el más estúpido de sus candidatos le gane al Comandante en las venideras elecciones presidenciales. Para ello, hoy la canalla se sirve de su eterno género sometido y reprimido: las mujeres.

Dos mujeres de buena apariencia, pero llenas de odio, egoísmo y maldad hacen de la manipulación su arte y maquillaje. La diputada a la Asamblea Nacional, María Corina Machado, quien se vaticina como una presidenciable, dice que Chávez "mantiene una fachada democrática, pero plantea imponer un sistema totalitario", otra mujer, la diputada al Parlatino, Delsa Solorzano, dice: "Yo con orgullo me declaro socialista ... el proceso (Bolivariano) no es socialista. El único socialismo es el democrático".

Hoy los Gamelotes de la burguesía -mal llamada por nosotros “Oposición”- se han bajado los pantalones y se han puesto las faldas para la comedia. Su machismo natural queda oculto, mientras el disfraz sirva para engañar a nuestro pueblo. Los encantos de la burguesía, sus mujeres y vinos, tienen hoy su papel. 

La burguesía que todo lo prostituye hoy han planteado defender la “democracia”. ¡Gamelotes politiqueros! Pues, la democracia que ellos pretenden en nuestra sociedad dividida en clases sociales (ricos y pobres; burgueses y proletarios) es democracia para la burguesía, que, a la vez, es dictadura para los pobres. La democracia no puede servir a ambas clases. No existen medias tintas en nuestra revolución. O se restituye la democracia burguesa o se profundiza la senda de la democracia revolucionaria del proletariado.

basemtch@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4102 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: