La última dictadura

Nuestra historia patria esta repleta de traidores y traicionados, nuestra primera dictadura fue sin lugar a dudas la de los gobiernos españoles; aunque, como el hombre se empeña infantilmente en ponerle marcos legales a las cosas, esa obscura etapa de nuestra mal tratada historia no se podrá considerar como tal.

Luego de la guerra de independencia, la América toda se vio desprovista de ideas y experiencia en el manejo de los gobiernos y aunque hicieron constituciones propias (algunas, por supuesto siguiendo el modelo de las europeas y la norteamericana) no fue fácil abrir paso al debate en una época donde todavía el sonido de los cañones retumbaba en la conciencia de los sobrevivientes y el olor a sangre y pólvora no se había disipado del ambiente.

Así llegamos a la primera dictadura post españoles; la dictadura de Simón Bolívar, una dictadura donde el dictador fue obligado por el congreso a declararse como tal, con el pretexto de que ese pueblo que estaba en su primera infancia no se podría educar hacia la libertad, hacia lo grande, hacia lo hermoso si no se le imponía la mano dura y se le enseñaban los modales necesarios como si fuera un bebe recién nacido: con la dureza de un amoroso padre que corrige y no permite la critica ni la opinión en esas etapas primarias de la formación del individuo.

El dictador Bolívar, intentó imponer una educación liberal y seguir las ideas de su sueño de patria y de ciudadanos para tan inmenso territorio; no pudo, en las calles había una dictadura de las mas crueles, la dictadura de la conciencia heredada, la dictadura del feudalismo mental; ese feudalismo que no hemos logrado erradicar, ese feudalismo del cual se aprovecharon los primeros traidores, Páez y Santander, para tomar el poder en lo que consideraron sus parcelas.

Luego las dos hermanas adoptaron sus propios modelos de dictaduras, la nueva granada se fue por el camino de la dictadura de conciencia, con un congreso enmarañando leyes que les permitieron tener presidentes pero solo como fachada ante una dictadura legal más cruel y villana que las de los cardenales inquisidores.

Venezuela se fue por el camino de las dictaduras militares, estas por lo menos eran mas directas y mas francas, nada de un presidente gobernado por un congreso o un presidente humillando a un pueblo amparado por el imperio de las leyes, No! Aquí fueron más francos, aquí mandó el militar de turno con su ejército particular sin medias tintas.

Entre todas esas sucesiones de personajes cada uno mas funesto que el anterior llegamos a las dos mas emblemáticas: Juan Vicente Gómez y Marcos Pérez Jiménez; la primera fue despótica y nos dejo como legado 50 años de atraso y un país regalado a los gringos; la segunda fue igualmente despótica y nos dejo como legado el mayor avance en cuanto a infraestructura que el país ha visto en toda su historia, en esos diez años el país se transformo de lo rural a lo moderno, con grandes autopistas, edificios, puentes, represas y planes que quedaron inconclusos; esta dictadura trato de regresar al país a su independencia de conciencia e intentó zafarse de las garras de las águilas del norte, No pudo!.

Luego nos llegó la dictadura del puntofijismo, cuarenta años de despotismo disfrazado, cuarenta años de dictadura al mejor estilo del congreso colombiano, cuarenta años de humillación a un pueblo al que se le volvió a enseñar que tenia que besar la mano del “Don” y del cura y mucho mas la del cardenal; cuarenta años de dictadura mediática, de desaparecidos, de muertos, de abusos, cuarenta años de entrega sumisa al imperio del norte.

Hoy vivimos una nueva dictadura, esta vez esperamos que como todos los ciclos, lleguemos a nuestro propio camino, aun es pronto para analizar lo que estamos viviendo pero soplan vientos de cambio profundo, vemos a la elite política de antaño (con rostros nuevos pero corazones viejos) dar sus estertores de muerte segura ante una asamblea popular que decidió asumir la representación de la dictadura del pueblo, si la dictadura del pueblo que se revela ante el orden impuesto por los que nos manipularon por décadas y hoy sale airoso a imponerles a esos viejos actores y sus seguidores las decisiones sabias del que legisla sobre hambre y miseria con los conocimientos de quien ha visto al monstruo por dentro.

Hoy un líder a quien la providencia y las circunstancias le hicieron germinar en nuestra tierra ha despertado la esperanza de muchos y los odios de otros, hoy el pueblo guiado por el amor y la esperanza se yergue sin odios y con los temores propios de quien se inicia en la administración de su propio destino; hoy la dictadura del amor, de la conciencia, de la patria, se coloca en lo alto de nuestro cielo iluminado a la patria entera con una nueva luz de esperanza.

Esta será nuestra ultima dictadura, la dictadura del amor y llegaremos a ella solo cuando derrotemos a la primera que aun sigue viva en el corazón de una gran cantidad de compatriotas, la dictadura del feudalismo mental heredado de la época de la colonia.

QUE LA LUCHA NO SE DETENGA

VIVA EL PUEBLO LIBRE

oscarajimenezr@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2648 veces.



Oscar A. Jimenez R.


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: