Los EEUU no cesan de ambicionar el petróleo venezolano

No hay que ser tan ciego o despistado como para no reconocer que en la Faja Petrolífera del Orinoco (del tamaño de toda Austria), yace una de las más grandes reservas de petróleo del mundo, calculada en unos 513.000 millones de barriles de crudo pesado, que podrían ser extraídos, indicó meses atrás el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS por sus siglas en inglés). Eso sería casi el doble de las reservas probadas de Arabia Saudita, el mayor productor de crudo del mundo. 

Los mantuanos opositores de hoy y sus mentores imperiales, no cesan de trabajar arteramente contra el estado y contra la conciencia progresista del bravío pueblo venezolano. En ello, mediante una persistente propaganda dirigida desde Washington y  por sectores económicos dominantes del país,  invierten su tiempo y alienación mediática.   

Las apetencias energéticas de las grandes potencias, valga decir EEUU y sus adláteres europeos, hacen que nuestra nación sea vista ante los ojos de la ambición y envidia, un apetecible país con posibilidades cierta de ser invadido. El nudo gordiano contra Venezuela se cierra cada vez más. Los yanquis no se cansan de trabajar día y noche buscando una fisura de oficio que embarre el buen nombre de Chávez y del proceso revolucionario. Tales pretensiones imperiales están a la vuelta de la esquina y se avizoran como ciertas, en no más de un quinquenio. Por eso y mucho más hay que estar alertas y rodilla en tierra y con la conciencia y responsabilidad revolucionaria que exigen estos retos.

El desbocado egoísmo y desmesurado consumismo del país más poderoso de la tierra (EEUU), manejado hoy por ambiciosos e inescrupulosos funcionarios del gobierno Obama-Nobel de la Guerra, y ayer por el otrora genocida Bush y anteayer por otros y otros... ponen en peligro las riquezas hídricas, ecológicas y petrolíferas de Venezuela..

De modo que dudar de las perversas intenciones de USA contra Venezuela para apropiarse del petróleo venezolano, no es ninguna quimera. Es un hecho planeado y en pleno desarrollo por el Dpto. de Estado, Secretaría de Defensa, Pentágono y los poderosos Centros Financieros del agonizante imperio norteamericano. Y si no, hagamos un racondo de los movimientos militares geoestratégicos que cual nudo gordiano va cerrando el anillo militar contra Venezuela: Las recientes agresiones (show de mentiras) promovidas por voceros del Dpto. de Estado y por conspicuos cipayos criollos –en reunión de la MUD con Insulza en la OEA— que no cesan de atacar y tildar a Chávez de tiránico y dictador; el no menos recordado y burdo montaje del “falso positivo” Uribe/Hoyos contra Venezuela en la OEA en julio 2010; los 20.000 marines y numerosos navíos de guerra en Haití-2010; los navíos, portaviones y visitas de marines con más de 100 naves y aviones de guerra en Aruba y Curazao en 2010; y también en julio 2010 el establecimiento y la fuerza naval de 46 naves de guerra, portaviones, 100 helicópteros y 7.000 marines en Costa Rica. So pretexto de combatir el narcotráfico (…)  

En fin, las fuerzas imperiales estadounidenses más allá de querer tomar nuevamente el control ya perdido en Latinoamérica, buscan ejercer afanosamente el uso de la fuerza militar para someter a países que no comulgan con sus predicas capitalistas. Y que en el caso del petróleo venezolano –de tanta importancia geoestratégica— es para ellos objetivo militar de primera importancia, por poseer  las reservas petrolíferas más cuantiosas del planeta.

Los venezolanos, debemos tomar muy serio los planes que ya se iniciaron (en su primera fase) por el imperio norteamericano, para llevar a cabo una invasión contra Venezuela. Hay que armarse en conciencia ¡verdadera conciencia revolucionaria! para defender el territorio contra el ataque artero y criminal que en cualquier momento se reactivara; a pesar de haber fallado una y otra vez sus famélicas intenciones.

Todos los venezolanos de nacimiento o nacionalización que quieren y aman a esta patria bolivariana, llamada Venezuela, deben hacer acopio de todos los legados emancipadores de nuestros heroicos libertadores, porque hoy por hoy, la patria, las estructuras revolucionarias, el porvenir de nuestros hijos y nietos y, en fin, el honor de este pueblo noble y heroico, nos demandan en conciencia un protagonismo de lucha contra la reedición rapaz, colonizadora y hegemónica del perverso imperio estadounidense.

Y no hay olvidar que el tigre de papel es aún muy peligroso, a pesar de que en su senil ocaso hace honor a aquella bizarra sentencia… cuando el egoísmo, la ambición y el sentido de posesión se desbordan, se pierde el buen sentido…

joseagaporam@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2050 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: