Venezuela, ficción de abundancia infinita

El nuevo tipo de cambio es una forma necesaria de devaluación en algo mas del 60% que afectará por la elevación de precios a mas de 3000 rubros entre ellos medicinas y alimentos, los de mayor especulación por la eliminación de la tasa preferencial de 2.6 BsF por dólar.

Mantener el tipo de cambio por debajo de su valor real fue insostenible para la mayor economía petrolera de Sudamérica que cerro el 2010 con 26% de inflación y -1.9 del PIB; con respecto al producto interno bruto se podría decir que se mejoro al 2009 situado -3.3%.

PDVSA podrá duplicar los bolívares por cada dólar que ingrese lo que ayudará a la economía. Al terminar el año casi el 50% de las divisas entregadas por CADIVI para importaciones ordinarias a 2.60 BsF por dólar llegaba los 7000 millones de dólares, insostenible para la situación económica subsidiando a los que mas tienen como la clase media, comercios e industrias en manos de extranjeros y oligarquía.

En 1971 el ingreso per cápita de los venezolanos era el segundo mas alto en América Latina después de Argentina, la producción petrolera se logró duplicar en un 7%; por esa década la industria mejoró, la banca se fortaleció y el sector de los servicios aumentó aislando mas a los pobres, la migración interna solo tenía cabida en los cerros.

En 1974 llego Carlos Andrés Pérez, el autor de la debacle económica e institucional en Venezuela, el deterioro progresivo de la economía tomó fuerza, nacionalizó el petróleo, el hierro y el acero. Entre los años 1974 al 1979 Venezuela fue conocida como la Venezuela Saudita, por el flujo de petrodólares que ingresaban después que en 1976 Pérez nacionalizara PDVSA.

De esa bonanza petrolera y publicitaria Venezuela jamás se recuperó, no importa la crisis económica mundial, el deslave de Vargas en 1999 con mas de 30000 muertos, el golpe de Estado del 2002, antes el paro petrolero, o la desestabilización permanente orquestada desde Washington, las inundaciones actuales y los permanentes roces con el mundo capitalista, la oligarquía, Iglesia, especialmente con la ignorancia local, Venezuela para el mundo tiene una abundancia infinita.

Y, es que nos encanta hacer alarde de nuestras reservas petroleras, las mas grandes del mundo decimos permanentemente a los cuatro vientos, con esas declaraciones sostenemos el posicionamiento mental de una Venezuela Saudita, difícil de cambiar; que somos los mas grandes petroleros y si EEUU no nos quiere comprar, no importa. Orgullo barato el de ser petroleros, porque compramos todo lo que debemos producir.

En el primer período del corrupto fallecido, el precio del petróleo subió de 2 dólares el barril a 14 dólares, ese incremento sumió a su gobierno y a la cultura, así como a los gobiernos restantes de Herrera Campins y Lusinchi, en una nación de jeques árabes corruptos, ignorantes, individualistas, cómodos y conformistas. Cada administración fue más corrupta que la anterior y la cultura corrompiéndose también.

Se acumularon enormes deudas públicas y privadas, el FMI dictaba sus leyes, se derrochaba el dinero en gastos corrientes aumentando irresponsablemente el tamaño del Estado dejando a los pobres como pobres llenos de necesidades y angustia, con esa desesperación llego el Caracazo en 1989 que inundó Caracas de sangre y muertos. La gente se moría de hambre mientras los empresarios, banqueros y políticos jugaban al jeque.

En su segundo mandato el corrupto de Pérez, pagó factura del despilfarro de toda una década, tomó medidas de ajuste dictadas por el FMI que no le gustaron ni a su propio partido (AD) acción democrática ni a la oligarquía ni a las élites sindicales; éstos son los que lo tumban. El 4 de febrero de 1992 el coronel Hugo Chávez entra en la escena política con una conspiración militar que lo llevo a la cárcel 2 años, salió para ser el camarada presidente de la nación que la mayoría de los habitantes de la región y del mundo considera un país con abundancia infinita.

Años después con el mandato del Sr. Presidente Chávez, el pueblo no cambia su actitud, piensa que las rumbas son gratis, que el petróleo alcanza para todo. Un país incapaz de producir nada que no sea petróleo y un gobierno inundado por el burocratismo , la demagogia, la ignorancia, y por la cultura política de lo mas fácil, salir a vender petróleo cuando hace falta dólares; incapaz de estudiar otras posibilidades económicas fuera de dar y quitar subsidios o subir los sueldos básicos para sostener la especulación o convertir cada vez al bolívar para controlar la inflación; sin industria agroalimentaria, sin industria liviana diversificada, con poquísimo que ofrecer excepto petróleo para un mercado interno y externo.

Se disminuyó la desigualdad y la pobreza, es verdad ¿nos contentamos con eso? ¿Y el crecimiento en base al trabajo para disminuir la pobreza e incentivar la economía?¿donde están esos proyectos? No tenemos soberanía alimentaria, los cambios climáticos están ahí, la agroindustria es de vida o muerte para sostenernos en el futuro, para dar seguridad alimentaria y tener después soberanía alimenticia, no podemos seguir jugando con la desmemoria del pueblo y su conformismo cultural para ganar una tras otra las elecciones.

¿Por qué Lula en 8 años mejoró casi todo y usted presidente y camarada Chávez, nos tiene frenados en nuestro proceso?

Lo único claro es que debemos continuar con nuestra revolución, no nos queda de otra.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2888 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: