Preparémonos para la gran batalla electoral

En este momento cuando afinamos los preparativos para la gran BATALLA REVOLUCIONARIA, en las proximidades de las elecciones presidenciales, (2011 y 2012 serán de batalla constante), donde el triunfo del pueblo será la continuidad del proyecto de sociedad en la cual ha depositado su fe y empeño; esto ocurrirá como expresión del desarrollo de la conciencia que busca su horizonte hacia la sociedad socialista. Necesario es que en el preludio  a esa contienda que se inicio hace muchos años con Guaicaipuro, Simón Bolívar, Simón Rodríguez y Ezequiel Zamora, por abusar nombrando solo algunos, la vencedora debe ser la Patria, a la par con el fortalecimiento del partido de la revolución necesario. 

 En la unidad de todas las fuerzas que apoyan el proceso revolucionario, necesario es reafirmar el compromiso con los intereses del pueblo, abriendo y organizando todos los espacios de participación para la ejecución del combate.   

Por ello convirtámonos todos en vanguardia  impulsores y defensores del proceso. Vanguardia es aquel que incluye, no el que excluye, es el que une, no el que desune, es el que aglutina; el que convence con sus ideas y su práctica, es el que marcha sin miedo y sin vacilación al frente de la causa que cree y defiende.  

El militante y activista de hoy no es el Juanbimba de la cuarta república, su condición de elector es mucho más madura y conciente, desde luego entiende que las ambiciones políticas personales, la búsqueda de los cargos públicos como botín, la vanidad, la arrogancia y la persecución del poder como inclinación perversa, son ajenos a todo principio y ética revolucionaria. De esto no podemos dudar, nuestra militancia sabe perfectamente donde están las desviaciones pequeñas burguesas de los “cuadros de la revolución”

Con esa máxima por delante y la humildad combatiente, trabajemos duro y sin descanso por la victoria de las elecciones presidenciales, y después del triunfo y la victoria irreversible, es que urge seguir atendiendo sin reparos, las peticiones y orientaciones del soberano, “ el que esté perdido pregúntele al pueblo” oír la máxima voz que no es otra cosa que el que surge del gran consenso  nacional de todos los oprimidos que hoy se emancipan y encuentra su expresión libertaria en la confianza depositada en sus vocerias y no representaciones,  designados en los micro territorios, las localidades y regiones.  

Fundamentalmente en esta gran batalla la disciplina revolucionaria juega el más importante papel; si no se deponen las posiciones personales o grupales, si nos infectamos de sectarismo, la coordinación de la batalla será más complicada y por ende la gobernabilidad que se desprende del reconocimiento del otro como sujeto histórico de este proceso, pudiera llevar a un aumento de los esfuerzos previstos para tal escenario.

Así mismo digo que la oposición prepara desde hace bastante rato sus diferentes terrenos de combate nacionales e internacionales, “pacíficos” y violentos; pero estoy plenamente convencido que si se les ocurriera un zarpazo como el del 11 de Abril de 2002, en esta coyuntura electoral, este pueblo saldría como el 13-A,  a combatir en todos los escenarios, para garantizar el triunfo de nuestro candidato comandante de esta revolución Bolivariana y por consiguiente el  de la esperanza del pueblo. 

Hoy más que nunca la defensa de nuestra soberanía y nuestras esperanzas están puestas en el desarrollo y profundización  del proceso revolucionario bolivariano,  en aumentar  aún más  los existentes lazos de hermandad y organización que nos identifican como pueblo soberano e indeclinable. 

Digámoslo más claro, hay una inmensa exigencia de esta revolución, a construir aceleradamente instancias organizativas; desde las más embrionarias e imperceptibles formas, hasta aquellas que son impulso visible de la revolución. Pero la organización no puede ser pensada con fríos cálculos  para acceder  a cuotas  de poder  a partir de diferentes instancias organizativas: cooperativas, sindicatos, asociaciones de vecinos, cargos de alta gerencia institucional etc. Organizarse hoy demanda reconocer las potencialidades  que cada uno tiene para proponer y desarrolla cualquier tarea que le demande la lucha por garantizar la continuidad del proceso revolucionario.  

Creemos que la acelerada marcha de la revolución lo demanda, lo exige el país entero. Es también el momento de contribuir a formar la conciencia colectiva, trabajar duro para que se materialice la verdadera democracia directa, la de participación protagónica, la de conducir el proceso juntos,  la de asumir conciente y organizadamente su defensa en cualquiera de los espacios donde nos encontremos; en fin la de hacer cumplir la contraloría social, los sueños de la  mayoría, no los que están en la imaginación, si no los que están en el proyecto de sociedad que nos hemos dado a través  de nuestra Constitución, el Proyecto Nacional Simón Bolívar y las leyes que ha parido la Asamblea Nacional

Creo finalmente en estas reflexiones que no es el momento de descuidarnos, ni de confiarnos  respirando aires de triunfalismo; es el momento de permanecer alertas ante los enemigos; los de afuera y los de adentro. Es el momento de prepararnos sin escatimar esfuerzos en todos los terrenos; porque de lo contrario pueblo que no se organiza y se duerme lo jode el imperialismo, ya vivimos esa experiencia. 
 
baredu25@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1644 veces.



Bartolo Hernández


Visite el perfil de Bartolo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: