Agroisleña y la cultura agrícola nacional

“No heredamos la tierra de nuestros padres: la tenemos prestadas de nuestros hijos”

Proverbio Hindú

La producción esta en función de la satisfacción de nuestras necesidades,  y todo lo que tiene que ver  con este acto y sus relacionados, tiene que velar por la protección de sus  dos “elementos”  principales: la tierra y el hombre. Estos “elementos” son el sujeto de la Revolución Bolivariana por lo que todos sus actos están orientados a este fin.  

La expropiación de la empresa Agroisleña  es el  hecho, tal vez,  mas  importante en lo que al sector agrícola se ha ejecutado, por las implicaciones a corto, mediano y largo plazo. Hasta  el momento los análisis han sido parciales, centrados en el corto y mediano plazo. Se señalan los malos manejos en los que había incurrido la empresa, lo que significa para la economía de los productores, la contaminación, etc, etc, etc.  ¿Pero que más para la revolución agrícola necesaria en Venezuela? 

Comencemos por preguntarnos ¿quien era Agroisleña? ¿y que significación tenía para el sector agroproductivo de nuestro país?  

Su estructura empresarial esta presente , desde la venta y asesoramiento al estudiante que buscaba semillas e insumos para su  asignación escolar,  pasando por el pequeño productor familiar que cultivaba metros de terreno, hasta el gran empresario del agro con 1000 y más has. Esta presente,  además, con relación  significativa en las Facultades de Agronomía y Escuelas de Formación de los Técnicos Medios Agropecuarios. ¿En cuantas pasantías y tesis estuvo, y esta,  involucrada Agroisleña.?.. . . Hacía presencia, también,  en las escuelas de las comunidades agrícolas con charlas para el “mejor manejo de los agroquímicos” y la preservación del ambiente. Tenía publicaciones, financiaba eventos agrícolas y mucho más.

Con su eslogan “Todo para el agricultor”, se hacía sentir en los  elementos de producción propiamente dicho:   fertilizantes para la “adecuación” de los suelos, las “mejores semillas”, mecanización, insumos para el combate de “plagas y enfermedades”, biológicos,  recolección de cosechas y  el aspecto al cual se ha hecho más énfasis, más no así el más importante, financiamiento, compra de cosechas y almacenamiento entre otras muchas mas actividades comerciales conexas. Y lo verdaderamente importante ASESORAMIENTO y PRESENCIA  DE SUS TÉCNICOS con paquetes tecnológicos para todos los cultivos,   en todo el eje de desarrollo agrícola del país con más de 62 puntos de venta y más de 150 técnicos .  

Así que, Agroisleña “está” presente en la cultura agrícola del país, se constituía en el principal pilar de la agricultura predadora. Todo “neo productor” relaciona producción agrícola con Agroisleña, las demás empresas estaban detrás de ella. Como empresa que detentaba la hegemonía del sector marcaba la pauta. Los esfuerzos del Estado en elaborar leyes y disposiciones para una agricultura sustentable, se disipaban en  la frontera del discurso de la nueva revolución verde que se “asemeja” a el discurso agroecológico. Agroisleña no estaba lejos de usar la “agroecología” dentro de su discurso comercial. De hecho el “desarrollo sustentable” era eje central del mismo.    

De tal manera que la cultura imperante en nuestro campo es la cultura “revolución verde”,  que  se inserta y afirma por los años 50, justo cuando aparece Agroisleña. Recordemos que el inicio de la revolución verde se ubica por el año 1943 y alcanza  su esplendor en la década de los años 60. Este enfoque agrícola está caracterizado entre otras cosas: máxima producción, mecanización, monocultivo, uso de insumos externos (fertilizantes y plaguicidas), manejada por “expertos y no por campesinos, etc. Agroisleña “coevoluciona” con el desarrollo agrícola del país. En tiempos del auge petrolero y abandono del campo de nuestros campesinos. Y sus actividades  no eran sino para la perpetuación del modelo. Sus productos, SU ASESORAMIENTO,  SU PRESENCIA EN TODOS LOS RINCONES DEL PAÍS.  

Por eso decíamos al inicio, que la estructura de costos y “los negocios” en lo inmediato era importante pero no la esencia de la medida. 

Con esta panorámica podemos rápidamente visualizar la verdadera significación que tiene para el proceso revolucionario la expropiación de Agroisleña. El Estado se apropia en un solo evento del mayor y mas solido elemento de  la estructura agrícola del país. De un actor líder,  conceptual y operativo del mantenimiento de la “revolución verde”, enraizado en la cultura agrícola de nuestros productores.  

El Estado y sus órganos ejecutivos tiene en sus manos, ahora , el cambio de enfoque  de esa superestructura, del enfoque “revolución verde” al “enfoque agroecológico”. Tiene que ser eficaz y eficiente.  

No es fácil lo que le toca a la directiva de la hoy AGROPATRIA y a los entes contralores del Estado. En sus manos está la transformación del modelo económico y social del país como lo  establece el artículo 49 de la Ley de Salud Agrícola Integral  que reza: “A los fines de la transformación del modelo económico y social de la Nación, el Ejecutivo Nacional a través de sus  órganos y entes competentes, aplicara la agroecología como base científica de la agricultura tropical sustentable, dentro del sistema agroproductivo, desarrollando y ejecutando los proyectos que fueren necesarios con el objeto de motivar y estimular el proceso de producción de alimentos de buena calidad biológica, en suficiente cantidad para la población y promover la enseñanza y aprendizaje, de practicas agroecológicas, de los productores y productoras en su rol activo, y de las instituciones y demás actores comprometidos con la soberanía y seguridad alimentaria.” 

Por eso, no solo aplaudimos la medida,  la ovacionamos. Esperamos resultados para poder hacerle la “OLA”

(*) Prof.

Programa de Formación de Grado Agroecología 

Universidad Bolivariana de Venezuela

rpkepp@gmail.com 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4438 veces.



Roberto Pérez Kepp (*)


Visite el perfil de Roberto Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Pérez

Roberto Pérez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social