Belén Palacios un sonido inmortal

Barloventeños realizarán homenaje hoy a quien dio su sello personal al toque del quitiplás


Hace un año, uno de los símbolos culturales de mayor trascendencia de nuestra barloventeñidad, tomó su camino de retorno a África. Ella era una mujer de carne y hueso, llamada Belén Palacios, quien con sus sonidos y entrechoques de bambú, llamado quitiplás, irradió el cielo Barloventeño. Hoy se le recordará en su espacio natural, la población de Tapipa, en el que un comité, integrado, por el Grupo Elegua le preparó un gran homenaje. Además se creará la orden “Belén Palacios” para entregarla a quienes que se hayan destacado en defensa de la identidad afrovenezolana. Una plaza llevara su nombre.
¿Quién fue Belén?

Belén Palacios no media más de un metro sesenta. Era flaca, pero de esas mujeres fuertes, capaces de cargar una fánega de cacao en baba sobre su cabeza, sin dejar la postura y el andar derechito de una modelo, que muchas jovencitas de ahora envidiarían. Era muy parecida al chirel, pequeño fruto que cuando se desarrolla da el “theobroma cacao” o manjar de los dioses. Estaba siempre firme y su tez relumbraba al pegarle los rayos del sol. Aprendió desde pequeña descifrar los sonidos de los pájaros como “arrendajos”, “pecho amarillo”, “Cristo fue”, “azulejos” y el ronquido de los bucares que se estremecían, en tiempos de lluvia, de una a otra cosecha de cacao entre los meses de junio y diciembre. En ese contexto se fue condensando su habilidad para explorar los sonidos de esa creación percutiva barloventeña llamada quitiplas, lo cual hasta cierto punto es una prolongación de los tambores culo e puyas, es decir prima, pujao y quitiplas (que son el macho y la hembra que se entrechocan) para parir este complejo ritmo.

Toque con identidad

A la forma de ejecutar el quitiplas, Belén le dio su toque original. Mientras la mayoría de nosotros los ejecutamos casi agachado, Belén se sentaba cómodamente en el piso estirando sus piernas para tener una mayor soltura rítmica con sus brazos, los cuales estaban ya entrenados en el uso del machete y el gancho para limpiar su hacienda de cacao donde eschuponeaba y quitaba las “escoba e’ Brujas”. Así ésta mujer-chirel, que tradicionalmente se peinaba estéticamente a la manera de los longuitos que simulaban las hileritas del cacao cuando lo secaban, fue creando el modo de ejecutar el quitiplas que pudiera denominar “Belenplas”, el cual era respaldado con el “bambú pujao” de su hija Calixta y el “bambú prima” de unas de las muchachas del Grupo Eleggua. Con esa estructura rítmica a quien dio su sello personal, esta mujer-naturaleza, mujer-alma, mujer-mujer por los cuatro costa’o, en cada presentación se convertía en el centro de atención de quienes la veían hipnotizados ante tanta maestría sonora y percutiva.

Inolvidable Belen-plas

Con el sencillo, pero emotivo acto que se realizará hoy domingo en su pueblo de Tapipa, se reafirmará la inmortalidad del alma Belén Palacios, cuyos restos reposan en el campo Mfinda (cementerio) de esa población. Hablo de inmortalidad porque su alma esta esparcida en los corazones de quienes la conocimos o escucharon las grabaciones y videos que dejó para la posteridad.

Sin fronteras

No hay distancia en este mundo que nos pueda impedir que las imágenes, los recuerdos lleguen hasta nosotros. Los recuerdos viajan a cualquier país, sin visas, ni pasaportes, sin ningún tipo de transporte. Decidí traerla a Angola, a las tierras ancestrales de los Kongos, de donde tal vez partieron un día secuestrados sus ancestros y ella, Belén está aquí conmigo, en mi espacio cerebral dialogando con ella, escuchando su voz ronca, tratando de hacerme cosquilla como siempre lo hacía… reafirmando así que el alma trasciende el tiempo y Belén lo ha hecho siempre vivirá siempre y por siempre donde estemos… estarás con nosotros Belén María Palacios… Kyambote Yaya.

Tips barloventeños

***** Patricia Febles, seguimos esperando reunirnos con usted para
hablar sobre la posada Cumbe de San José de Barlovento. Para este
próximo 12 de octubre conmemoraremos en San José de Barlovento el Día
de la Resistencia Afroindígena. Dos leyes revolucionarias deben ser
aprobadas por la Asamblea Nacional, se trata de la ley contra la
discriminación racial y la ley orgánica de cultura. Luís Perdomo Tlf,
04168377762. ***** Higuerote todas las semanas desvalijan vehículos en los estacionamientos de los balnearios y asaltan a comerciantes. Lo curioso es que los organismos, alcaldía y gobernación, saben qué hacer y no se observa una acción eficaz.


Jesuschuchogarcia@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4407 veces.



Jesús Chucho García


Visite el perfil de Jesús Chucho García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: