Victoria electoral-Derrota política: Convocar al poder constituyente

El domingo 26 de septiembre, en unas elecciones parlamentarias que permitieron medir el respaldo popular del proceso bolivariano en el pueblo venezolano, el Partido Socialista Unido de Venezuela; obtuvo una victoria electoral logrando adjudicarse 97 diputados, pero sufrió una derrota política que permitió a la derecha neoliberal, organizada alrededor de la Mesa de la Unidad Democrática, obtener más de 5 millones de votos, sólo 100 mil votos menos que las fuerzas políticas bolivarianas; una diferencia lograda con el débil apoyo electoral del Partido Comunista de Venezuela, 160 mil votos, y los TUPAMAROS, 153 mil votos.

Realidad política que, en el marco de la lucha por la hegemonía, debe analizarse con precisión para definir estrategias y medidas que garanticen; la defensa y la profundización socialista del proceso bolivariano. En este sentido, partimos de una premisa central: En Venezuela, no existen cinco millones de oligarcas y burgueses; entonces visualizamos que la derecha neoliberal, como en el pasado, obtiene respaldo en los sectores populares de la sociedad; por el descontento de hombres y mujeres del pueblo, que observan corrupción e ineficiencia en la gestión del gobierno bolivariano.

Situaciones como la pudrición de alimentos, la falta de una política habitacional, los nuevos ricos, la inflación, inseguridad y la desplanificación en el sector eléctrico; evidencian la diferencia entre el discurso socialista y las prácticas burocratizadas de muchos dirigentes del proceso bolivariano, generando que pierda credibilidad y fortaleza el liderazgo del camarada Presidente Hugo Chávez; entendiendo que ese gran liderazgo sin gestión con eficacia política y calidad revolucionaria, desafortunadamente, esta condenado a debilitarse progresivamente.

Esas situaciones, problemas, son reales; no son invento del aparato mediático, por supuesto que son magnificadas; pero no podemos seguir negándolas o, peor, darle una simple respuesta mediática. Pensando que podemos recrear realidades inexistentes, es necesario entender que cuando un pueblo padece una inflación del 30% anual, acompañada de una recesión económica; no se le puede responder con una campaña comunicacional. De esta manera, me parece un error desarrollar una simple respuesta mediática, proponiendo que el camarada Chávez, líder del proceso bolivariano, convoque a una jornada de discusión democrática; alrededor de los problemas que afectan al país y al proceso bolivariano; buscando y decidiendo colectivamente sobre las medidas necesarias para solucionarlos, por lo tanto, se estaría invocando, no formalmente, al poder constituyente; promoviendo paralelamente la organización y movilización del pueblo.

Esas discusiones y debates, no pueden ser una simple maniobra política, deben originar los lineamientos centrales del accionar de las diputadas y diputados bolivarianos en la próxima Asamblea Nacional y del gobierno nacional, en los próximos dos años; para con certeza revolucionaria recoger los frutos en las elecciones presidenciales del año 2012. La estrategia propuesta, que implica una aplicación concreta de la democracia participativa y protagónica, permitiría que las diputadas y diputados bolivarianos se constituyan, activando en el proceso de discusión del pueblo, en verdaderos voceros del Poder Popular; presentando y articulando los planteamientos emanados de las asambleas y reuniones realizadas por ese poder constituyente; que se moviliza para defender su proceso de cambios de la derecha neoliberal y de los oportunistas enquistados en el gobierno nacional.



ogvh_21@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1404 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a108988.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO