Asamblea Nacional

En busca del tiempo perdido

Me permito tomar como referencia para esta nota de prensa el titulo del libro escrito por Marcel Proust, “En busca del tiempo perdido”. Me parece se ajusta muy bien a la gestión de la Asamblea Nacional durante los últimos cinco años, que culminan este 26 de septiembre por la elección de la nueva nómina de diputados que la conformarán.

Escribo esta nota, hoy sábado 25 de septiembre, por cuanto lo que digo en ella, es ajeno al resultado electoral del domingo. Sea cual fuere dicho resultado, la gestión de la nueva Asamblea Nacional no tendrá la unanimidad de la anterior. Aquella tenía, de los 165 diputados que la conforman, 160 elegidos en las listas de la Revolución Bolivariana y los cinco restantes, representaban a partidos de la oposición que no se negaron a participar en las elecciones legislativas de hace cinco años o aquellos diputados que “saltaron la talanquera”

La circunstancia política de la no participación de la oposición, puso en poder de la Revolución Bolivariana la posibilidad de legislar sin barreras, sin tapujos, tal vez, con sólo la simple controversia entre iguales. Mayor ganga no podía recibir el proceso revolucionario para legislar sobre las cuestiones fundamentales, que ensancharan las perspectivas de avanzar en el socialismo: (1) con la profundización de la lucha de clases; (2) con el cambio de las relaciones de producción; y (3) con la lucha contra la alienación del trabajo. Tres elementos fundamentales que no pueden faltar en ningún proceso revolucionario de socialismo auténtico. Tres condiciones, sine qua non, para avanzar en la revolución socialista: liquidar la división de clases para alcanzar la igualdad, meta del socialismo y de la democracia; liquidar el capital; enaltecer el trabajo.

Pretender que la nueva Asamblea Nacional va a legislar sobre las cuestiones fundamentales postergadas en la anterior legislativa, lo consideramos iluso, extemporáneo. Dejar escapar la ocasión tan propicia para asentar las bases del proceso revolucionario, pone en duda la formación ideológica y revolucionaria de la mayoría de diputados que conformaban la anterior Asamblea. Aquellos que en su gestión parlamentaria asumieron posiciones más radicales, tendrán que deslindarse, para no formar parte del montón, para no tener que lamentar y llorar el tiempo perdido. Alguna mano caritativa ha de suministrarles los pañuelos para que enjuguen las lágrimas de su incuria.

Lo ocurrido con la Asamblea Nacional pone en evidencia una grave falla del proceso revolucionario, por cuanto se supone que en la Asamblea Nacional está la elite ideológica y política de la Revolución. Luego de cinco años, con la sartén por el mango, resulta muy lamentable salir ahora en “busca del tiempo perdido”. Recuerdo que en nuestra niñez era muy común oír el dicho popular,”el tiempo perdido los santos lo lloran”.

leonmoraria@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1350 veces.



León Moraria´

Nativo de Bailadores, Mérida, Venezuela (1936). Ha participado en la lucha social en sus diversas formas: Pionero en la transformación agrícola del Valle de Bailadores y en el rechazo a la explotación minera. Participó en la Guerrilla de La Azulita. Fundó y mantuvo durante trece años el periódico gremialista Rescate. Como secretario ejecutivo de FECCAVEN, organizó la movilización nacional de caficultores que culminó en el estallido social conocido como el ?caracazo?. Periodista de opinión en la prensa regional y nacional. Autor entre otros libros: Estatuas de la infamia, El Fantasma del Valle, Camonina, Creencia y Barbarie, EL TRIANGULO NEGRO, La Revolución Villorra, los poemarios Chao Tierra y Golongías. Librepensador y materialista de formación marxista.

 leonmoraria@gmail.com

Visite el perfil de León Moraria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



León Moraria

León Moraria

Más artículos de este autor


Notas relacionadas