Comunidades afrodescendientes después del 26 de septiembre

La experiencia de gobiernos progresistas en Latinoamérica, al trabajar por las reivindicaciones de las poblaciones afro, han sido una constante durante los últimos años

Hemos estado recorriendo el país y sobre todo las circunscripciones electorales donde están ubicadas las comunidades afrodescendientes de Venezuela. Hemos conversado, igualmente, con las y los aspirantes a diputados y diputadas en la Asamblea Nacional, quienes se han comprometido con una agenda postelectoral al 26-S en los aspectos legislativos, políticas públicas y en el área internacional.

Experiencia electoral afro en América Latina

Durante esta primera década del siglo XXI a nivel de América Latina y el Caribe, los distintos movimientos sociales afrodescendientes trazaron estrategias ligadas a las transformaciones sociales. Es así como en los procesos electorales que han ocurrido en países como Nicaragua, Bolivia, Ecuador y Brasil, las y los afrodescendientes elaboraron estratégicamente agendas consensuadas con las y los candidatos a diputados y diputadas a congresos y asambleas nacionales, en las que sellaron un compromiso a nivel legislativo para elaborar leyes y espacios en políticas públicas para beneficios de dichas comunidades. En Ecuador con Rafael Correa vimos que en la elaboración de la Constitución de ese país los diputados comprometidos crearon un capítulo constitucional sobre las comunidades afroecuatorianas. Antes de las elecciones en Nicaragua, donde ganó el Frente Sandinista, los pueblos afronicaraguenses lograron respeto jurídico para sus territorios, lenguas y tradiciones. Ignacio Lula Da Silva, en su primera campaña electoral, se comprometió en la lucha contra la discriminación racial en Brasil y puso en práctica su compromiso con los afrobrasileños de crear el Ministerio de la Secretaria contra la Discriminación Racial y el status jurídico contra el racismo. Recientemente, Evo Morales dio respaldo a la creación de una circunscripción afroboliviana y hoy tiene representante en la Asamblea Nacional Boliviana y ya está por aprobarse la ley contra la discriminación racial. Todos estos logros surgieron de una agenda desde los movimientos sociales afrodescendientes en estos países progresistas y la palabra empeñada de la mayoría de las y los candidatos a asambleas nacionales y candidatos presidenciales que pactaron con esas comunidades.

Y en Venezuela que?

En nuestro recorrido por las circunscripciones afrodescendientes, la mayoría de las y los candidatos a diputados progresistas cuando los abordamos sobre la agenda post 26-S, en el campo legislativo para impulsar la Ley Contra la Discriminación Racial y la necesidad de tener una Ley de Cultura inclusiva sobre el tema afro, asumieron ese compromiso, así el como avanzar en políticas públicas para seguir avanzando en la erradicación de la pobreza, calidad educativa, democratización de tenencia de la tierra con sus respectivos créditos, apoyar en la realización del censo donde se incluyan preguntas sobre las poblaciones afrovenezolanas, entre otros aspectos. Pero mas allá de esta agenda local, regional y nacional, también se habló de la articulación internacional en proyectos como el ALBA y proyectos internacionales para avanzar en el reconocimientos de las comunidades afrodescendientes de América Latina y el Caribe, como la solidaridad activa con África, pues estos proyectos sólo continuarán siendo posible con los votos políticamente conciente de las y los afrodescendientes el próximo 26-S.

jesuschuchogarcia@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2901 veces.



Jesus Chucho Garcia


Visite el perfil de Jesús Chucho García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas