Tarde de perros

Desde Caracas.- El martes 10 de agosto de 2010 será una fecha difícil de olvidar para la oposición uribista venezolana, como la calificó el embajador de Venezuela en la Organización de Estados Americanos –OEA-, Roy Chaderton. Ese día, a las tres de la tarde, en la quinta San Pedro Alejandrino, en Colombia, el presidente recién elegido, Juan Manuel Santos, recibía al presidente Hugo Chávez Frías.

Mientras tanto, en el este de Caracas, desde las doce del día, la gente de la oposición, analistas nacionales e internacionales, periodistas pagados por organizaciones de los Estados Unidos, dueños de medios de comunicación y candidatos a la Asamblea Nacional, buscaban cupo en los restaurantes para discutir y analizar lo que podía pasar en este encuentro. Cafetines y restaurantes tenían prendida la televisión en el canal que más les gusta: Globovisión. Y allí estaban pasando los pormenores de lo que sucedía en Colombia. En una mesa, alguien decía que “nos estamos olvidando de los compañeros que están en Perú, no estamos siendo solidarios con Manuel Rosales y ese hombre tiene dinero, es decir, todavía le podemos sacar unos reales para seguir luchando contra el régimen.

Nada nos cuesta apoyarlos de vez en cuando.” En otra mesa se decía: “Peña Esclusa está molestísimo con nosotros porque no le hemos parado la mínima bola, él dice que está luchando solo desde la cárcel”. Y más allá alguien recordaba: “Alfredo Peña me llamó ayer, tú sabes, todo un misterio, y una vaina ahí, pero la única posibilidad que tiene de volver al país es que se entregue y pase unos años preso, y después que siga luchando, la otra posibilidad es que salgamos de esta dictadura lo más rápido posible y que toda esa gente decente vuelva otra vez a la patria”.

Y otro dijo: “Por el canal ocho están pasando una vaina donde se ve un gentío que está saludando al dictador en su camino a encontrarse con Santos, Incluso, dicen que se ha bajado dos veces del carro para cargar carajitos y besar viejitas, ese carajo sí sabe, seguro que son venezolanos llevados un día antes para Colombia para que lo saludaran, esa gente es buena haciendo montajes”.

Al rato se vio a los dos presidentes y a una muchacha leyendo el acuerdo y luego habló Santos y explicó los acuerdos y vino Chávez y tomó la palabra y dijo que iba a ser breve porque Santos estaba cumpliendo 59 años, sin embargo aprovechó para volver a decir que siempre lo han acusado de apoyar a las Farc y lo importante es que Santos me crea a mí y que yo le crea a él, porque así nos entendemos, que no creamos en chismes y en coordenadas y en todo eso que perjudica una relación. Y después terminó todo y la cara de la oposición uribista se fue transformando.

Un dirigente gritó: “Apaga esa mierda, que ya no tiene sentido seguir viendo esa vaina”. Y otro señaló que “tenemos que seguir diciendo que las Farc están aquí, y que Chávez no permitió que se visitara los campamentos, tenemos que inventar vainas como esa de CNN, que le quedó del carajo, esa de los Guardianes de Chávez, esas son las vainas que les duelen a los chavistas”.

Y amanecieron el día 11 de agosto, añorando el 11 de abril de 2002.


robertomalaver@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2542 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: