Un "discurso mantuano" para el "buen revolucionario" eurocentrista

Otro Carlos Rangel llamado J.M. Briceño Guerrero

“El indio es el cáncer de América” 

Jean Francois Revel. (En Prólogo al libro racista

Del Buen Salvaje al  Buen  Revolucionario de Carlos  Rangel. Monte Ávila Editores. Caracas 1974).

ººººººººººººº 

“En cuanto a  los pardos se convino en que era necesario blanquearlos para lograr una europeización más rápida. ¿Cómo? Mediante la inmigración europea acelerada. La consigna era mejorar el soma.”  Yo  no entiendo eso (replica Ludovico Silva). Los pardos eran, precisamente, los hijos del mestizaje entre europeos e indígenas y negros;¿ para qué traer inmigración europea para blanquearlos? El hecho de ser blancos ¿les daba mayor acceso a la  civilización occidental? Aquí Briceño Guerrero  pronuncia en voz alta una frase que es para avergonzarse: “Ojalá pudiera llegarse a un blanqueamiento total!” Eso lo podrá decir él que es blanco y es mantuano. El resto podrá decirlo Hitler quien decía de nosotros  que éramos  “monos sin cola”…

Ludovico Silva. “Reflexiones sobre La identificación americana con la Europa segunda. Edit. El perro y la rana. Caracas. 2009. p.93.

ººººººººººººººº

“Pero la discriminación sigue. Y  la  prueba de ello la tenemos en Briceño Guerrero, un hombre muy distinguido, que se lamenta de que nuestro  “blanqueamiento” no haya sido total. ¡Como si la piel blanca fuera signo de superioridad intelectual!  Briceño Guerrero en esto se parece a Toynbee, para quien en su Estudio de la Historia, donde enumera 21 “culturas”, no hay una cultura negra africana. ¿De dónde, si no de África, sacó Picasso su inspiración, a través de estatuillas negras? Lo único que faltaría es que Briceño Guerrero se declarara partidario del Apartheid, donde existe el más craso racismo blanco contra los negros. Europa segunda contra África primera ¿no es así?” 

. Idem p.. 93-94. 
 

INTRODUCCIÓN 

 Un embajador nuestro, por allá por África, tan flaco como Gandhi,   de bigotes torcidos como los que le arrancó Manuelita Sáenz a un general español, y que fue lector anticipado de estas líneas nuestras, supo decirme en medio de su rabieta al ver estas afirmaciones  de Briceño Guerrero: 

-¡Y por qué no le sacaste  la madre? 

-No, le dije, estamos contra el patriarcalismo de esta  civilización que nos domina. Por el contrario, sentimos la consecuencia humana, el deber moral, social y espiritual, de  comenzar  reafirmando y dignificando a su propia madre, no a sus padrastros y madrastras. Es nuestro deber histórico reivindicar y dignificar a la propia madre que lo parió, a la que él expulsa de su propio ser.(Cómo se dice, ontocidio o tontocidio?) Bueno,” Tonto” es el indio anulado por el Llanero Solitario, que otros traducen Toro. (Tonto es en griego antiguo). 

A la Madre Tierra, a la Madre India como Madre Común de las primeras generaciones indomestizas, afromestizas e hispanomestizas. A  la Madre África como madre y origen común de la humanidad. ¿Hasta cuándo paga la Madre los  platos rotos de tantos  padrastros  y de tantas  madrastras? 

Reivindicando a la madre que lo parió, reivindico ese llano de vocación independentista, que él perdió hace mucho tiempo, reivindico a todas las madres de Abya Yala, incluyendo a las madres blancas

Y a las vírgenes y santas de rostros indios y afros.  Y a los ángeles y arcángeles indios y negros.  

Otro lector anticipado me preguntaba:

-¿Y por qué  le citas puros autores europeos?

-Bueno, porque reivindico  los tres discursos. Doy el  carácter de pueblo o discurso de los pueblos originarios a lo que él llama el salvaje, desmantuanizo el segundo, y  el de la “razón segunda” de los segundones de Occidente, lo purifico en un  socialismo ecohumanista del siglo XXI y  lo  expulgo de su carácter colonial, imperial, imperialista y racista clasista. Además porque  la episteme de las etnociencias  es común a todos los pueblos del planeta  y no es privilegio sólo de griegos, romanos y de judeo cristianos. Pero también le cito puro europeo, porque no hay  peor cuña que la del mismo palo. Recuerda que quienes hablamos somos  los indios sin alma de ayer y de hoy. Que somos multilingüe porque también hablamos  los idiomas indígenas americanos, y con gran facilidad para el arameo, el griego y el latín. Si no que lo confirme el Colegio de Tlatelolco y aquellos misioneros vueltos locos, buscándole declinaciones como en el latín a los idiomas indígenas, hasta que cayeron en la cuenta de que la episteme, de su razón segunda, estaba fundada en otros paradigmas radicalmente distintos. Y ese andamiaje lingüístico de los idiomas indígenas han tenido mucho que ver con la lingüística comparada, la revolución en la lingüística y  la actual revolución en las comunicaciones. Pero eso no lo ve el  discurso segundo de los imperios, menos el del imperialismo. 

CON  EL  OJO  EN  LA MIRA 

   A  nada  han estado siempre  más  atentos  los  Estados Unidos  y  otras potencias europeas que  al  llamado   del intervencionismo  occidental  por  parte de   intelectuales nativos, vendidos de antemano, convertidos en intocables  vacas sagradas, racistas, eurocéntricos, contrarios a sus propios  pueblos,  a  sus propios orígenes y países. Para ellos serán los Nobel de la Paz, de Literatura, los Cervantes, los Príncipe de Asturias en estos 200 años de nuestras independencias. Condición sine qua non: desconocer nuestra especificidad histórica y la especificidad de nuestros procesos de Independencia. Adhesión a la perpetua doctrina del amo necesario y de la justa guerra.  Se  extraña y asombra  Ludovico  Silva, que Briceño Guerrero desde  su  racismo visceral  y concepción del mundo, justifique hasta la  intervención militar de  las potencias  imperiales e imperialistas. Y que a pesar de ello, se proclame “socialista”. (p.95) 

  Por eso, muchos de ellos, en su hormonal complejo de inferioridad son más papistas que el Papa, más griegos que los propios griegos,(los griegos somos nosotros decía un viejo folletín del Centro Gumilla); más españoles que los españoles, más europeos que los europeos y más pitiyanquis que los norteamericanos.  Obama hoy (Premio Nobel de la Paz)  es  más norteamericano  que Bush  y  por tanto más guerrerista y sanguinario, como lo era en el gobierno pasado, su sustituta, la renegada Condolezza  Risa.  Guillermo  Morón, por ejemplo, a pesar de que vendió -cuando muchacho- empanadas en  Carora  es más   español que Aznar y que el Opus Dei franquista del Cardenal Urosa, del Pepe Rodríguez y de Carmona Estanga. Mientras en tres siglos se discutió en España la justificación de las bases filosóficas, teológicas, morales y jurídicas de la conquista de América, Morón está hoy más seguro que los mismos españoles y el mismo Ginés de Sepúlveda de la necesidad de la destrucción de Las Indias. Además hoy, el que Desmorona La Historia, es más monógamo y aznarizado que Blanquita Ibañez. Por eso  le cae  tan  mal  Manuelita Sáez.  Blanca Ibañez  daba cheques  a  historiadores, obispos y cardenales, pero  Manuelita no. Por  eso Manuelita  es  “barragana” y  Blanquita es Doña Blanca. Manuelita  no  prestó servicios  al  imperio, pero Doña Blanca sí. Manuelita más bien le reclamaba a Bolívar, como lo recordaba Mónica Saiz ¿para qué hicimos la independencia si todavía tenemos los indios con la mano extendida, pidiendo limosna? Tremenda herejía porque para Morón ya no había indios, sino “mestizos”. Ya no había colonias, sino “pueblos y provincias”.  Esa  es la lógica capitalista e  imperial  del  Ángel Moroni de Carora, donde el diablo sale, por algo es  protector del  nuevo  Pueblo Escogido de Dios. Es el culto al celestinismo y  a la barraganía de la Historia de Venezuela. Allí en Palestina, donde Cristo fue rechazado  por los judíos, hoy  es bien recibido por el sionismo de Norteamérica.  Es  un asunto de vida o muerte: la defensa de “la razón segunda”  de la civilización occidental cristiana, dicen los mormones hasta el Opus Dei, está en los Estados Unidos de  América  y -por añadidura- en el  Estado  sionista de Israel, como  portero de Occidente  ante la barbarie del  Oriente Medio Petrolero.. Los mormones, como “Las Nuevas Tribus” de Jaime Bou siempre han sido  buenos maestros para confundir la libertad de cultos con la libertad de culos.  

HAY  QUE DEFINIR CAMPOS EN ESTA COYUNTUIRA MUNDIAL  DE  AMENAZAS DEL  IMPERIO 

       En esta coyuntura  tan peligrosa a escala continental y global, -bases militares por doquier, ya no solo en Colombia-  se hace más que necesario  desenmascarar a estos intelectuales que vienen silenciosamente trabajando en la sombra para  los imperios y el imperialismo, incluso camuflados en la revolución. Antes lo advertía, sin yo saberlo, Ludovico Silva.

     Ya lo  advirtió recientemente  Enrique Dussel en  el último  Encuentro Mundial  de  Filosofía de la  Liberación: entre el  ochenta y  el noventa por ciento de los  filósofos, siguen siendo eurocéntricos. Vale decir, vendidos, vende-pueblos, vende-patria, apátridas imperialistas. Por eso para ellos, la patria no existe. Son ¡tan “universales”! que la patria no cabe entre sus manos porque hay un imperio entre los dedos de su empeñada, vacía y sospechosa “filosofía global” . . Dice el pueblo en su ironía, que “más fácil es amar a la “humanidad” que a tu vecino”.  Otro más osado dice: “más fácil  es  amar  a tu vecino que a tu suegra”.  Pero el más listo de todos completa  a los titiriteros en el tablero: “más fácil es  amar a  cualquier extraño o extraña  que  a tu mujer de carne y hueso”.   De  allí aquello del  próximo, el más próximo a ti. El amarlo  como  a  ti mismo.   Porque si no amas a éste o a esta al  que ves o a la que ves ¿cómo puedes  amar a Dios o a una humanidad  abstracta a la que no ves?  Y  este principio, ojo, está en las vivencias de todas  las civilizaciones.  No es cuerpo y espíritu  sólo en lo occidental cristiano. Porque sólo ves Occidente hasta en la sopa, por los poros   hasta lo destina el vapor del sobaco ilustrado.

 

DENUNCIAR  A  LOS  INTELECTUALES  QUE JUSTIFICAN LA INTERVENCIÓN  ARMADA  DE  ESTADOS UNIDOS Y EUROPA 

  Pero más  allá de su eurocentrismo  extremo,  diríamos nosotros, estos intelectuales, son justificadores de las intervenciones  imperialistas en el mundo entero.  Y  apelan –en su doble discurso-  como en  los tiempos de  Sarmiento y  Alberdi (1860) a  la dicotomía  “civilización o  barbarie”  (como lo hace   cierta novelística latinoamericana). De  allí que  el eurocentrismo de nuestra negación histórica y  cultural, no se queda sólo en la filosofía, sino que inunda  también  la  literatura y el arte, la historia, la  sociología  y  la  antropología  en  sus primeros orígenes, con Malinowski al servicio del colonialismo inglés.  Por eso, el arte vivo, enraizado  en la historia y la cultura  propia –como el de César  Rengifo-  es intolerable a la  intelectualidad colonizada y  recolonizadora de aquella intelectualidad hipotecada al  Fondo Monetario y al Banco Mundial en su neoliberalismo galopante.

         Es necesario que  nos pongamos en guardia frente  a  los gurú del colonialismo y  sobre todo, frente   a  ese misionero  “capa-chino”(1), de barba blanca, rodeado de dóciles y serviles discípulos, con su internalizada conciencia de blanco   de  la  Universidad de los  Andes, llamado José Manuel Briceño Guerrero, quien  por cierto no tiene el más mínimo respeto  por él mismo, menos por su país y por sus pueblos.  Muy especialmente por sus  pueblos originarios a  pesar  de  que  su extraordinaria mujer, Jacqueline  Clarác de Briceño, como antropóloga,  pudo  demostrar  la densidad de esos pueblos y la  supervivencia de la herencia cultural indígena de los  Andes venezolanos en el momento actual. Pero la concepción filosófica de JM Briceño es  tan simplista y eurocéntrica  que  lo llevó a pensar,  en esas culturas tan “frágiles” y esfímeras, que sólo “con  estudiarlas, se les destruye”, contraponiendo oralidad y escritura, ciudad y campo, trabajo manual e intelectual. Como si los pueblos y culturas indígenas no estudiaran también  al occidental y  al pseudo-criollo que  los  invaden y destruyen con su endorracismo, vergüenza étnica y racismo-clasista dominante. Tató makum, le gritaría un e´ñapa desde la orilla del río en  Caicara del Orinoco.

    Por eso a mi  me pareció un exabrupto  -y  de muy mal gusto-  ver en la V  Feria  Internacional del  Libro de  Caracas, a  dos contrapuestos  personajes  homenajeados:  JM Briceño Guerrero  y  el  Estado  plurinacional  de  Bolivia, en una especie de injerto de morrocoy  con guacharaca, dada su incompatibilidad con el espíritu intercultural y seriedad que pretendía animar aquella extraordinaria feria. Estábamos frente al laberinto de dos minotauros, como dice Galeano, pero, escupiendo el espejo.  Me tocó en ese momento  pronunciar  unas  palabras en homenaje  al antropólogo y  lingüista  Jorge  Mosonyi, recientemente desaparecido.  Aproveché para  responderle  retomando como equipo su espíritu indianista, la multilinealidad de la historia y de las sociedades,  sin nombrar al personaje aludido  para no crear  innecesarias  fricciones. (Ver  aporrea: palabras de homenaje a   Jorge  Mosonyi. Saúl Rivas -Rivas. V Feria Internacional del Libro).  

 Curiosamente, como  parte de la  resistencia cultural y  política,  circulaba  en esa misma exposición  una  genial  respuesta de  Ludovico  Silva .  Reflexiones sobre “La  identificación  americana con la  Europa  segunda”. Y que causó profundo disgusto en el homenajeado. Publicada  por el  perro y  la rana.   Respuesta de Ludovico que particularmente yo mismo no  conocía. Fue  ahora muy reciente, a pesar  de que  llevo  años  siguiéndole  la pista racista al filósofo  Briceño Guerrero. Y allí le dice Ludovico. Pertenecemos al ámbito de la cultura occidental, pero de ningún modo somos europeos. (idem.p.67) 

SU  ALFA  ES  EL  MESTIZO,  SU OMEGA ES EL BLANCO: EL INDIO, UN CERO A LA IZQUIERDA 

      En  lo que si se equivoca  Ludovico es en creer que Briceño Guerrero habla muy poco de mestizaje. ¿Qué? Es su Alfa, para llegar a  su  Omega, el blanco.  Viene sosteniendo  desde su  libro  “América  Latina en el mundo”(1966), que la clave de  Nuestra América   no  está en el  indio sino en el mestizo: el mestizaje como fetiche ideológico. Es  el mestizo su  Alfa, (su  punto de partida), pero como  el mestizaje  es un tránsito  hacia el blanqueamiento y hacia  Occidente, su  Omega (punto de llegada) es el  blanco y la Europa Segunda, la  de la ciencia y  la tecnología descomunal que hoy nos amenaza como especie y como civilización la irracionalidad capitalista.  Por eso, dice, el indio debe aceptar su derrota en redondo.  ¿Quién está detrás?  El mexicano José Vasconcelos, quien de aliado de la revolución mexicana, terminó simpatizando y promoviendo el nazi-fascismo a su regreso del exilio en la década del 40 del siglo pasado. (Algo que no terminó de asociar  Ludovico, para  aquello “de más claro no canta un gallo”).

  Cuando algunos periodistas   le  preguntaron  por esa  polémica, con Ludovico, con  su acostumbrado cinismo  y ambigüedad  respondió: ¡Ludovico se murió sin conocer  completa mi obra!  Eso es todo…  (Como quien dice,  si hubiera conocido mi obra completa, a lo mejor  accede ese cachorro de filósofo a la “razón segunda de Occidente”).

Y cuando se le sorprende en una escalada  racista expresa:

-Es una ironía. Ja, ja, ja… Lo  que expongo es un Método Dramático. (¡Brutos!). Y salen sus alumnos avergonzados, con la frente inclinada. ¡Perdón, perdón maestro! ¡Perdón maestro!  ¡Sí, si, maestro! Sí, camarada.  ¡Hable Ud.!

(Claro, es el drama del  colonizado, comenzando por su propio drama en medio de su ambigüedad  y  contradicción  insalvable  hasta el más craso cinismo con el mantuano que hay en él).  Carajo  maestro: ¡no crea a mi pueblo tan bolsa y estúpido! No sea tan fascista y descarado en su insulto a la inteligencia humana.

Pero, más  allá de eso,  la burla contra sus propios pueblos y sus propios orígenes.  Diría algún  hispanocentrista  en su auxilio: “no hay nada más  occidental, que negar su propia cultura para después afirmarla”. Con  estas  palabras quiso otro intelectual algún día  desahuciar  el   “inventamos o  erramos” de Simón  Rodríguez. Y  aquello,  de  no imitar  a  Europa, menos a USA. De allí, que el  pitiyanqui  Sarmiento resultara para Unamuno –por  ejemplo-  “el  más  español de los españoles”.   Porque  nada  es tan común  en España  que maldecir a España, pero en español. ¡Qué laberintitis y qué despecho  frente a la pérdida de las últimas colonias españolas! Unamuno, aunque reivindicado como católico antifascista, llegó a renegar hasta de su herencia vasca. Y su autorrepresión lingüística y cultural  lo llevó a castellanizar  palabras vascas y  de los idiomas indígenas de América.  México, por ejemplo, había que escribirlo Méjico, con j…(con j del indio inferiorizado que siempre iría a estar jodío por el colonialismo, incluso por el colonialismo interno de la revolución mexicana de 1910, mejicanizar era sinónimo de desindianizar. Desindianizar era deshispanizar para norteamericanizar).Y ahora tenemos, otra colonia gringa, cantinfleada  en su modelaje por el PRI. Del  indio que debe aceptar su derrota en redondo, dirá Briceño Guerrero.  Como lo dicen  hoy los sionistas de los palestinos.  Hay que convencer   a los  palestinos de que son un pueblo derrotado  por  los cuatro puntos cardinales. 

    De modo que, la moda del colonialismo  no es nueva. Es más vieja que la sarna, perdón maestro, la escabiosis…(la sarna pertenece a la razón primera de la barbarie, no a la razón segunda del Occidente tecnocrático,  sifilizado y  de solar  conocido). 

    OCCIDENTE SE DESPACHA  Y  SE DA EL VUELTO 

     Razón tenía  ese filósofo europeo, Spengler, que escribió sobre el  ocaso de Occidente, al sostener tímidamente que todos los sistemas filosóficos occidentales  generan un   conjunto de preguntas que ya de antemano, presuponen  la  respuesta.

- Dicho  en indio raso: ¡que se despachan y se dan el vuelto!    Se  trata de verdaderos  tratados del  fundamentalismo  occidental. De sistemas cerrados, que ven  fanatismo en todas partes, menos en  la inquisición y en  las cruzadas. Todo fundamentalismo para ellos, hiede a  islam, a Mahoma, a mujer amazónica con la flecha empuñada contra el pecho amputado, huele a árabe o persa-iraní, a palestino, Ayití (Haití),  Corea del Norte, Afganistán, Bin Laden, FARC, indios yucpas y mapuches insubordinados, negros cimarrones, cobrizos, amarillos, guanche-bereber isleño, chavismo, bolivarianismo…socialismo, marxismo, comunismo… anarquismo…Nunca el fundamentalismo huele al Occidente patrialcal, racista-clasista, colonialista e imperialista. Así como una invasión de Occidente, no es invasión, es   “descubrimiento”, salvacionismo civilizatorio sobre  “pueblos bárbaros”. Luego es encuentro amistoso como el de Occidente con Irak o Afganistán o con Palestina. De la misma manera  el  narcotráfico y el paramilitarismo son buenos si benefician a Occidente. Y sobre todo si contribuyen  -con la guerra imperialista- a engrosar  las arcas quebradas de los  Estados Unidos ante un dólar de papel y sin respaldo real. Y ¡todo lo que degrade a la juventud, pasando por las drogas y los video-juegos, es bueno para el imperio, todo lo que le secuestre su historia, su geografía y  la arranque del presente a  una cultura de evasión, es buena para el imperio, pero muy mala para  la humanidad y para la Madre Tierra. Porque es poner a la especie –con la “razón segunda” de Occidente- de espalda a su propia realidad y  a su propio futuro. 

URGE UN CUERPO DE REFLEXIONES SOBRE LOS PROYECTOS HISTORICOS DE LA DOMINACIÓN 

     Se  hace cada vez  más urgente contar con un cuerpo de doctrina –mejor de reflexiones serias- sobre los  proyectos históricos de la dominación en Indoamérica  y el Caribe, pero no como lo pide Pedro Trigo, reproduciendo con su  “Mestizo Segundo” y su cinismo racista de la “razón segunda”, estos mismos paradigmas colonialistas de Vasconcelos y Briceño Guerrero.  Que  nos permita  ubicar  estos distintos discursos de la opresión occidental y  su  recíproca  alimentación  como un minotauro de  varias cabezas, con un canibalismo descomunal para  devorar  indios, negros y blancos de orilla, pueblos y culturas irreductibles al racismo clasista y patriarcal del Occidente imperial e imperialista.  Ya de hecho, declarar  salvaje  la resistencia indígena, es sostener que esta resistencia es  hacia  la  llamada “civilización” en singular, presentada como la única civilización y universalidad del planeta. De allí su “Discurso Salvaje”.  De  allí la alianza del discurso mantuano con el discurso de  la  ciencia y  la tecnología occidental, el discurso de los Estados y de los llamados “revolucionarios”, que JM Briceño Guerrero llama  de  “la  razón segunda”.  Esto por sí solo significaría  que  toda  filosofía  de la  liberación   indoamericana y  Caribeña, se retrotrae    a  la “razón  primera”, vale decir,  a  una  razón  elemental y bárbara, que está lejos de ser elaborada “científicamente”  por  la episteme griega  y auxiliada   por  lo grecorromano y  lo  judeocristiano. Pelen el ojo, Enrique Dussel, Carmen Bohórquez…y demás organizadores de los encuentros mundiales de la filosofía de la liberación. Es  como afirmar  que  los  pueblos colonizados y dominados  por  Occidente  no  poseemos  una fundamentación  de ciencia y  tecnología  bajo otros parámetros, bajo otra episteme, ya que lo único que valida  si  es ciencia y tecnología o no, si es humanismo o no, si tiene actualidad histórica o carece de ella, es  la episteme  grecorromana y  judeo-cristiana. Olvidan, como dice Mosonyi, que ese modelo de ciencia occidental, es una rama de las etnociencias de la humanidad. Pero Briceño Guerrero lo sabe. Sin embargo ha sostenido, que ya no hay tiempo para otro tipo de ciencia.  ¿Acaso no existen de hecho en las distintas civilizaciones? Una ciencia intercultural vietnamita, en una guerra asimétrica, derrotó al imperio más poderoso del planeta. Simón Bolívar y sus ejércitos llaneros de indios, negros y zambos al mando de Páez, derrotaron la “razón segunda” de Don Pablo Morillo, que en Europa habían puesto en retroceso a la “razón segunda” de Napoleón Bonaparte;  y  Sucre lo hizo también con pueblos/ejércitos de indo-mestizos en Ayacucho.  Y tiene razón Ludovico en afirmar  la especificidad de nuestros procesos independentistas frente al saco de gatos de Briceño Guerrero,

que  pretende  exaltar  la presencia  occidental en nuestros proceso independentista  para  negar  lo más originario y lo más irreductible del bolivarianismo, que rompe con lo imperial, lo monárquico y que imprime  a  la independencia un sentido radicalmente distinto al de la independencia de los Estados Unidos y  al mismo  destino  posterior de la revolución francesa.  Procesos ambos, en los que participamos directamente y con voz  propia  a través de Francisco de Miranda.  De modo que no fue un simple enlatado europeo que nos llegó para liberarnos. 

LA CRISIS CAPITALISTA OCCIDENTAL  INSURGE HOY  CONTRA SUS PROPIOS ORÍGENES

   Sin embargo ocurre que esta episteme dominante, con su razón operativa, capitalista, antihumana y antiecológica, está acabando con el  planeta, pero también  las intervenciones de las grandes potencias, destruyen hoy  los propios orígenes de la civilización  occidental cristiana:  ¿Qué pasa hoy con Irak (Mesopotamia),  con  Egipto, donde nació la filosofía griega, con Palestina (donde nació el propio Jesús) y  con  la misma Grecia, Madre de la Razón Segunda de Briceño Guerrero?   Cuando ni  la misma Grecia desea  hoy  una  intervención  norteamericana y  europea,  ni del  FMI y BM, Briceño  Guerrero  viene  hace tiempo  alentando  desde su   catastrófica  visión del mundo, una intervención norteamericana y   de  las grandes  potencias europeas y una inmigración anglosajona, como la quería Sarmiento y Alberdi.  Vale decir, que  la  “razón segunda” de Occidente, se le aplica hoy  en contra   a  la misma Grecia. Esto sí es el verdadero  laberinto  de  todos los  minotauros de la  dominación  occidental, la verdadera Babel de papel y no la   biodiversidad del género  humano, la diversidad lingüística y cultural de la humanidad. ¿Son  ahora  los griegos europeos de  segunda o  de tercera categoría?  ¿Cómo es la vaina?.¿Y los españoles qué? ¿El paquete ahora va por ellos  también? ¿No lo derrotó aquí en Caracas el Discurso Salvaje del  27 de febrero y del 4 de febrero? Pregúntaselo al  Fondo Monetario Internacional y  al  Banco Mundial ¿Y  nosotros como  hijos de  Abya Yala, de la  martiana   América Nuestra, ¿somos euro-peos de que categoría de expulsados de los centros metropolitianos?  ¿Y el mismo Briceño Guerrero,  llanero de origen,  (¿por accidente?), sudaca (también por accidente?)  dónde queda como “polo excéntrico de Occidente que baila fuera de compás”? en el decir de Octavio Paz(“)   En  la  “raza  cómica” de su  idolatrado José Vasconcelos,  él  no  es más  que  pólvora atizada, en el cañón de su propia arma autogenocida, disparada contra  su  propio cuerpo  de donde emergerá la  inmortalidad de su  alma de   euro-peo (¿de segunda clase?), preguntará con ironía  Ludovico Silva. Nosotros, como viejos y nuevos, “indios sin alma” construiremos un  socialismo eco-humanista a la medida de nuestros  propios intereses. Y “el alma de las manos”, como dice  Marie Claude Matei -Muller, tejerá el proyecto histórico de nuestras más altas y originales aspiraciones. 

Bueno  él  le responderá  al  FMI y al BM con la  ambigüedad y verdades a medias  desde sus propias palabras de la razón segunda y de euro-pedo de segunda:. 

Déjame  ponerme la capa

Porque sin  la capa no puedo bailar

Déjame quitarme la capa (de mantuano será?)

Porque con  la capa  no puedo bailar. 

Déjame ponerme la capa

Porque sin la capa no puedo pensar

Déjame quitarme la capa (de mantuano será?)

Porque con  la capa no puedo pensar.

Déjame quitarme  la capa (de la razón segunda será ¿?)

Porque con la capa (¿de euro-pedo segundo será?)

No puedo sentir

Ni ver

Ni oír

Ni oler, ni pear, ni tocar:

Ni siquiera ladrar.

Ni puede Jonuel Brigue masturbarse en secreto (2)

Jau.. jau… jau

Es el  propio perro que muerde a su amo.

Es el propio amo  que muerde a su perro.

La serpiente que muerde su propia cola.

Y bla, bla,  bla…

No se asusten

Son  los sofistas  preparando  el  Método  Dramático

De  la  razón segunda  de  Occidente. (4)

Es  sólo el amo quien liberará al esclavo.

Es sólo el que somete, quien libera.

Indio

Cállate…

Grita el Rey Juan Carlos de Bombon.

Que hasta Marx era europeo, carajo

Replica  Rodríguez  Zapatero.

Que los libere ahora el Tirano Aguirre

O el Caballero de Ledesma,  Diego de Losada, Francisco Fajardo, Hernán Cortés, Pizarro

Y ahora Obama.

Bla, bla, bla….¿Y donde está Aznar?

Tenemos que desAsnar a España, decía el 2002 la izquierda española radical. Pidiendo, por supuesto disculpa a los burros, que son hasta mejores ingenieros de “la razón segunda” para trazar caminos por cerros y  por “empinados precipicios” como los vio el filósofo del Zulia Manuel Rosales desde una isla rodeada de agua por todas partes.

A  otro perro  con ese hueso..,.. Con la disculpa del amigo más fiel del hombre (y de la mujer)

¡Me cago en el Rey!, grita por allá un vasco,

Mientras el discurso “salvaje” de los indios americanos

Se distrae sacando los piojos complacido

Saboteando el discurso de la destrucción de la especie y del planeta.

Ante tanta insolencia colonial de la “razón segunda”

De Occidente el blanco puro y mantuano sin más, Don José Manuel Briceño Guerrero tiene la palabra .(3).  Pero luego te dejo en la sin hueso de José Sant Rotz. (Sugerencia: Briceño Guerrero y Morón  deben abrir  tu nuevo MANUAL DE FARSANTES VENEZOLANOS (en preparación. Aunque ellos no son venezolanos ni  de la  América Nuestra.  Son  “europeos”, por ahora exiliados en  Las Indias Occidentales, como Jorge Luis Borges, era “europeo” asilado en suelo argentino. Pero en la geografía europea son sudacas, que no llegan a indianos, ni a críos o criollos. Como perdieron el derecho a cualquier patria, ahora  son  tan globales como la Aldea Global del neoliberalismo, tan universales como el capital, tan ecuménicos  como la isla de un solo hombre y una sola bandera. De todas maneras, les sale pasaporte de la unión europea (aunque los abuelos del genocidio americano se quedaron allá en España y el genocidio es sólo de los que se vinieron. ¿Me entiendes el intrínguli en ara(lo)meo?) Caída y mesa limpia.

Pero, la lucha por la independencia y el socialismo indo-americanista, caribeño y ecohumanista, continúa….

    1. Capa-chino, le decíamos nosotros en Upata, mi pueblo natal  a  los  misioneros capuchinos, que después se fueron a evangelizar indios en La  Gran Sabana. Los warao, me dice  Dalia Herminia Yanes los  llamaban  “los kiritiana”, los que matan el alma del pueblo warao. Teme entonces a los que matan el alma, de los pueblos y de sus culturas.  A  los que capan el alma con esa sostenida  pseudoevangelización.
 
    1. Jonuel Brigue era  el pseudónonimo que usaba  Briceño Guerrero  para masturbarse en secreto y no ser castigado en la represiva escuela de  la  paideia occidental cristiana de la razón segunda de Occidente.
 
    1. Dicen que Jonuel Brigue, sobre todo el brigue, viene de bragueta,  mientras que  mantu-ano, es discurso en griego antiguo, pero es también el calzoncillo, el manto del ano,  llevado  por  los bárbaros a  Roma  mil años antes de Cristo junto con el pantalón y el resto de la ropa interior.  Hoy  le quitamos el taparrabos a los indios americanos y  al  Cristo  crucificado de los Palestinos   para   hacerlos entrar en la  razón segunda de Occidente. Jonuel fue el que acusó en su tiempo a Fray Bartolomé de Las Casas de haber descendido a  la razón primera de la barbarie para  frenar “la civilización” de la razón segunda. De allí aquello  de otro teórico famoso: “..Y porque hemos asistido a la destrucción  y a la incineración de las civilizaciones originarias hemos demostrado (con ese acto y ese proceso tan heroico) que  somos capaces de producir  civilizaciones”.
guaicaipurosrr07@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4566 veces.



Saúl Rivas Rivas


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: