Sentir Bolivariano

Bolívar vive

I

Hoy, a 227 años de su nacimiento, el Padre de la Patria está más vivo que nunca. Gracias a esta revolución venezolana, que lleva su nombre, estamos viviendo momentos históricos memorables. En primer lugar, con un rigor científico impecable, se han exhumado los restos del Libertador para comprobar hechos precedentes importantes: allí está el esqueleto, muy bien conservado, de aquel gigante – contrario a lo que dijeron, en diferentes épocas, algunos detractores, y aunque continúan los estudios de ADN, es difícil a estas alturas dudar que sean sus restos -; y se sabrá en poco tiempo, a través de los estudios mencionados, de qué murió exactamente. Con todo el respeto del caso y con gran sentimiento patrio, los expertos tomaron las muestras y luego, ese glorioso esqueleto regresó al reposo eterno, con nuevas técnicas de conservación -incluido el nuevo ataúd- y con nuevo ropaje. He aquí el segundo punto a destacar: parte importantísima de ese ropaje, es la bandera que ya lo cubre y que fue confeccionada por el pueblo todo; la bandera de las 8 estrellas, como él mismo lo decretó el 20 de Noviembre de 1817 y que esta Revolución Bolivariana hizo realidad, después de 190 años. Recordemos el decreto: “Simón Bolívar. Jefe Supremo de la República. Capitán General de los Ejércitos de Venezuela y de Nueva Granada. Habiéndose aumentado el número de las Provincias que componen la República de Venezuela, por la incorporación de la Guayana, decretada el 15 de octubre último, he decretado y decreto: ARTICULO ÚNICO. A las siete estrellas que lleva la bandera Nacional de Venezuela se añadirá una, como emblema de la provincia de Guayana, de modo que el número de estrellas será en adelante de ocho. Dado, firmado de mi mano, sellado con el sello provisional del Estado y refrendado por el Secretario del despacho, en el Palacio de Gobierno de la ciudad de Angostura, a 20 de Noviembre de 1817”.

En estos últimos días, con mayor fuerza y convicción, se está, parafraseando al camarada J. R. Núñez Tenorio, reencarnando el espíritu de Bolívar en nuestro pueblo, con toda su carga histórica e ideológica. Nunca más las clases oligarcas, como en aquella época, podrán volver a engañar al pueblo con calumnias y campañas de desprestigio, acusándolo de dictador, ambicioso y enemigo de la libertad. En aquel entonces lograron sus objetivos; tanto que el Libertador murió traicionado, triste y decepcionado. En su última proclama, del 10 de Diciembre de 1830, lo plasma claramente: “… he trabajado con desinterés, abandonando mi fortuna y aun mi tranquilidad. Me separé del mando cuando me persuadí que desconfiabais de mi desprendimiento. Mis enemigos abusaron de vuestra credulidad y hollaron lo que me es mas sagrado, mi reputación y mi amor a la Libertad”.



Ahora Padre, tu pueblo amado, confía en tu desprendimiento, en tu capacidad de lucha, en tu proyecto político, en tu amor a la Libertad. Nunca más la oligarquía moderna, heredera de la santanderiana, logrará abusar de un pueblo sabio y dispuesto a ser libre. Un pueblo que junto a ti grita: “la Patria exige cada día nuevos sacrificios y es necesario darle hasta el último aliento de vida”.

II

El proyecto político de Bolívar, por el que luchamos y por el que, de ser necesario, daremos hasta el último aliento de vida, se puede sintetizar en 5 ejes fundamentales: la condena a la esclavitud; el reconocimiento de nuestra condición pluriétnica; la necesaria redistribución de la riqueza, o sea, una posición firme contra la inequidad social; la Educación, como la herramienta primordial para lograr la verdadera y definitiva Independencia; y el rechazo al burocratismo, ya que este entorpece la ejecución de planes y proyectos del ejecutivo; y por tanto, impide el beneficio de las mayorías.

La educación es para el Libertador, sin duda, el eje fundamental de su proyecto y su accionar político. En el libro Doctrina del Libertador, se destaca: “Bolívar fue eminentemente un pedagogo, con la pluma o con la espada siempre fue la instrucción pública el terreno en el que sabía estar combatiendo. De sobras conocía que a la independencia político-militar debía seguir la independencia cultural y educativa o de lo contrario se perdería la gesta en manos del poderoso oponente imperial o a manos de sus lacayos como instrumentos locales que actúan en representación de la voluntad del imperio opresor”. Por ello es que debemos continuar afirmando que Moral y Luces han sido, son y serán siempre, los polos fundamentales para construir el nuevo modelo de Socialismo, la Sociedad Socialista y Bolivariana.

Junto a ti Padre, continuamos con la lucha a muerte contra la burocracia, teniendo claro que ella se opone a la urgente necesidad de elevar el nivel de conciencia de los pueblos, como condición necesaria para seguir fortaleciendo su organización política y comunal. Contra la explotación a los trabajadores, por una distribución equitativa de nuestras riquezas, por la Libertad y Soberanía de nuestros pueblos. Son tus enseñanzas Padre; pensamiento y acción del proyecto bolivariano, carta de navegación de nuestra Revolución. General Libertador, estás y estarás junto a tu pueblo; ¡vivo para siempre !!.


¡Patria Socialista o muerte!

¡¡Venceremos!!


sentirbolivarianobarinas@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2532 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: