Bolívar mirando ayer la plaza Alfredo Sadel: "Vean por qué les dije que había arado en el mar"

¿Qué celebraban? ¿A qué cuento venían tantos gritos y desgarradores vítores?

Se ha ganado un gran trofeo que brillará eternamente en los cielos sin nombre todavía de la parodia especular de lo humano.

Mi vecino primero se unió a Brasil y llevó su camiseta durante dos días y dos noches. Luego se la cambió a la de Alemania para poder compartir algo de felicidad con los amigos de la cuadra; más tarde se embutió en la de Holanda y anoche lo vi con el de la furia española aturdido de alegría.

A fin de cuentas ebrios todos de soledad, en una magnética gloria por lo que no se tiene ni se tendrá, de desencanto por lo esencial.

A falta de ser uno mismo, dar gritos destemplados por una selección que nada tiene que ver con lo nuestro, seguramente es algo que calma el tráfago de odios ocultos y trapaceros.

Esa será seguramente la única vida valedera; claro, todo se ha ganado de gratis, sin un solo esfuerzo.

Y hay que alzar la copa para bendecir ese triunfo que a fin de cuentas nos hará, sin saberlo, más sabios y más humanos.

En la calle se congestionaron las avenidas. Banderas de colores extraños flameaban desde los autos. Se corría a alta velocidad, los altavoces en los carros tronaban a millón: “Todos somos España”.

Y vi en el desbarajuste que se producía en la esquina de Mc Donald’s a un niño llorando porque no encontraba a sus padres. Iba con la camiseta de la furia vencedora.

Me di cuenta de que el niño lloraba de felicidad.

Como otra feria del sol o del ron. El saltimbanqui que llevamos dentro. Que nos pide que nunca nos falte un carnaval.

A mí me hace falta otra clase de mundial, pensaba. Un mundial de parihuelos, por ejemplo.

Entre tantas muchedumbres felices, me habría gustado también gritar de alegría, e indagué en lo hondo de mí para hacerlo y lo que encontré fue un pozo de musarañas constipadas…

Si no fuera por estos mundanales mundiales, qué otra cosa podría hacer la gente, pensaba, y en eso me encontré con el loco Hilario, de los más ingeniosos del sector. Anduvimos un largo trecho, junto y silencioso, y antes de despedirnos, Hilario me dijo: “En el mundo lo que hay es gente, gente, mucha gente. Menos mal”.

Volví a casa y el televisor lo que mostraba era eso: gente.

Lo apagué y vi a Bolívar musitando: “por eso les dije que había arado en el mar”.

¿Y QUIÉN, SEÑORES, NO HA ARADO EN EL MAR?

Me dormí.

jsantroz@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2865 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a103878.htmlCd0NV CAC = Y co = US