Roscio y Miranda, La novela ¿Amigos o enemigos?

El 19 de abril, la Independencia de Venezuela, la creación del derecho electoral americano, la primera constitución nacional, la defensa de los derechos humanos, el nacimiento de la Biblioteca Nacional, las primeras monedas del país, la Teología de la Liberación, son actos directamente vinculado a Juan Germán Roscio, el llanero, Primer Canciller de la República, Vicepresidente de Colombia, co fundador del Correo del Orinoco, y a punto de ejercer la Presidencia del Congreso fundacional de Colombia, cuando lo sorprendió la muerte en la Villa del Rosario de Cúcuta.

Con preocupación contactamos que su figura fue omitida de los actos del Bicentenario de la Independencia de Venezuela y vapuleada en algunos medios oficiales de comunicación. La causa pareciera ser la novela por capítulos que varios historiadores fueron inventando en torno a la supuesta enemistad de Roscio hacia Miranda.

La trama tejida en los años 50 a 70, por quienes buscaban, por dramáticos, un antagonista a Miranda, ha sido seguida sin mayor indagación y en innecesario afán por resaltar a Miranda, intentan empequeñecer a uno de los civiles más importantes en la conformación de la arquitectura institucional de la nación.

El contraponer la figura de Roscio con la de Miranda, ha sido una de las torceduras que más daño he hecho a la objetividad histórica con la cual debe estudiarse al héroe guariqueño. Es un antagonismo construido que presenta a Roscio como el jefe de las personas “sabias”, que no querían al Precursor. Se muestra a Roscio como contrario a la Sociedad Patriótica y a Miranda como líder de esta instancia, creada por la Junta Suprema.

Aclaremos. Miranda era miembro del Congreso Constituyente, diputado por el Pao. La Sociedad Patriótica con los adjetivos de agricultura y economía fue obra de la Junta Suprema, para escuchar voces orientadoras para la construcción de la Patria. Aquella instancia se fundó el 01 de agosto de 1810, en un decreto firmado por el Secretario de Estado Juan Germán Roscio. Es decir, no fue Miranda, él llego al país en diciembre de 1810. Con su presencia, eso sí, apuntalaría el brillante papel de la “Sociedad Patriótica”.

Algunos historiadores, crean la duda de que sea la misma sociedad. Vacilación poco razonable. En la Gazeta de Caracas del viernes 21 de agosto de 1810 puede leerse el texto completo del Decreto, donde se motiva la creación de la Sociedad.

Al polarizar posiciones se ubica a Miranda como el primero de la corriente que lidera la independencia y a Roscio como el que la adversa, cuando está ampliamente documentado que Roscio argumentó ampliamente las razones para la emancipación, como lo demuestra que firma el acta cuya escritura se le encomienda.

De manera insólita, el papel de la propia Junta Suprema de Caracas es cuestionado por esos historiadores. Allí hasta contradicen a Miranda y a Bolívar quienes acuñaron la importancia del 19 de abril en la construcción de la Patria, al punto que Simón Bolívar, festeja la insigne fecha como el nacimiento de Colombia.

En Gazeta de Caracas del 17 de agosto de 1810, casi un año antes del 5 de julio, la Junta Suprema publica, bajo la firma de Roscio:

“Venezuela ha visto ya empezar a realizarse el acto más sublime de la regeneración americana (…) Falta ahora, Conciudadanos, que la virtud continué lo que ha empezado el fervor patriótico y que la moderación, el interés público y la salud de la Patria sean la suprema Ley de nuestra conducta para completar la obra augusta de nuestra constitución.”



Dos acontecimientos son tomados como parte de la novela de la enemistad Roscio – Miranda.

El primero la actitud de Roscio ante el desembarco de Miranda en 1806 en Coro. Los historiadores, extraen con precisión quirúrgica el papel del abogado, para entonces al servicio de la Corona Española, como la mayoría de los profesionales venezolanos de la época, incluyendo al propio Simón Bolívar.

Sería caer en esa interesada metodología si enumeramos aquí a todos los grandes patriotas que por el contexto histórico mientras estudiaban y observaban el desarrollo de acontecimientos mantenían sus empleos realistas.

Roscio está entre los funcionarios realistas que deben seguir la causa contra Francisco de Miranda como invasor de costas “españolas”. Miranda no es capturado, no obstante, desde años atrás, a partir de las intentonas más peligrosas contra los españoles, esto perseguían hasta el escarmiento a los incitadores.

Pero volvamos a 1806. Roscio empleado de la corona, sin embargo se enfrentaba a ella, en un juicio memorable, que si es analizado a la luz de la historia de los derechos humanos, debe ser emblemático. Juan Germán Roscio como defensor de la mestiza Isabel María Páez, una valiente mujer que entabló un juicio contra la municipalidad de Valencia y la iglesia católica. La brillante defensa que hace Roscio, invoca el derecho de los hombres y mujeres a la igualdad. Aquel acontecimiento, poco analizado en la historia de los derechos humanos, es comparable con lo que pasaría 170 años después con Rosa Palm, la estadounidense afro que desafiando el sistema legal se sentó en el puesto del bus “solo para blancos”. Este hecho, se convertiría en doctrina de la futura República de Venezuela, gracias a la presencia en la Junta Suprema de Caracas de Roscio (Decreto de la Junta el 8 de enero de 1811, Gazeta de Caracas).

Cuatro años después, cuando Miranda regresa a Caracas, en diciembre de 1810, el Canciller Roscio instruirá a los distintos cabildos de Venezuela para que sea retirada cualquier causa o acusación contra el General Francisco de Miranda. Una Acta del Cabildo de San Carlos de Austria (Cojedes), publicada en la Gaceta de Caracas da fe de ello. Queda así echado por tierra otro de los argumentos falaces de la novela Roscio – Miranda.

El otro capitulo es una carta escrita por Roscio Nieves a su amigo Andrés Bello.

Varios biógrafos de Miranda, desde los años 1950, explotaron al extremo las naturales divergencias dadas entre dos intelectuales de altísima cultura e ilustración pero con el mismo objetivo de ver a su patria soberana y libre.

Los historiadores, que atacan a Roscio, a partir de una primera carta de este a su amigo Andrés Bello en la cual se refiere, con términos fuertes sobre Miranda, obvian o “desconocen” otros documentos.

Paradójicamente de esa carta privada de Roscio a Bello, los historiadores recogen hechos de la vida de Miranda. Cómo la votación para elegir el Primer Triunvirato donde Miranda obtiene ocho (8) votos de los treinta y uno del Congreso, expresando luego que se alegraba de que hubiera personas más preparadas que él para gobernar. Esa frase es tomada de la carta de Roscio.

En esa misma carta Roscio relata a Bello que junto a Miranda y otros es comisionado para presentar un proyecto de poder ejecutivo. Miranda propone su idea del Incanato y otros, entre ellos Roscio, el triunvirato. Esta última es votada mayoritariamente. Miranda, lo acepta y hasta propone su nombre como candidato a triunviro.

La carta a Bello, en la cual muestra discordia con Miranda es del 9 de junio de 1811. Evidentemente, al momento de la carta había una situación de tensión entre los dos hombres.

Pero, no había pasado mes y medio, el 31 de julio de 1811, cuando Roscio Nieves, vuelve a escribir a Andrés Bello. Las primeras líneas de la misma tocan inmediatamente el tema de Miranda, con una óptica distinta que evidencia la emotividad de la primera. En esta dice:

“Después de mi prolija carta, entró Miranda en el congreso como diputado de uno de los territorios capitulares de Barcelona; y su conducta en este encargo le granjeó mejor concepto. Se portaba bien; y discutía sabiamente”.

En la misma misiva, sale en defensa de Miranda, quien había sido nombrado para apaciguar la conjuración en Caracas y Valencia contra la Independencia:

“Miranda salió a tomar el mando del ejército contra Valencia; y manifestó el vigor de la disciplina militar (…) En fin, quedamos ya libres del cisma valenciano, originado de la malignidad de los españoles europeos”

¿Quién nombra a Miranda Generalísimo y Dictador?

Pocos saben que Roscio Nieves formó parte del Segundo Triunvirato de la República de Venezuela en el año 1812. Resulta, que luego del terremoto del 26 de marzo de 1812 la República entra en crisis, el congreso confiere al Poder Ejecutivo facultades extraordinarias. Roscio está a frente del triunvirato. Las deliberaciones son intensas, se buscan fórmulas para no perder a la joven nación. Se decide tomar una medida extrema, nombrar a Miranda Dictador Absoluto. El Poder Ejecutivo le da el ascenso a Generalísimo. La Semana siguiente, Roscio encabeza la delegación que va al encuentro de Miranda en Maracay para participarle e imponerlo de la decisión.

El 30 de junio, caído Puerto Cabello, Miranda, convoca al Triunvirato, para exponer las razones de la capitulación. Allí entre ellos, Juan Germán Roscio. Lo que sigue luego es historia conocida. Lo poco conocido es que Roscio es capturado y expuesto al escarnio público durante un día antes de ser enviado junto a otros patriotas con el calificativo de “monstruos”.

Antes de estas dos cartas, hubo una de fecha 29 de junio de 1810, en la cual Roscio relata, mostrando su alegría que en una corbeta inglesa, de acuerdo a lo que contaba un amigo, en un lugar distinguido colgaba el retrato del General Miranda.

Haber elegido a Roscio como antagonista de Miranda, lejos de contribuir con la elevación de la figura de Miranda y la comprensión del movimiento de independencia creó una tendencia excluyente de la historia, y sentimiento adverso hacia una de las figuras civiles que mayor contribuyó a la edificación de la Patria. Ese sentimiento, afectó a la propia Comisión Bicentenaria que excluyó al Prócer Civil de los festejos en Venezuela.

Descalificar a Roscio en ese período fundamental de la historia de Venezuela, es una enorme contradicción la propia actitud de Simón Bolívar que lo llamaría al servicio de la Patria en los más altos cargos de la República.

Juan Germán Roscio Nieves y Sebastian Francisco de Miranda, nunca fueron enemigos, era aliados en la causa de la emancipación de Venezuela y América.

Sobre este tema, profundizamos en un libro de próxima aparición sobre la obra de Roscio Nieves.

reibol@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2928 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @BolivarReinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: