El ejemplo perfecto del juego perfecto de Don Galarraga

Es verdad: estoy entre los millones de seres, incluyendo gringos, que aún sufrimos el despecho que nos causó el “quieto” decretado por el árbitro Jim Joyce el miércoles pasado en Detroit, sentencia que frustró no sólo que se produjera el vigésimo (20) juego perfecto en la pelota estadounidense, sino apenas el segundo dibujado por un latino –el anterior fue del nicaragüense Denis Martínez- y peor aún el primero estampado por un venezolano en el mal llamado mejor béisbol de todo el mundo.

Es verdad: pasarán quién sabe cuántos amaneceres e igual número de atardeceres para que vibremos ante la aparición de una hazaña similar (el juego perfecto, no la decisión arbitral. Esas pifias las vemos todos los días).

Es verdad: se nos empelota la sangre cada vez que vemos el video de la repetición.

Es verdad: nos preguntamos, nos preguntamos y nos preguntamos lo mismo: ¿cómo pudo haberse equivocado este señor “cantando” esta jugada que llamamos “de rutina”?

Es verdad, eso –y mucho más- es verdad, pero más allá de todo ello sobresale un detalle que tampoco podemos ni debemos opacar ante el monstruoso atraco deportivo: el gesto caballeroso, ultra caballeroso de ese muchacho llamado Armando Galarraga.

Cuando seguramente algún “perro caliente” uniformado se hubiese abalanzado sobre el “dompaier”, el lanzador venezolano hizo gala de otra joya no menos perfecta: la razón, el raciocinio, la decencia. Fue Galarraga –de 28 años de edad- un maestro de la experiencia y la sabiduría al decidir en ese instante de suprema gloria –porque lo fue- manejar el error oficial con una sonrisa y declarar casi de inmediato: “Lo único que hice fue darle un abrazo. Todos nos equivocamos”. Es decir, que hasta con su verdugo fue capaz de reservar y derrochar las más condescendientes palabras.

No conozco a Don Armando Galarraga. Tampoco sigo a los Leones de Caracas -¡zape!- su equipo acá en Venezuela, pero es mi deseo que la especie avance siempre en ese sentido: resolviendo conflictos teniendo como única arma la razón y el entendimiento.


ildegargil@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1871 veces.



Ildegar Gil

Comunicador social

 ildegargil@gmail.com

Visite el perfil de Ildegar Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: