Venezuela dicta cátedra musical en Londres

Niños pobres de Venezuela asombran al Reino Unido

El 90 por ciento de los muchachos que conforman la Orquesta Juvenil Sinfónica Simón Bolívar. Que recién dicto una cátedra de música clásica bajo la batuta del genial director Gustavo Dudamel en el emblematico Royal Albert Hall, de Londres, con motivo del 112 Concierto de los Proms, provienen de los barrios pobres de nuestro país.

Tres de ellos son el clarinetista Lennar Acosta quien había estado preso 9 veces en cárceles venezolanas. Miguel Niño, cellista, quien antes de entrar en El sistema ( así se denomina el programa ) era un niño indigente. Y Edickson Ruiz, quien trabajaba como empacador en un supermercado y hoy, con 17 años, es el músico más joven de la Filarmónica de Berlín.

La cátedra musical dada por nuestros chamos al experimentado público londinés ha sido calificado por la crítica y los espectadores como un hecho histórico muy dificil de olvidar. No sólo por la calidad sino por lo edificante del ejemplo. Lo triste es el soslayo dispensando por la Gran Prensa local a tan descollante éxito artístico de la juventud venezolana cuando debieron darle un trato preferencial por su connotación mundial y por ser criollos los generadores de tan trascendental demostración de sabiduría y dominio instrumental. Semejante comportamiento no puede calificarse de otra manera que no sea de ruindad humana.

Mientras "nos calamos" tan inaceptable comportamiento comunicacional observamos como tres diarios de la ciudad del Támesis se rindieron de hinojos ante el avasallante talento y la actitud artística de nuestros distinguidos chamitos. "Forexampel". El Observer dijo: "La presentación de la orquesta Simón Bolívar en Londres, dejó muy mal parado al sistema cultural británico. Hoy se discute si es necesario que el Estado se haga cargo de la educación musical de los jóvenes o dejarlo como una forma de arte minoritario. La propuesta apunta, siguiendo el ejemplo de El Sistema, a abandonar la música clásica como elitista. Algo especial sucede en los Proms desde la noche de su presentación. Todos las noches de conciertos se ven personas con las chaquetas venezolanas de la orquesta Simón Bolívar como un silencioso mensaje de orgullo".

El The Independent calificó la actuación de la orquesta nacional como "edificante porque muchos de estos jóvenes podrían haber terminado empuñando un arma y no un instrumento musical. Nos sentimos avergonzados ante el ejemplo de Venezuela. Pero su ejemplo irradia esperanza. Para un público tan apasionado por la música clásica y tan sensible a los problemas de las pandillas juveniles, es posible que en esta oportunidad el ejemplo venga de América Latina". Reconoce el diario.

Por su parte The Guardian sostiene "aqui hay lecciones que deben aprender en Gran Bretaña. Esta iniciativa debería desarrollarse a lo largo y ancho del país".
Fue tan descollante la actuación de la Orquesta Simón bolívar que la crítica sostiene que ha sido la mejor y la más apoteósica en los 112 años de la historia de los Proms. "En 30 años que vengo asistiendo a estos conciertos jamás habia visto algo tan sensacional", dijo Jhon Douglas, profesor de música en Oxford. Mientras que la violinista escocesa Mary Lou Mc Carty determino que "es una nueva manera de hacer música". Y The Time sentenció que Dudamel y la Simón Bolívar generan un ambiente electrizante y lúdico.

Corresponde al maestro José Anotnio Abreu presidir El Sistema Nacional de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela con el apoyo ilimitado del Presidente Chávez. Cuya patriótica labor es incorporar el mayor número de niños y jovenes de las barridas humildes de Venezuela al conocimiento y dominio de la música clásica. Hasta ahora más de 200 mil conforman la plantilla de tan maravilloso programa. Cifra que se espera sea elevada a un millón.

Lo costoso de los instrumentos musicales y el tratamiento eliteso de la docencia impedían que los chamos excluídos tuvieran acceso a tan noble actividad humana. Hoy la Revolución compra los instrumentos y paga muy bien a los maestros para que los prospectos no tengán ningún tipo de dificultad para aprender teoría y solfeo y convertirse en lo que actualmente son, talentosos y experimentados ejecutantes de metal, piano y percusión. Y, de pasodoble, contar con un director de alto coturno, como el ganial y apasionado Gustavo Dudamel.

-"El Sistema - dice el Maestro José Antonio Abreu - permite romper el círculo vicioso de la pobreza y llevar al joven a la cumbre de la profesionalización artística y de la dignidiad humana. Estos niños son el emblema de una Venezuela que se levanta a través del arte".

Cuantos niños y adolescentes de familias desprotegidas por el Estado pudieron haber encausado sus vidas a través de tan eficiente programa y no transitar nunca el terrible mundo de las drogas y de la delincuencia. La música es un efluvio del alma y un antídoto eficaz para combatir el ocio juvenil. Ejecutar con maestría un instrumento e integrarse armónicamente a un grupo orquestal clásico fortalece el espíritu y eleva en grado sumo la autoestima. Sólo hay que imaginarse por un momento el orgullo de un muchacho humilde y de bajos recursos económicos, - que pudo haber sido un delincuente -, lucirse en un concierto ante sus padres y sus amigos del barrio. Eso fue lo que enloqueció al Gobierno y al pueblo británico. Tanto que desde la noche del Concierto de la Simón Bolívar en el Proms se abrió un debate sobre la socialización de la música clásica por parte del Gobierno o dejarla abandonada para la minoría elitesca.

Cerrando. Me gustaría ver a Dudamel en la Scala de Milán abandonando la Simón Bolívar en plena ejecución dejando que los jovenes solos, concluyan la pieza. Tal como lo hizo el director ( no recuerdo en este momento el nombre ) de la Sinfónica Juvenil de Anzoátegui en un concierto dado en El Vaticano y del cual tuve el humilde honor de presenciar.

americoarcadio@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6331 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: