Zapatero y los avatares del mundo sureño

José Luis Zapatero, desconoce los avatares por lo que pasa un grupo familiar venezolano, recientemente, exigió un café y, simplemente desconocía los precios al consumidor, pero, si se prestan a ser mediador en algunos países sumidos en tensiones y conflictos. Le gusta estar cubiertos entre banderas y conocer datos sobre la realidad. Es decir, desconoce las cifras de paro en una Comunidad, no basta tener presente, un criterio válido acerca de ese contexto territorial. Pero, se ha mostrado con contundencia que la capacidad de negociar debe reflejar sus propias necesidades.

Lo que jamás, comprenderá este líder español, es que los venezolanos, nunca más, podremos ser felices por las informaciones que maneja el Estado y los comunicadores de distintos medios. Los pobladores, necesitan crecer y evitar el fracaso. El tiempo, esta contra nosotros, y de momento, necesitamos unos cambios urgentes, es decir, ser declarados libres. Hay una desnaturalización de nuestra vida rural.

De verdad, solo deseo que esos mediadores en República Dominicana junto a sus allegados, tomen sus sillas y se larguen a otro sitio seguro, porque, a los cuatro vientos deben alejarse del contexto político venezolano, Acá, las palabras emotivas carecen de cuerpo y, siempre un adiós, es bueno para dedicarse a otros canales de persuasión.

Acá, en Latinoamérica, lo bohemio se descartó. Eso, era antes, en épocas de la verdadera democracia socialista. Lo que hay es un lavadero de conciencia que nos lleva a la imperfección humana y ambiciones personales que declinan directamente los movimientos populares.

Esta comisión conciliadora se encuentra entre el desliz y el borrón, No encontramos a quien creerle y, una buena parte de la población, vive de la hacienda pública por bonos concedidos por el gobierno central.

Esto, parece un juego de plaza.

Ya, nos hemos olvidado del movimiento emancipador venezolano y latino. A la gente le basta leer en internet, lo que otros dicen o romperlas fronteras informativas para maquillar algún programa social, solamente se debe ir a los palos dialecticos y ver en un comercial a estos señores ex presidentes dialogar sobre la paz en nuestra patria, cuando fracasaron en el ejercicio del poder en España República Dominicana.

Aquí, el nacionalismo, nunca debe ser impuesto y en vez de vivir con confort, debemos ser escépticos y asumir un marco mental equilibrado para batallar con los caciques locales, en mi caso, se trata de Julio Borges y Manuel Rosales, falsos como ellos solos.

El debate, hoy es un elemento extraño, subversivo y desobediente, claro, tiene sus devotos, porque a través de ellos, se disfruta del poder.

El nacionalismo venezolano, esta muy expuesto a la intemperie y España, jamás será nuestra defensa. Somos producto de un engaño y una defensa. Hay que respetarle la integridad física a las personas y el derecho que tienen libremente a la información. Es una legitimada moral, desde que convivimos en democracia, solamente que la ideología populista del nuevo concepto revolucionario, nos colocó equidistantes de una realidad nacional y una ultraderecha que duerme en el Palacio de Miraflores con un nuevo fetiche revolucionario que nos permita tener el ariete de la libertad, igualdad y el equilibrio democrático entre todos los venezolanos.

A Zapatero, le daremos un diploma junto a Podemos- Pablo Iglesias- por lograr una pernada lingüística al sentir humano en el Cono Sur y, de verdad, esto ha llevado a una superstición montaraz a todo el pueblo que aglutina Chávez y el taburete esta dispuesto para Mauricio Macri para que comprenda que nacionalismo, no es igual a cambio social. Hay que respetar las estructuras políticas.

Así que, debemos defender el voto constitucional y sobreponernos a las costumbres del entorno para derrotar a quienes contradicen las políticas nacionalistas, el país se construye a base de trabajo y esfuerzo voluntario.

Los califas, deben irse de Latinoamérica. Aquí, no debe haber arrepentimiento, la revolución bolivariana, no será entregada a José Luis Zapatero y sus halcones femeninos y las cotorras del parlamento, necesitamos en la Asamblea Nacional, una mandíbula de cristal, es el brazo ejecutor del partido, el musculo que muevo el pueblo hacia la altivez.

El resto es historia.

La revolución, no se rinde sin luchar, debemos ir a victorias seguras y dejar atrás las opiniones ajenas. Dejemos atrás, los conceptos vaporosos y los extremos grotescos, necesitamos candidatos que sean fundamentistas en el sueño del país constructor y desarrollista.

Debemos ir a una transición nacional y ampliar la base electoral. Ser estrictos en la financiación pública y que nuestra inmersión lingüística, este, en el sueño del obrero.

Zapatero, debe de dejar atemorizar a Latinoamérica, no pudo con España, necesitamos una cohesión social para romper la hegemonía del pensamiento

Adiós al sentimentalismo y tener una línea dura con el gobierno, que ya se pasó, los niveles económicos lucen exagerados.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 506 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /venezuelaexterior/a256218.htmlCd0NV CAC = Y co = US