ONU: Otra diplomacia es posible

1El Tercer Milenio se abre con una descarada hegemonía del Grupo de los Siete: para 2004 domina el 78,8% de la producción mundial, el 59% de las exportaciones, aporta el 65,9% de los gastos para investigación y desarrollo, consume el 65,9% de las importaciones internacionales. Siete países controlan el 88% de los ingresos y de los beneficios, el 81% de los activos, el 88% del capital y el 81% de la fuerza de trabajo de las cien mayores corporaciones mundiales. Gastón Parra Luzardo demuestra que domina las cien mayores corporaciones del sistema financiero: domina el 58% de sus activos, el 19,5% de sus ingresos, el 28,4% de sus utilidades, el 33% del capital y el 13% de su fuerza de trabajo. Mediante participaciones accionarias en ellas, los siete países dominan asimismo el mercado mundial de servicios, armamentos y medios de comunicación. Acertó Marx al predecir que el capital tiende a concentrarse en un número cada vez menor de manos.


2A economía oligárquica, diplomacia asimétrica. En teoría, colaboran todas las naciones en una economía mundial; en la práctica, unas pocas acaparan sus beneficios. Supuestamente, integran dos centenares de países una Organización de las Naciones Unidas democrática; en realidad, una reducida mafia determina las decisiones de ésta y se considera por encima de ellas. La ONU nació el 26 de junio de 1945, para consolidar el nuevo poder surgido de la Segunda Guerra Mundial. Criatura de la Guerra Fría, aceptó a regañadientes a la Unión Soviética en el Consejo de Seguridad y en la Asamblea, y admitió con disgusto a China en ambos lugares en 1973, tras la expulsión de Formosa. Extraña organización mundial, que durante sus primeros treinta años excluyó a un país que comprende la quinta parte de la humanidad, y durante los inmediatos ignoró a la inmensa mayoría de ésta.


3Para muestra de la camisa de fuerza diplomática, basta el botón estratégico. El Consejo de Seguridad, en cargado de mantener "la paz y la seguridad internacional" para dos centenares de países, admite sólo 15 de ellos, de los cuales cinco son permanentes: los mismos que ganaron la Segunda Guerra Mundial. Éstos gozan del privilegio de "veto", que faculta a cada uno para dejar sin efectos las decisiones de los otros catorce, y de hecho, las de todo el planeta. Estos cinco miembros casi monopolizan las armas de destrucción masiva y la producción y venta de armamentos, y abusan de sus prerrogativas para impedir que los países débiles se defiendan.


4Para ganar siempre un juego nada como irrespetar sus reglas. La Estrategia de Seguridad Nacional de Estados Unidos de América, formulada por George W. Bush el 17 de noviembre de 2002, confiesa que "si bien Estados Unidos tratará constantemente de obtener el apoyo de la comunidad internacional, no dudaremos en actuar solos, en caso necesario, para ejercer nuestro legítimo derecho a la defensa propia, con medidas preventivas contra esos terroristas". Leyó usted bien: a su capricho actúan solos, sin apoyo de comunidad ni leyes internacionales, y en guerras preventivas, pretextando algo que todavía no ha ocurrido. Inquietante forma de gastar un presupuesto bélico que para 2006 asciende a 580 mil millones de dólares: según señala Heinz Dieterich, más de diez veces superior a los gastos milita res de cualquier otra nación sobre la tierra; mayor que los gastos militares combinados de las 25 naciones siguientes en importancia bélica, equivalente a los costos directos de la Guerra de Vietnam, de 584 millones de dólares.


5Equiparable a la obsesión de Estados Unidos por armarse es su obcecación por impedir que los demás se defiendan. Promueve en la ONU iniciativas para impedir la "proliferación de armas nucleares" en todas partes menos dentro de sus fronteras. Inventa armas de destrucción masiva donde no las hay, como coartada de la agresión contra Irak. Tacha de fabricación de artefactos nucleares todo proyecto de uso de energía atómica con fines pacíficos, como el de Irán. Pretende monopolizar la venta de armas convencionales, y arremete contra quienes las adquieren de otros países. En 2005 promueve una campaña nacional e internacional de prensa que califica como peligro mundial la compra de ciento cincuenta mil fusiles a Rusia por el gobierno venezolano para equipar su reserva. El 20 de enero de 2006, el portavoz del Departamento de Estado Sean McCormack confiesa que su país ha pedido a España y Brasil negar la venta de aviones y otros equipos a Venezuela debido a que el presidente Hugo Chávez estaría empeñado en "exageradas" compras militares, y confirma que negó a la firma española Eads-Casa la venta de aeronaves por el mismo motivo. Arranca contra Venezue la un bloqueo similar a los instaurados contra la República española, Cuba y Nicaragua. Para evitar que doscientos países sigan siendo prisioneros de las amenazas de cinco, el mundo requiere que Venezuela esté presente en el Consejo de Seguridad.

6Sólo las naciones fundadoras de la ONU pueden proponer reformas a sus estatutos; invariablemente lo ha cen a favor de sus intereses. En la cumbre de septiembre de 2005, Estados Unidos hizo aprobar una en virtud de la cual la superpotencia podría atender una condena internacional contra cualquier país y solicitar una resolución del Consejo de Seguridad para incoar una intervención militar por supuesta violación de derechos humanos y crímenes de lesa humanidad. Esta medida no apunta hacia Estados Unidos, primer violador de los derechos humanos en el mundo, sino contra Venezuela, uno de los países que más los respeta. El planeta necesita que Venezuela esté presente en el Consejo de los Derechos Humanos, para evitar que una sola potencia se los arrebate al resto del mundo. Todos los organismos de la ONU siguen este modelo de oligarquía autoelegida, desde el FMI hasta el BM. Pero la humanidad quiere ser democrática. Otra diplomacia es posible.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4351 veces.



Luis Britto García

Escritor, historiador, ensayista y dramaturgo. http://luisbrittogarcia.blogspot.com

 brittoluis@gmail.com

Visite el perfil de Luis Britto García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Britto García

Luis Britto García

Más artículos de este autor