Venezuela ante la normalización de las relaciones Cuba-EEUU

Si con el petróleo a 90 $/b en Venezuela ha habido escasez de divisas, al caer a menos de 60 $/b -que es el precio estimado en el Presupuestado 2015- los problemas de desabastecimiento, escasez, acaparamiento y especulación se agravarán. Para evitar un creciente malestar social en un año electoral, el gobierno tendrá que adecuar los acuerdos de cooperación energética a las nuevas restricciones presupuestarias. Ante tal escenario, Cuba podría dejar de recibir 100 mil barriles diarios de petróleo y esto tendría un impacto semejante al que sufrió la isla en 1991, cuando colapsó el bloque socialista y dejó de recibir el 100% del petróleo que le enviaba la URSS.

Sin energía el descalabro de la economía cubana fue inevitable y engendró una severa crisis social que se expresó en el éxodo de miles de cubanos en pequeñas balsas artesanales que con frecuencia naufragaban en las aguas del Mar Caribe. Una crisis semejante es la que ahora el gobierno de Raúl Castro quiere evitar. Al revisar los convenios de cooperación energética, Cuba recibirá un volumen decreciente de petróleo y esto gradualmente se traducirá en menos médicos y técnicos, que es lo que a cambio envía Cuba a Venezuela.

Al anunciar la decisión, Obama reconoció que el empeño por aislar a Cuba durante más de 50 años, lejos de doblegar la Revolución, estimuló la solidaridad con el pueblo cubano y la condena de los EE.UU. en la ONU. A medida que se desmonte el Bloqueo, el gobierno cubano no podrá justificar los errores de las políticas internas. Por esta razón, Cuba acelera la modernización de su modelo económico. El parlamento cubano aprobó un nuevo marco legal para la inversión extranjera y los ministros del gobierno han desplegado una intensa actividad por países de Europa y Asia para promover las nuevas oportunidades de inversión. Esto también ha influido en la decisión de los EE.UU. que -para no terminar desplazados por las inversiones europeas o asiáticas- han dado el paso de normalizar las relaciones diplomáticas y propiciar un mayor flujo de inversiones para aprovechar las oportunidades que la isla ofrece en la extracción de níquel, energía, infraestructura y turismo.

Como el reinicio de las relaciones diplomáticas automáticamente no significa el fin del bloqueo, el cual es un mandato de las leyes Torricelli y Helms-Burton que solo pueden ser derogadas por el Congreso, Obama profundizará las negociaciones con los republicanos que controlan la mayoría parlamentaria para levantar las sanciones contra Cuba, a cambio de sanciones más severas contra Venezuela. Al fracaso de la diplomacia estadounidense de evitar las reiteradas condenas al Bloqueo, se suma también la preocupación de Washington por la influencia que Venezuela ha ejercido en la integración latinoamericana a través de la palanca petrolera. Ahora que los precios del petróleo se han desplomado y Venezuela no podrá mantener al mismo nivel los convenios de cooperación energética, el gobierno de los EE.UU. se propone neutralizar la "petro-diplomacia bolivariana" y su gran influencia sobre los países que forman parte de PetroCaribe, el Alba, Unasur y la Celac.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1639 veces.



Víctor Álvarez

Economista. Investigador del Centro Internacional Miranda (CIM). Premio Nacional de Ciencia 2013. Ex-ministro de Industrias Básicas y Minería. Autor de Venezuela: ¿Hacia dónde va el Modelo Productivo, Del Estado burocrático al Estado comunal y Claves para la Industrialización Socialista.

 @victoralvarezr

Visite el perfil de Víctor Álvarez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /venezuelaexterior/a211675.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO