Trincheras de Ideas

La dignidad de Pastor Maldonado y el capitalismo a la caza

Todavía no cesan los efectos emocionantes, moralizantes y dignificantes por el clamoroso triunfo del joven compatriota y camarada Pastor Maldonado en la Fórmula 1 automovilística en España. Integrante de ese eslogan que con acierto el deporte ha acuñado: “La generación de oro del deporte venezolano”. Nada más acertado para definir una épica juvenil desconocida en Venezuela por su magnitud y proyección y sólo posible en el desarrollo de las fuerzas productivas deportivas que estimula y apoya financiera y políticamente una revolución como la que se vive en nuestro país.

Ciertamente el triunfo de Pastor nos emocionó grandemente, nos moralizó al escuchar las notas de nuestro “gloria al bravo pueblo” y ver el hondear de la bandera tricolor en el podio de los triunfadores. Dignifica porque ese triunfo es de todo un pueblo, del artífice e ideólogo de la revolución deportiva en marcha, nuestro querido comandante Chávez.

La ultra derecha, recalcitrante, obtusa, miserable, egoísta como es la mentalidad de la oligarburguesía politizó el hecho al poner en la calle su política de torpes críticas al joven corredor desde mucho tiempo atrás. En su campaña electoral interna personajes de la talla de la Malinche María Corina Machado no escatimaron críticas acerbas y despiadadas por el apoyo financiero e institucional que Pdvsa le da al corredor. Evidentemente las críticas de esa vende patria señora esconden lo que ella y ellos, como lo hicieron en la Cuarta República, lo que sería su política –o anti política– a nivel deportivo y, lo no menos grave, que si Pastor lo financiara, por ejemplo, el monopolio alimenticio y cervecero Polar o un grupo de burgueses hicieran un pote para “financiar” el desarrollo deportivo del corredor, lo que le reportara grandes beneficios financieros, en fin, lo que hacen las empresas capitalistas internacionales que han convertido el deporte, llámese béisbol, futbol o cualquier otra disciplina deportiva en un pingüe negocio, entonces le cantaran loas y lo glorificaran, sus periódicos de pacotilla lo elevarían hasta el cielo .

El deporte de masas lo han desnaturalizado, convertido en un mercado de apuestas, de compra y venta de jugadores y deportistas, de promoción de productos, de tráfico de drogas y venta desmedida de licor, sobre todo cerveza. Lo mismo comenzaron a hacer sectores de la burguesía criolla con el equipo de futbol al que hicieron “nacional” pero que llamaron “vino tinto” en un país que ni produce vino ni lo consume, al menos no en los volúmenes de Europa. Pero esa franquicia deportiva que supuestamente era nacional no vestían sus jugadores el color tricolor de la bandera sino el color vino tinto de la uva europea. Afortunadamente el gobierno revolucionario cambió las reglas del juego y, digamos, nacionalizó el equipo, lo transformó en un equipo verdadero de futbol, le quitó el carácter de franquicia capitalista. Eso se extendió al negocio de la cerveza que fue prohibida en los juegos. Rudo golpe a los golpistas de la Polar. Falta cambiar el color del uniforme y ponerse el tricolor como lo hacen otros equipos americanos que usan su bandera.

Esa misma concepción es la que priva en las críticas mediáticas y de sectores derechistas burgueses al corredor criollo, la miseria en no reconocerle sus indiscutibles méritos porque no son ellos, ni lo serán, los que manejen a Pastor Maldonado y a los jóvenes deportistas que emerjan como vulgares mercancías a los que exploten a su antojo y les dicten las pautas de lo que van a decir, convertirlos en una fábrica de dinero para sus jugosas cuentas bancarias mientras les sean útiles. Por el eso el capitalismo está a la cacería de los talentos que preparados por el Estado revolucionario emergen en el cenit deportivo. Pero baste escuchar a hablar a Pastor y a otros corredores deportistas de otras disciplinas para percatarse de la fibra patriótica y revolucionaria que los anima.

Démosle un !Viva¡ estruendoso a Pastor Maldonado y compartamos su alegría y triunfo.

Demos, igualmente, un ¡viva¡ a esa maravillosa y pura generación de oro de deportistas que engrandecen a Venezuela y honran su gentilicio. (Miembro del Movimiento Social de Medios Alternativos y Comunitarios -MoMAC-) (Con Chávez y la Revolución Bolivariana, todo) (Hacia la gran victoria electoral y el triunfo indiscutible de Chávez el 7 de octubre)

humbertocaracola@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2418 veces.



Humberto Gómez García

Director de la revista Caracola. Pertenece al Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC). revistacaracola.com.ve

 humbertocaracola@gmail.com      @hgcaracola

Visite el perfil de Humberto Gómez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: