Vinotinto Tricolor

No suelo ser fanático de ningún deporte ni equipo ni religión o credo alguno. Sólo hablaré de fútbol en respuesta a la campaña antivenezolana que hicieron algunas empresas chilenas a propósito de la competencia en la Copa América.

El sistema capitalista convierte todo en mercancía. El amor es transformado en un sin fin de gastos de consumo que van desde los regalos el 14 de febrero hasta la millonaria publicidad que manipula los afectos y deseos para vender cualquier cosa, incluida la carne y la dignidad humana.

El mismísimo Che Guevara, antítesis de toda la basura consumista que representa el mercado capitalista, fue convertido en objeto de explotación mercantil.

Todo aquello que genere pasión y apego por parte de las multitudes es susceptible de ponerse en venta para beneficio de un grupito de avaros.
Los seres humanos hemos desarrollado una pasión ancestral por las esferas. Todas las culturas de la humanidad han creado en algún momento de su existencia un juego en torno a la pelota.

Nuestros pueblos indígenas fabricaron balones con la vejiga de animales como la pereza y se valieron del mene para amasar fibras vegetales hasta lograr las deseadas figuras redondas que tanta diversión regalan.

En la pasión por los equipos converge otro hecho de carácter histórico, son las nacionalidades y “gentilicios” heredados de la colonización europea, y reforzados por el patrioterismo típico de las elites derechistas.

La máxima “divide y vencerás” sigue siendo aplicada textualmente por el sistema opresor a nivel mundial. Todo cuanto divida a los pueblos es bueno para el imperialismo y sus lacayas oligarquías criollas.

A la gente la dividen por razas, religiones, fronteras, partidos, equipos y hasta por concursos de belleza. Pueblos hermanos han ido a la guerra por el fútbol.

El fanatismo de los hinchas puede llegar a la más brutal idiotez. No están lejanas las imágenes trágicas donde decenas de personas murieron tapiadas por la barbarie de los hooligans.

Por eso no debe extrañarnos que los empresarios y periodistas herederos del Chile de Pinochet, irrespeten a Venezuela por temor a nuestros goles.
Ciertamente somos un país cuya historia futbolística es reciente, pero nuestra vocación patria es tan añeja como los Tepuyes, y recién cumplimos doscientos años de vencer imperios, condición que nos hermana al pueblo chileno de manera indestructible.

Los juegos deportivos deben servir para cultivar la convivencia y amistad entre los pueblos, con especial acento en las juventudes que serán quienes dirijan las sociedades del futuro cercano. 

Nuestro Andrés Bello sembró las letras con que Neruda cantó a Bolívar, mientras el maestro libertador Simón Rodríguez ayudaba a reconstruir Concepción. Alí Primera canta a Víctor Jara y Violeta Parra, al momento que Inti Ilimani y Quilla Payún rasgan el cuatro venezolano al darle fuerza al dolor exiliado.

El inolvidable y amado Presidente Allende fue precursor del Socialismo del Siglo XXI que nosotros hoy soñamos y concretamos. La sangre araucana bulle en las raíces indígenas de todos nuestros quehaceres.

No permitamos que cerebros macabros con almas necróticas arruinen la diversión juvenil de jugar con la pelota, y al decir del lugar común, repetimos, que gane el mejor.

Ganó la Vinotinto, ganó la Tricolor.
 
 
Presidente de la Comisión Nacional de Refugiados

"... los Estados Unidos que parecen destinados por la providencia a plagar la América de miserias en nombre de la libertad..."
Simón Bolívar, El Libertador. Guayaquil 5 de agosto de 1829.

caciquenigale@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1997 veces.



Yldefonso Finol (*)

Economista. Militante chavista. Poeta. Escritor. Ex constituyente. Cronista de Maracaibo

 caciquenigale@yahoo.es      @IldefonsoFinol

Visite el perfil de Yldefonso Finol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: