Comandante Hugo Chávez, este primero de mayo impulse los consejos de trabajadores

La  crisis de las Empresas de Guayana estaba previsto que iba a ocurrir en cualquier momento, debido al fracaso del modelo capitalista con que fueron concebidas y que estas consecuencias van a arrastrar a los trabajadores y a una economía de puerto, hecha a la medida de las necesidades de los grupos económicos y políticos.

Los trabajadores han contado por los momentos con una dirigencia sindical sin propuestas, ni moral y que pertenecen al círculo de la explotación por negociar la fuerza de trabajo y la planificación de costos en la cual el trabajador sigue siendo índice de capital variable. Es importante también en el análisis de esta coyuntura el papel del Estado quien en sus contradicciones de la construcción del socialismo en los últimos diez años no ha sido acertado en las políticas y por la carencia de la toma decisiones  a reproducido la lógica capitalista que culpa de manera directa a los trabajadores.

Derrotar la tecnocracia es una tarea nada fácil por el manejo de información y el cúmulo de experiencia  en evadir controles; plantearse un nuevo paradigma de administrar las Empresas Básicas de Guayana es una tarea que solo pueden de manera directa asumir los trabajadores, hacemos esta aseveración por los conocimientos que tienen los trabajadores de los medios de producción y que debido a la división del trabajo, logra el efecto de dispersar el pensamiento integrador para el dominio total de la produccion. Los Consejos Obreros en cuanto instancia organizativa y el Control Obrero de la producción como práctica revolucionaria que forme y prepare a los trabajadores para reorganizar a la sociedad sobre bases de la equidad verdadera.

El Estado venezolano para construir el socialismo debe identificar sus principales aliados y en este caso son los trabajadores, quienes son el pueblo que produce los productos de bienes y consumo; entonces es descabellado atropellar a los trabajadores de manera inusual sin antes aplicar la justicia social y poner orden en prioridades para dar coherencia a una economía socialista.

Es importante señalar que los trabajadores son los más débiles en este orden en el cual se pretende de golpe y porrazo que entren en una dinámica socialista, sin percibir por un momento que los trabajadores es la clase que tienen en sus hombros la carga impositiva y quienes producen las recursos económicos, son entonces estos fondos que van a parar a las arcas  de la Banca privada quien en consecuencia se benefician de manera abusiva en este proceso del pueblo revolucionario, obteniendo astronómicas ganancias, convirtiéndose en el icono emblemático del capitalismo salvaje. 
  mfiguera77@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2117 veces.



Manuel Figuera


Visite el perfil de Manuel Figuera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: