Guayana: epicentro del capitalismo salvaje

“Con la bendita excusa de la transición hacia el Socialismo del Siglo XXI”, el estado Bolívar se convirtió en inmune al Socialismo por los fracasos en la intencionalidad de cambiar el modelo de gestión de las Empresas de Guayana, un primer intento con la Cogestión en el 2005, que exacerbo a la Burguesía local, nacional e internacional por el contenido ideológico y la transcendencia para los trabajadores, acompañado por dos respetables revolucionarios Víctor Álvarez y Carlos Lanz, que aportaron sendos escritos sobre el tema y quienes se convirtieron en las primeras victimas de un Estado Omnipotente, una dirigencia sindical domesticada y una clase política acomodadiza para recibir prebendas del gobierno de turno. Como hecho inédito solo en ALCASA se ELIGIERON los Gerentes por los trabajadores y esto desato aun mas el ataque del Burocratismo y la Burguesía en preservar sus espacios.

 En el segundo intento fallido en el 2010, con una propuesta de los trabajadores el Comandante Hugo Chávez “se restea con los trabajadores” y da impulso al Plan Guayana Socialista para entregarle el testigo para su seguimiento político a Jorge Giordani, María Cristina Iglesias y Nicolás Maduro Moros por cierto; quienes no toman interés en el modelo propuesto; se forman las “mesas de trabajo” integrados por trabajadores en empresas como BAUXILUM, VENALUM, ALCASA y SIDOR quienes elaboran los proyectos de Adecuación Tecnológica de manera eficiente “Cachicamo trabaja pa’ Lapa”;  para que luego los “politiqueros de oficio” y “sindicaleros” se apropiaran de su trabajo y de manera indebida del esfuerzo y el trabajo de quienes luchan por sus empresas.

Toda esta turbulencia que se genero en Guayana por el cambio del modelo de gestión para construir el Socialismo; entre avances y retrocesos, permitió la reacción y la confabulación de los factores que hicieron de las Empresas Básicas de Guayana desde tiempos inmemoriales el NEGOCIO REDONDO que a pesar de algunos de ellos, no tener afinidad ideológica en común; si tienen una afición desbocada por los dólares. Toda esta realidad vista, EN VIVO por los trabajadores quienes se debatían entre unas Empresas en crisis y la depreciación de su salarios que ante la mirada cómplices de algunos gobernantes se nos convirtió Ciudad Guayana en la ciudad de Venezuela con mas alta inflación y MONOPOLIOS establecidos en red de Supermercados, Clínicas privadas, Farmacias privadas, Grandes Centros Comerciales, Transporte de Alimentos y la volatilidad inmobiliaria, convirtiéndose en un “paraíso” de la cultura especulativa.

En medio de la nada los trabajadores de Guayana, olfatearon la debilidad de un Estado que no sabe lo que quiere;  si es Capitalismo o Socialismo y que deja debilitar al extremo al Seguro Social, mayor responsable de la Salud en la región, Comisare de FERROMINERA, MERCAL, PDVAL y hasta FRIOSA que resiste, prácticamente aislada. Al carajo la Medicina Ocupacional y el Ambiente; menos creer en la propuesta reciente del Presidente Nicolás Maduro, el 28 de Mayo de 2013, “Desde hace años tenemos una idea central y yo se los propongo a ustedes que conviertan esta idea en realidad y sea un ejemplo desde Guayana para Venezuela: Vamos a aprovechar la oportunidad de la discusión de los Contratos colectivos para hacer una reformulación de los contratos colectivos y que estos contratos sirvan verdaderamente a los trabajadores para solucionar sus problemas centrales como trabajadores”. Proponiendo la reformulación de varios módulos con los siguientes temas de discusión: Salarios y beneficios, Alimentación, Salud, Vivienda, Recreación, Educación y Formación. Es decir define el Salario Social.

Hasta ahora con las nuevas Contrataciones Colectivas solo hemos fortalecido al Capitalismo Salvaje a tal extremo que la mayoría de los trabajadores solo tienen como objetivo en sus luchas el alcanzar la mayor cantidad de “dinero” para entrar en el mercado especulativo y sobrevivir; efecto iluso es sus resultados del bienestar colectivo y la olvidada Seguridad Social. Equivocada la estrategia si queríamos comenzar a implementar un Salario Social  acorde a la realidad guayanesa y mucho menos impulsar el Socialismo. Las herramientas para la Negociación “la melladas armas del Capitalismo”; ojala entendiéramos que estamos contribuyendo a disminuir la posibilidad de encontrar alternativas a la problemática social.

Presidente Obrero Nicolás Maduro se hace URGENTE plantear una NUEVA ALIANZA con los trabajadores de Guayana, con tareas especificas y sinceras de cara a construir un Salario Social que sea un muro de contención al Capitalismo Salvaje desatado en Guayana y conservar el LEGADO de Hugo Chávez con los trabajadores.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2193 veces.



Manuel Figuera


Visite el perfil de Manuel Figuera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: