Carlos Requena, Luís Hernández y Richard Gallard

La vida por los principios

Aturdidos todavía por el cobarde y alevoso asesinato de nuestros tres Camaradas, creemos justo recordar los kilates de quienes a todo trance mantuvieron siempre en alto los intereses principales de nuestros compañeros de clase. Sobre todo de quien rindió su vida apenas a los 27 años. En su segunda juventud fue víctima de la saña de su asesino que lo ajustició en el piso, ya alcanzado por un primer disparo. Nos referimos a Carlos Requena, compañero Delegado de Prevención en PRODUVISA y Coordinador transitorio de la Coordinadora Regional de Salud de los Trabajadores del Estado Aragua (C`RESTEA).

Un cuadro genuino de las nuevas promociones de dirigentes obreros, comprometido, directo y siempre dispuesto a mantener su puesto de vanguardia. Carlos materialmente se reponía de la escaramuza que se desarrolló antes del conflicto en la empresa Alpina, cuando acompañó con el mismo fervor, decisión y arrojo a los trabajadores de INTERCABLE en Turmero. Allí junto a los compañeros de la dirección regional de la UNT, también reclamaba el mismo trato contractual que la empresa le había dispensado a los compañeros del Estado Lara. Resultado: una refriega con la brigada antimotines de la P.A. en la que por poco le fracturan una pierna.

Triste es decirlo, Carlos presentía algo malo. El miércoles en la última confesó que se le había amenazado. Mas no se arredraba por ello. Acción a la palabra, al día siguiente se encontraba al lado de los trabajadores de la Alpina, como se conoce en La Villa del Cura a esta empresa de origen neogranadino. Allí hubo de vérselas de nuevo con las fuerzas represivas, pero esta vez fue con las de la Alcaldía Zamorana. De nuevo la violencia que acompaña a estas acciones dejó el resultado lamentable de cuatro trabajadores lesionados y diez uniformados heridos. La entereza de la posición demostrada por los trabajadores de la Alpina, unida al trabajo indeclinable de sus dirigentes, permitieron el acuerdo que los representantes de la empresa se negaban a suscribir, a pesar de que los beneficios que se disputaban estaban todos dentro del marco legal y contractual. Un round ganado por los trabajadores y una satisfacción y alegría enormes para nuestros Camaradas hoy finados. Mas no contaban ellos con que los triunfos de los trabajadores muchas veces no son bien vistos por los empresarios.

Y haya sido esta o cualquier otra la posible causa del atentado que segó la vida de nuestros compañeros; ninguna justifica la saña y la violencia de quienes buscan resolver por esta vía las diferencias políticas para mantener el control de los espacios de poder y rehúyen el debate y la discusión de altura en la búsqueda de respuestas a las necesidades de la clase obrera. Tragedia esta excesivamente lamentable porque ocurre contra un sector organizado de nuestra sociedad y en medio de un proceso político cuya dirección a pesar de predicar una presunta ligazón con los intereses fundamentales de los trabajadores, no termina de concretar su compromiso. Las autoridades del gobierno central y regional y sobre todo el Teniente Rafael Isea, recién investido como Gobernador del Estado Aragua están obligados a investigar, aclarar y capturar a los responsables de este crimen que enluta ignominiosamente al pueblo trabajador del Estado Aragua.

Mientras tanto Camaradas: Por encima de las tumbas ¡Adelante! 

conasat@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3071 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad