Adiós amigo Stalin Pérez Borges

Este 28 de febrero de 2024, falleció un revolucionario, un luchador incansable por el socialismo en su país, Venezuela, y en todo el mundo, amigo y compañero de muchos repartidos en varios países.

Stalin Pérez Borges nos dejó, luego de un mes de batalla contra una pancreatitis que lo sorprendió mientras hacía preparativos para regresar a su país, luego de tres años viviendo en Buenos Aires, junto a su esposa Marilú, hijo, nuera y su nieta quienes habían migrado a Argentina.

Antes, la vida ya le había reservado una situación inesperada: durante un viaje para visitar a su hijo y a su nieta a quienes no veía desde que emigraron tres años antes, habiendo visitado previamente Brasil para participar en eventos sindicales, fue sorprendido por la pandemia de Covid lo que le obligó a esperar varios meses para llegar a Buenos Aires, donde ya había viajado Marilú, con la esperanza de reunirse con él.

Debido a la necesidad de tratamiento de su esposa primero, y luego por la situación económica en Venezuela, que se agravó, se pospuso su regreso a Venezuela, hasta que la nueva y drástica situación en la propia Argentina, luego de la victoria de Milei, hizo que ambos tomaran la decisión de regresar a su país.

Pero esta nueva y definitiva sorpresa, una infección repentina, le impidió tomar el vuelo de regreso, reservado para el 22 de febrero.

Pérez Borges, o simplemente Stalin como prefieren sus amigos, inició su activismo desde muy joven en el movimiento obrero venezolano, fue dirigente del sindicato UTITC (Unión de los Trabajadores de la Industria Textil de Carabobo), del PST-La Chispa, organización revolucionaria con importante presencia en el movimiento obrero de Carabobo y Aragua, estados de Venezuela, hasta finales de los años 1990, después de Marea Socialista, y la actual LUCHAS, además de haber sido dirigente sindical nacional de CUTV (sindicato central) y brindando asesoramiento a varios otros importantes sindicatos de trabajadores venezolanos.

Incansable, desde su exilio obligado por la pandemia en Brasil y en su última casa en Buenos Aires, organizó el sitio web Insisto-Resisto (1Resisto.com) en el que publicaba diariamente, y hasta la madrugada, artículos de los más diversos autores sobre la izquierda global, sobre las luchas de los trabajadores en todo el mundo, así como análisis y elaboraciones sobre la lucha de clases en todo el planeta. También fue a través de internet que mantuvo el contacto y la batalla por la organización del movimiento socialista venezolano, en la construcción del grupo LUCHAS.

Siempre optimista y de risa rápida, supo ver el lado divertido de cualquier situación, a pesar de las derrotas y decepciones que viven los trabajadores en su país, y de los difíciles reveses que tuvo que ver de cerca, como la destrucción promovida por Bolsonaro. en Brasil, mientras estuvo aquí, y ahora en Argentina, con Milei.

Un hecho trágico le impidió continuar su lucha más desesperada: la reorganización de un polo alternativo de unidad entre los revolucionarios de su país, por una salida verdaderamente socialista a la brecha abierta por el bloqueo económico imperialista a Venezuela y por la crisis política y económica. elección de su actual gobierno.

Nuestra solidaridad con toda tu familia, a su compañera de toda la vida, Marilú, sus hijos y nietos.

Sus compañeros de tantas décadas de batallas están hoy inconsolables y descontentos por esta inmensa pérdida, pero seguros de que Stalin vivió la gloria de quienes luchan por la humanidad, para “liberarla de todo mal”, como dijo León Trotsky, quien lo inspiró durante todo su recorrido, por la victoria del socialismo.

¡Stalin Pérez Borges, presente, siempre!

Adios amigo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 882 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter