El 1° de mayo: el salario más bajo de América, tras 60 aumentos: Ilusión monetaria

El primero de mayo es una fecha en la cual los gobiernos del más variopinto tinte ideológico, salen a la calle a organizar marchas donde se intitulan como los más férreos defensores de la clase trabajadora. En Venezuela el partido de gobierno se arroga el mote de "gobierno obrero", y su máximo líder se autodenomina "Comandante Obrero". En mayo de 2022 cabría preguntarse cuál ha sido el devenir del salario en los últimos años. Esto será una microsíntesis de una labor que requiere de muchas más páginas. Pronto haremos algo mucho más completo.

Ilusión monetaria y los 60 aumentos salariales en 10 años…

Desde el 6 de febrero de 2013, fecha en la cual el bono de alimentación que obligatoriamente complementa al salario se incrementó en 19 %, hasta el 15 de marzo de 2022, se han sucedido 60 incrementos salariales, que son parte medular de la propaganda que el gobierno usa para ensalzar su política de protección social. Si medimos el aumento salarial neto a precios corrientes, estaríamos hablando de que el gobierno ha subido el salario en: 634.914.432.970,00 %. El asunto es que las políticas monetarias expansivas, es decir, la masiva emisión de dinero sin respaldo, ha hecho que la inflación (Banco Central de Venezuela) haya sido de 677.531.821.342,48 % en ese mismo período. Resumiendo, diríamos que a simple vista los enormes incrementos salariales ofrecidos por el gobierno desde 2013, se han licuado inmediatamente debido a la política inflacionaria que el mismo ha venido generando con su oferta monetaria híper efusiva.

Los rimbombantes aumentos salariales como el de marzo de 2022, de nada más y nada menos que: 1.757,14 % (Villareal, 2022), son una simple "ilusión monetaria", que intenta disfrazar un largo período de profunda pérdida del poder adquisitivo, incluso en la época de bonanza petrolera. Es decir, el gobierno incrementa los saldos nominales en el salario, pero en la medida en que la inflación se dispara, ajusta al nivel anterior el poder adquisitivo real de las remuneraciones.

En el gráfico a continuación se puede apreciar al salario en dólares corrientes de EE.UU. En términos nominales se revela que el salario ya había disminuido en casi 90 % cuando apenas empezaban las primeras sanciones contra la economía, en agosto de 2017 (Sutherland, 2020). Por ende, es inadmisible culpar a las sanciones de la caída salarial. Otro asunto llamativo es la caída salarial experimentada en los años del boom rentístico petrolero (2004-2013): 80 %. Tan impresionante descenso es realmente llamativo, ya que el precio del petróleo en esas épocas rondó los 100 dólares por barril y la extracción petrolera estaba cerca de los 2,7 MM b/d. Con una extracción de alrededor de 0,75 MM b/d (OPEC, 2022), la expectativa de crecimiento salarial se presume bastante menor.

Gráfico 1: Evolución histórica reciente del salario y el bono de alimentación.

Fuente: Gráfico de elaboración propia con base a la data derivada de las Gacetas Oficiales de la República donde aparece el importe del salario mínimo. Para el tipo de cambio, se usó el tipo de cambio oficial BCV (1989-1999), luego se empleó el tipo de cambio paralelo de la web: dólar today (1999-2018). Del 2019 en adelante se usó la cotización que publica el BCV, relativa a las mesas de cambio interbancarias.

Bonificación y precarización salarial, dos tácticas siamesas

La política oficialista hiperinflacionaria y de "bonificación del salario" ha destruido a todas las prestaciones sociales de raíz, debido a que se pactan salarios de acuerdo a la normativa vigente: alrededor de 30 dólares mensuales; pero este se complementa con bonos en alimentos (bolsas de comida), bonos en divisas (o su equivalente en bolívares) y bonos depositados a portadores del carné de la patria. Así las cosas, el salario importa poco, lo importante son los "bonos", que no se consideran "salario" y que no entran en los cálculos de las prestacionales sociales. Ello hace que la base con la que se calculen cotizaciones para vacaciones o jubilación, sea muy baja. Eso genera una incertidumbre terrible para el futuro. Es lo que el viejo Marx llamaba sobrexplotación de la fuerza de trabajo, lo cual deriva en una depauperación absoluta, e imposibilidad de reproducirse a sí misma como clase obrera portadora de la subjetividad productiva que otrora poseía.

Siendo el bono un asunto puramente "discrecional" y sujeto a la venia del burócrata, el obrero está completamente amarrado a la decisión del jefe. Sin contratos colectivos ni estabilidad salarial alguna, el patrón determina "al momento" lo que desea pagar, dejando a la clase obrera en un estado de tenaz indefensión y desventaja. Tan abominable práctica gubernamental ha sido replicada por grandes franjas del sector privado, que si bien paga en promedio cerca de 4 o 5 veces más que el sector público (OVF, 2022), casi siempre aplica la misma política de bonificación salarial donde todo "bono" no es salario a efecto del cálculo de las prestaciones sociales. Así las cosas, los "bonos" suelen ser entre el 70 % y el 80 % de la remuneración recibida por la clase obrera, un verdadero atropello y un acto completamente ilegal de acuerdo a la Ley del Trabajo.

El salario mínimo sigue muy lejos de la canasta alimentaria (pobreza crítica)

En el último reporte del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros se refleja que la canasta alimentaria familiar (CAF) tiene un costo de 471,16 dólares, hasta el mes de marzo (Finanzas Digital, 2022). La variación interanual de la CAF fue de 245,2 %. El salario actual puede comprar menos de 15 productos de la cesta alimentaria más modesta (Fabrizio, 2022).

Aun cuando el salario debería ser, al menos, equivalente a la CAF, para entre 4 y 5 personas, el salario apenas llega a cubrir el 6,37 % de una CAF cuyo precio se sigue elevando día a día. A la sazón, se requieren más de 15 salarios para apenas cubrirla. La no cobertura de la CAF en un hogar, hace que se considere en pobreza crítica/extrema. Si pensamos en la canasta básica familiar que contiene otros bienes esenciales para una familia, además de los alimentos, estaríamos hablando de un importe mensual cercano a los 942 dólares, para que una familia sea considerada como no pobre. Eso sería alrededor de 31 nuevos salarios mínimos actuales.

En marzo de 2022, el salario promedio del sector privado fue de 108,7 dólares, el cual se descompone de la siguiente manera: 234,7 dólares para gerentes, 152,7 dólares para profesionales y técnicos, y 100 dólares para los obreros (OVF, 2022). Ello indica que el salario en el sector privado apenas equivale a un cuarto del importe de la canasta alimentaria, y una novena parte de la canasta básica ampliada. Por ende, la situación de precariedad laboral y salarial está lejos de arreglarse…

A continuación, dejamos una tabla relativa a los salarios mínimos en algunos países. Es llamativo que el salario mínimo en Haití sea el doble que en Venezuela y que el salario mínimo en Cuba sea de casi el triple. Esta situación caótica parece ser "menor" para políticos de ambos polos.

Tabla 1: Venezuela, el salario mínimo más bajo en América Latina y el Caribe

Trabajos citados
Banco Central de Venezuela, s.f. BCV. [En línea]
Available at: http://www.bcv.org.ve/
[Último acceso: 25 Abril 2021].
Fabrizio, S., 2022. El diario. [En línea]
Available at: https://eldiario.com/2022/03/06/alimentos-comprar-aumento-salario-minimo/
Finanzas Digital, 2022. https://finanzasdigital.com/. [En línea]
Available at: https://finanzasdigital.com/2022/04/cendas-fvm-canasta-alimentaria-familiar-en-mar22/
OPEC, 2022. https://www.opec.org/. [En línea]
Available at: https://www.opec.org/opec_web/en/publications/338.htm
OVF, 2022. Observatorio Venezolano de Finanzas. [En línea]
Available at: https://observatoriodefinanzas.com/el-salario-promedio-del-sector-privado-alcanzo-a-us-101-en-el-primer-trimestre-de-2022/
Sutherland, M., 2020. http://www.Provea.org. [En línea]
Available at: https://provea.org/publicaciones/investigaciones/informe-especial-las-sanciones-economicas-contra-venezuela-consecuencias-crisis-humanitaria-alternativas-y-acuerdo-humanitario/
Villareal, K., 2022. El Nacional. [En línea]
Available at: https://www.elnacional.com/venezuela/gaceta-oficial-asi-quedo-el-salario-minimo-y-las-pensiones/



Esta nota ha sido leída aproximadamente 901 veces.



Manuel Sutherland

Marxista. Investigador del Centro de Investigación y Formación Obrera de Venezuela (CIFO) y de la Asociación Latinoamericana de Economía Marxista (ALEM).

 manuel1871@gmail.com      @Marxiando

Visite el perfil de Manuel Sutherland para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Economía