Maduro acabó con las Prestaciones Sociales: Inflación + Bonificación

Hay dos elementos que vienen destruyendo las prestaciones sociales de los trabajadores en los últimos años: la hiperinflación y la bonificación del salario que implementa el gobierno de Nicolás Maduro.

Como se recordará, en 1997 el gobierno de Rafael Caldera implementó una reforma laboral neoliberal al modificar la Ley del Trabajo y eliminar el mecanismo anterior para el cálculo de la prestación de antigüedad, que se hacía en base al último salario, imponiendo un nuevo sistema que terminaba confiscando esas prestaciones a favor de los patronos.

De igual forma, esa política laboral neoliberal de Caldera y su ministro de economía Teodoro Petkoff implementó lo que se denominó la "bonificación del salario", que consistía en pagar a los trabajadores unos bonos para transporte y otros gastos que no eran contabilizados como salario y por tanto no entraban en los cálculos de las prestaciones sociales y pagos de aguinaldos y vacaciones.

Resulta que lo que viene ocurriendo con este gobierno supuestamente "revolucionario y obrerista" de Nicolás Maduro es en la realidad la aplicación de un esquema neoliberal mucho más agudo que el implementado por el socialcristiano Caldera.

En la Venezuela posterior a 1945 la clase obrera fue conquistando una serie de logros significativos como el derecho al pago de la prestación de antigüedad al finalizar la relación laboral. Las famosas "prestaciones sociales" que permitieron a miles y miles de trabajadores mantener a su familia durante el período en que estaban desempleados luego de finalizar una relación laboral, o comprar una vivienda o un vehículo para uso familiar, luego de la jubilación por varias décadas de trabajo en empresas públicas o privadas. Esa fue la historia de los trabajadores en la segunda mitad del siglo XX, gracias a conquistas de las luchas obreras que se iniciaron con la gran huelga petrolera de 1936.

Ese beneficio de las prestaciones sociales duró hasta que Rafael Caldera y Teodoro Petkoff lo confiscaron con la reforma laboral de 1997. Hugo Chávez recuperó el cálculo de prestaciones en base al último salario con la nueva y vigente Ley del Trabajo en 2012 (LOTTT).

Pero en los últimos cinco años la inflación ha destruido el salario real de los trabajadores venezolanos, hundiéndolo al nivel más bajo de todo el continente, situación que se ha profundizado con la política neoliberal de "bonificación del salario" que Maduro comenzó a implementar desde hace ya varios años.

Esta bonificación del salario hecha por Maduro es aún peor que la ejecutada por Caldera. Actualmente el bono de alimentación asciende a 915.000 bolívares, que representa casi el 70 % del ingreso total del trabajador, que es de 1.307.646. Mientras que el salario mínimo es de sólo 392.646 bolívares, monto que es el utilizado para el cálculo de las prestaciones sociales y para el pago de aguinaldos y vacaciones. Sólo el 30 % del ingreso de los trabajadores se utiliza para el cálculo de las prestaciones.

Que sepamos, eso nunca había ocurrido en Venezuela (una bonificación del salario equivalente al 70 % del ingreso total del trabajador), por lo menos desde que las leyes laborales establecieron el pago de la antigüedad al finalizar la relación laboral.

Para colocar un ejemplo personal, y relacionando el valor de la prestación de antigüedad con una moneda de circulación mundial, como es el dólar (se entiende mejor comparando con el dólar que con cualquier otra moneda de uso mundial como el euro, la libra, el yen o el yuan; no es ningún prurito pitiyanqui), en los años 80 los profesores universitarios de más alto escalafón llegaron a tener un ingreso mensual equivalente a 3000 dólares. Hoy en día las prestaciones que tengo acumuladas como profesor titular con 23 años de antigüedad equivalen apenas a 1000 dólares (en el ejemplo de los años 80 la prestación para un profesor titular habrá sido de 70 mil dólares).

Esto se debe a que de esos 3000 dólares que ganaba un profesor en 1983, hoy el máximo salario de un docente titular a dedicación exclusiva apenas supera los 10 dólares.

El resultado es que la hiperinflación y la bonificación salarial han acabado con las prestaciones sociales de todos los trabajadores venezolanos. Se puede concluir que el gobierno "obrerista" de Maduro ha enterrado bien abajo todas las conquistas de la clase obrera a lo largo del siglo XX, e incluso ha barrido con las conquistas que recuperó Chávez cuando aprobó la LOTTT en 2012.

Hoy día, a marzo de 2018, un trabajador en Venezuela que finaliza su relación laboral no recibe prácticamente nada. Peor aún si se retira de la administración pública, pues el Estado venezolano tarda varios años en pagar esas prestaciones, y cuando lo hace, por efecto de la inflación, cuidado si apenas le alcanzará al trabajador para los pasajes ida y vuelta para firmar y retirar el "cheque".

Una pérdida absoluta de derechos salariales que ha sido avalada por una burocracia sindical que nada tiene que envidiarle a la vieja cúpula adeca de la CTV. Lo sorprendente de esto es que Maduro y sus adláteres sigan hablando de "gobierno obrerista". Incluso llegan al absurdo de denominar "cesta tiket socialista" al proceso neoliberal de bonificación del salario.

Creo que toda cabuya que se estira demasiado revienta tarde o temprano. Estos burócratas maduristas del PSUV han jalado la cuerda hasta el extremo con la demagogia "obrerista" presente en un discurso falso y mentiroso que nada tiene que ver con una ejecución laboral completamente neoliberal.

Esperamos por la reacción de los trabajadores venezolanos ante tanto abuso y confiscación de derechos fundamentales por los cuales se luchó desde tiempos de la dictadura de Juan Vicente Gómez.

Maracaibo, Tierra del Sol Amada. 5 de marzo de 2018.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1562 veces.



Roberto López Sánchez

Historiador. Profesor Titular de la Universidad del Zulia (1994-2017). Magister en Historia de Venezuela y Doctor en Ciencias Políticas. Luchador social, activista del movimiento estudiantil y profesoral, vinculado al trabajo obrero, campesino, ambientalista, indígena y cultural desde 1977. Participante de la lucha armada revolucionaria (1977-1988); miembro del Frente Guerrillero Américo Silva. Sometido a persecución política y juicio militar en 1982. Actividad revolucionaria clandestina durante 1982-1988. Fundador de la Unión Nacional de Trabajadores-Zulia y miembro de su comité ejecutivo (2004-2012). Integra el consejo consultivo de la Federación Bolivariana Socialista de Trabajadores del Zulia (organismo que sólo ha sido convocado en una oportunidad en cuatro años). Ha sido director de las Divisiones de Extensión y de Formación General; Secretario Docente de EUS; Coordinador de la Unidad Académica de Antropología y del Diplomado en Consejos Comunales en la Facultad Experimental de Ciencias (FEC). También ha coordinado la Zona Zulia-Falcón del Ministerio del Trabajo (2004). Actualmente dirige el Diplomado en Formación Sindical con cinco cohortes graduadas. Ha publicado: Movimiento estudiantil y proceso político venezolano (2007); El protagonismo popular en la historia de Venezuela (2008); Los Consejos Comunales y el Socialismo del Siglo XXI (2009); y Venezuela ante la globalización, la crisis mundial y los retos de su desarrollo (2012), además de 52 artículos científicos y más de 40 ponencias en eventos nacionales e internacionales. Es miembro del Programa de Estímulo a la Investigación (PEII), nivel C. Egresó en pregrado con 19,41 puntos de promedio (LUZ, 1994). Ha dirigido 10 proyectos de investigación en la FEC-LUZ. Actualmente dicta semestralmente las materias de Historia de Venezuela, Historia de América, Intercambios económicos y simbólicos, y Poder y Movimientos Sociales, en la Licenciatura en Antropología de LUZ. Dicta también los seminarios Lucha de clases en el siglo XXI. Movimientos sociales y formas de participación política; y El análisis marxista y la sociedad global del siglo XXI, en el programa de Doctorado en Ciencias para el Desarrollo Estratégico de la Universidad Bolivariana de Venezuela, en Maracaibo. En la División de Extensión de la FEC desarrolla anualmente seminarios sobre: Marxismo y Antropología; Movimientos Estudiantiles en Venezuela; Movimiento de Trabajadores en la Venezuela Contemporánea; Crisis Económica Mundial y su repercusión en la economía venezolana; Movimientos Sociales y Protagonismo Popular en la Historia de Venezuela (dictado también en el Centro Internacional Miranda -CIM- y en Fundacite-Mérida en 2016). Actualmente dicta el seminario La Lucha Armada en el Oriente de Venezuela: 1965-1990, en el CIM y es coinvestigador en el Proyecto: “Historia de los frentes guerrilleros Antonio José de Sucre y Américo Silva: 1966-1990”, realizado en conjunto con el Centro Nacional de Historia (2016-2017).

 @cruzcarrillo09

Visite el perfil de Roberto López Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto López Sánchez

Roberto López Sánchez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /trabajadores/a260221.htmlCd0NV CAC = Y co = US