El alumno de Robinson

El crimen como política

La Central de Inteligencia Americana (CIA) es, como muchos saben, un ente que viola la ley permanentemente. El ejercicio del espionaje es violatorio de la legislación en todo el mundo. En consecuencia, quienes trabajan para la CIA, quienes se relacionan con la CIA, quienes reciben financiamiento de la CIA, están inmersos en una actividad que se cataloga como crimen organizado.

Según los archivos de la CIA, puestos al descubierto por el Congreso de los EEUU, esta organización ha cometido delitos como el hurto, el robo, los secuestros, las torturas, los asesinatos, Golpes de Estado, las llamadas fake news y otras atrocidades. La derecha unida a la CIA es un peligro criminal. De allí que para Venezuela sean un peligro, entes y personas como Súmate, Leopoldo López, Capriles Radonski, Henry Falcón, María Corina Machado, Julio Borges, Lorenzo Mendoza, Tomás Guanipa, Lilian Tintori, Antonio Ledezma, Henry Ramos Allup, el "viejo nuevo" Frente Amplio Democrático (que nació teniendo 16 años y con un nombre plagiado a unos camaradas del sur de Abya Yala) y tantos otros que se han sumado a la lluvia de dólares que caen desde Washington DC.

Esta semana se formaliza el carácter delictivo del gobierno de Donald Trump, el nombramiento de Mike Pompeo ya cumplió su ciclo y puede asumir como Secretario de Estado y dejar en manos de Gina Haspel el cargo de Directora de la CIA. En español, claro y sencillo: la agenda de los EEUU para el mundo la va a conducir un criminal. Valdría lo mismo que fuera Alphonse Capone, Hannibal Lecter, Lex Luthor, Jack Napier, Sam Giancana, Richard Nixon, Oliver North, Dominic Toretto o en cargo compartido Bonnie & Clyde. Quizá están preparando una candidatura presidencial, ya que un escenario similar se montó con George Bush padre, quien luego de 8 años como Director de la CIA, pasó a la Vicepresidencia y de allí al Ala Oeste de la Casa Blanca.

Los imperios son problemáticos, para quienes viven allí y para quienes son afectados por ellos en el exterior. Dañan cuando surgen, cuando se desarrollan y cuando se vienen abajo. Pero es la caída lo que más evidencia su vocación de ente destructor y ejecutor de crímenes. La incapacidad para competir, de la que tanto hablaba (y escribía) Adam Smith, ese escritor de novela fantástica que obviamente fue más fantasioso que Tolkien y Lewis Carrol, se manifiesta de manera brutal; la inocultable incompetencia; la doble moral de exigir que no se utilicen los aranceles para proteger a la industria en otros países, pero aumentar los aranceles para que no quiebren los productores de naranjas en Florida; tener un sistema financiero manejado por los narcos; el sistema judicial manejado por el sistema financiero; a los policías haciéndose ricos con el pago que reciben por el tráfico de estupefacientes; el negocio que representa la no legalización de la actividad agrícola de los inmigrantes temporarios, para que no se organicen en sindicatos y en consecuencia no poder realizar exigencias laborales; el acoso sexual en las instituciones de educación universitaria; la explotación laboral de la mujer; la compra diaria de diputadxs y senadorxs para hacer las leyes extranjeras a imagen y semejanza de sus necesidades; el incremento de la industria armamentista, para conseguir con portaaviones y misiles su plataforma de negocios. Un desastre descomunal, que viene acompañado por la espada de Damocles que representan los 15 años que les restan como productores de petróleo. Sin petróleo no hay American Way of Life ni American Dream, sin petróleo no habrá industria armamentista sobre dimensionada, sin portaaviones y misiles no hay ventaja "comercial", sin ventaja "comercial" no hay ventas, sin ventas no hay poder económico, sin poder económico serán como Honduras, pero con más de 300 millones de personas. Un peíto más o menos complejo, en especial para quien en vez de pensar y competir optan por robar.

Así que bueno, lo que viene son muertes y delitos. Estamos en la mira y hay dos cosas a las que no vamos a renunciar: Independencia y 300 mil millones de barriles de petróleo.

leonardo.guilarte@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1063 veces.



Leonardo Guilarte Lamuño

Guionista, productor, director cinematográfico. Militante y poeta

 leonardo.guilarte@gmail.com

Visite el perfil de Leonardo Guilarte Lamuño para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Leonardo Guilarte Lamuño

Leonardo Guilarte Lamuño

Más artículos de este autor