La Patria no se degrada

Los países del mundo no requieren gerentes o administradores para que les dirijan. Como lo preconiza el neoliberalismo. Los países, requieren Padres y Madres que les protejan, les cuiden les orienten, les instruyan en lo necesario para emprender la actividad que justifique su existencia en un planeta que es su hábitat y su más seguro y explendido proveedor.

Nunca, un dicho popular ha sido más acertado, que aquel que dice, que "el venezolano nace con la arepa bajo el brazo."Pero verdaderamente, todos los pueblos del planeta, están enfrascados, por inducción e interés de los hegemónicos, en un accionar, que definitivamente y a todas luces los muestra y los convierte en una cosa.

Está comprobado, que el planeta está diseñado para propiciar la existencia de manera eficiente de todas las especies y entidades que en él viven. De ello se infiere, que la inequidad con la cual se distribuyen los haberes que nos ofrece la Pachamama, y la competencia estresante a la cual se somete al pueblo es innecesaria.

Aún cuando los hegemónicos se empeñan en justificar esa competencia, con argumentos ridículos para motivar una supuesta superación personal.

Es definitivamente humillante el aprovechamiento de la pobreza de otros, para lucir y exaltar la bondad de grupos privilegiados, que se exhiben cómo dueños del poder y las bendiciones divinas, cuando "generosamente" le dan empleo, o realizan jornadas humanitarias para hacer caridad a los pobres. Actos que necesitan, para acopiar a su cuenta de "buenas acciones", para seguir mostrando ante la providencia, que se justifica haberles privilegiado con tantas bendiciones. Dicho con más claridad: Todo rico necesita su legion de pobres, para asegurar su entrada al cielo.

Pero cuando en el oscuro ambiente de oprobio, aparece la luz de la revolución y las clases desposeídas comienzan a disfrutar de sus haberes otrora confiscados. El secular depredador arremete contra el pueblo, para hacerle entender que es la revolución quien le escamotea la mayor suma de felicidad, gran deseo para su pueblo del Padre Libertador. Desgraciadamente ésta matriz de opinión, ha permeado la mente de muchos ciudadanos, quienes, víctima de una gran confusión, culpan al Gobierno revolucionario de los daños ocasionados por la agresión contra el pueblo.

Pero ¿Por qué culpar solo al Gobierno revolucionario? El pueblo debe hacerse respetar. ¿Hasta cuándo seguir cualquier matriz de opinión contraria a la verdad de nuestra patria, nuestra historia, nuestro gentilicio, nuestra posición preponderante en el planeta? Hechos bien comprobados así lo demuestran. Precisamente la revolución bolivariana es un ejemplo civilista a nivel mundial.

En nuestra patria se llevó a cabo recientemente un evento político internacional, con la asistencia de 200 delegados de los 5 Continentes.

Para dar apoyo a Venezuela ante la agresión de la derecha fascista internacional, y condenar las sanciones decretadas contra nuestra patria por el Gobierno imperial de Donald Trump, todas estas sanciones dirigidas a bloquearnos comercial y financieramente. Además de agregar la amenaza de una invasion militar contra nuestra patria. Esa intensión de matarnos de hambre, tiene como fin apoderarse de nuestra gran reserva petrolera y las importantes reservas de minerales estratégicos como el oro, el coltan, el torio etc.

Mientras,x los comentarios de algunos ciudadanos, sólo se refieren a la mala imagen que la oposición y lacayos del imperio quieren dar de nuestra patria y nuestro pueblo, ante unos países que en el pasado siempre han recibido respeto, solidaridad y ayuda generosa del Estado y el pueblo venezolano. Pero que hoy, a causa de la mala imagen que exhiben migrantes venezolanos quienes se han dado a la tarea de denigrar de nuestro gentilicio en esos países, ahora somos vistos como seres indeseables, cuando ciertamente, somos un ejemplo de libertad, democracia y justicia social en todo el planeta.

Ya basta de doblar las rodillas ante enemigos que solo son motivados por infames intensiones de un imperio, que solo quiere destruir la revolución bolivariana, el más importante bastión de defensa de la Patria de Bolívar.

Tengamos más decoro y respeto por nosotros mismos.

La Patria se defiende, no se degrada. Vamos a darle un "parao" a esa actitud sumisa auto destructiva que exhiben algunos insensatos.

¡Independencia y Patria socialista y soberana!

¡Chávez vive!

¡La Patria sigue!

¡Viviremos y venceremos!

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 276 veces.



William Castillo Pérez


Visite el perfil de William Castillo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



William Castillo Pérez

William Castillo Pérez

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /tiburon/a253334.htmlCd0NV CAC = Y co = US