En el Día del Trabajador: Boicot a los productos gringos



El 1° de Mayo instituido como Día del Trabajador (París, 1890), en honor a los mártires de Chicago (1886), heridos, muertos, perseguidos y ejecutados, por su participación en las luchas por la jornada laboral de ocho horas de trabajo que pusiera fin a la inhumana práctica de explotación capitalista de una jornada de trabajo sin límites, adquiere hoy una connotación especial por el nivel y las características de la lucha que sostienen los trabajadores en estos momentos, y las amenazas que reciben los gobiernos progresistas que tratan de implementar medidas económicas que favorezcan a los trabajadores, como es el caso del Gobierno Bolivariano de Venezuela.

La protesta de los inmigrantes en los Estados Unidos

Esta fecha encuentra nuevamente en los Estados Unidos a un nutrido sector luchando por sus derechos: los inmigrantes, quienes han convocado a una huelga y marcha en las principales ciudades para este día 1° de mayo, día laborable en ese país y a un boicot como consumidores a los productos de las compañías transnacionales como la Coca Cola, Pepsi Cola, Marlboro, Mc Donald's, Burger King, CNN, Heinz, Colgate, Microsoft, entre otros. Esta jornada tiene como objetivo protestar en contra del proyecto de ley que penaliza a los inmigrantes ilegales, calificándolos en la práctica como delincuentes y que va aún más allá al penalizar también a los patronos que los empleen. Los inmigrantes, en su mayoría son trabajadores que realizan labores manuales, buscan con esta protesta mostrar la incidencia que tiene su trabajo y el consumo que hacen día a día en el desarrollo de la vida cotidiana de los lugares donde habitan y desempeñan sus actividades laborales.

Trabajo y desempleo

El Día del Trabajador, por su importancia es ocasión propicia para revisar las condiciones laborales con las que cuentan los trabajadores en el mundo. El panorama es desolador. La crisis del modelo implementado en la mayoría de los países, el capitalista, por la avaricia del patrono por lograr mayores ganancias, es decir, acrecentar su capital a expensas de la compra de la fuerza laboral del trabajador, manual o intelectual, y la tecnificación de las labores, hace que cada día se reduzcan más las oportunidades de empleo.

La satisfacción de las necesidades a través de un trabajo remunerado, por el aumento del desempleo hace que esta posibilidad sea cada vez más cuesta arriba. De estas condiciones se aprovechan los empresarios para imponer fórmulas en los actuales convenios laborales que desmejoran sustancialmente el trabajo remunerado. Las reivindicaciones logradas por los trabajadores en el siglo XX, después de los trágicos acontecimientos de Chicago de hace 120 años sufren un retroceso con la denominada flexibilización laboral.

El boicot a los productos de las grandes transnacionales

La elevación de la conciencia acerca de la importancia que tiene el trabajador en el movimiento del aparato productivo y de la unidad y colaboración entre pares que padecen las mismas necesidades y los mismos atropellos, son las armas con que cuentan los trabajadores en el mundo para obligar a las grandes compañías a proporcionarles un trato más justo.

Así lo han comprendido los trabajadores del continente quienes hacen un llamado a sus afiliados a sumarse a las acciones de protestas de sus hermanos que trabajan en Estados Unidos.
1º de Mayo: Boicot Mundial
En solidaridad con los trabajadores latinoamericanos y caribeños dentro de los Estados Unidos los trabajadores del mundo se suman al boicot a los productos yanquis.
El 1º de Mayo: con los trabajadores y los pueblos del mundo
¡NO comprar ninguna mercadería de origen estadounidense!

Este llamado a boicot de los productos de origen estadounidense debiera prolongarse por mayor tiempo y en todas partes del mundo. Los productos manufacturados o de servicios, como la comida de los Mc Donald's o los Burger King, pueden ser reemplazados por ventas de comida nacional. De ese modo las divisas de las ganancias por la venta de las franquicias que se llevan esas transnacionales quedarían en nuestros países. Los trabajadores son mayoría y su consumo aporta a las ganancias de esas transnacionales, de allí la importancia del éxito del boicot. El único lenguaje que entienden las grandes compañías es el de la ganancia, por lo tanto es ahí donde se les debe golpear.

El castigo a los gobiernos que favorecen a los trabajadores

En Venezuela el nuevo texto constitucional, aprobado en referendo en diciembre de 1999, establece en su Artículo 3 los fines esenciales del Estado estipulando que: "La educación y el trabajo son los procesos fundamentales para alcanzar dichos fines." y en el artículo 87 señala: "Toda persona tiene derecho al trabajo y el deber de trabajar. El Estado garantizará la adopción de las medidas necesarias a los fines de que toda persona puede obtener ocupación productiva, que le proporcione una existencia digna y decorosa y le garantice el pleno ejercicio de este derecho. Es fin del Estado fomentar el empleo. La ley adoptará medidas tendentes a garantizar el ejercicio de los derechos laborales de los trabajadores y trabajadoras no dependientes. La libertad de trabajo no será sometida a otras restricciones que las que la ley establezca.
Todo patrono o patrona garantizará a sus trabajadores y trabajadoras condiciones de seguridad, higiene y ambiente de trabajo adecuados. El Estado adoptará medidas y creará instituciones que permitan el control y la promoción de estas condiciones."

Justamente a mejorar las condiciones laborales de los trabajadores se dirige la reforma del Reglamento de la Ley Orgánica del Trabajo, aprobada por el Ejecutivo Nacional y anunciada por el presidente Hugo Chávez, hoy 28 de abril, en el Acto de Condecoraciones a los Trabajadores. Esta reforma, entre otras medidas, contempla la eliminación de las empresas de trabajo temporal para transformarlas en empresas intermediarias, prolongación del reposo por maternidad, pago de salario mínimo a los aprendices y se pagará el bono vacacional en función del salario actual, entre otras medidas. Otros anuncios hechos por el Jefe del Estado en ese Acto fueron la exigencia de la Solvencia Laboral de las Empresas, a partir de este 1° de mayo, y el aumento del salario básico a 512 mil bolívares desde el 1° de septiembre de este año.

Estas medidas a favor de los trabajadores hacen que las empresas transnacionales representadas por la administración de George Bush, consideren que el Gobierno Bolivariano encabezado por el Presidente Hugo Chávez debe ser castigado.

La solidaridad de los trabajadores de Venezuela hacia los trabajadores del mundo es un deber así como la defensa del Gobierno Bolivariano lo es por parte de los trabajadores de todas las latitudes.
* * * * * * * *

Este y otros temas pueden ser consultados en la sección Análisis de http://www.gobiernoenlinea.ve

Agradecemos el apoyo en la difusión de este Análisis, cuyo contenido puede usarse libremente por cualquier medio, citando la fuente. Si desea formular alguna observación o manifestar su voluntad de no seguir recibiendo este Boletín, por favor escríbanos a:

Centro Nacional de Tecnologías de Información (CNTI) Prensa Electrónica

gprensa@gobierno.ve


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5596 veces.



gobiernoenlinea.ve


Visite el perfil de Gobierno en línea para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a21503.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO