17 no es más 18

Nuevamente toma fuerza la conspiración internacional contra la patria de Bolívar y de Chávez, primero nos decretaron como amenaza a la seguridad del país más sangriento del mundo por asumir el derecho de ser libres, luchar por la autodeterminación de los pueblos y hacer con nuestro petróleo lo que se nos venga en gana, luego la operación tenaza iniciando con el intento de provocación del Presidente de Guyana y el Imperialismo Norteamericano a través de su empresa Exxon Mobil invadiendo las aguas del esequibo, en aras de que La República Bolivariana de Venezuela en fiel cumplimiento de su soberanía neutralice algún activo del invasor, justificando al imperio apelar al Corolario Roosevelt el cual expresa “si un país americano amenaza o pone en peligro los derechos o propiedades de ciudadanos o empresas estadounidenses, el gobierno estadounidense está obligado a intervenir en los asuntos de ese país para "reordenarlo", restableciendo los derechos y el patrimonio de su ciudadanía y sus empresas” con el fin de instaurar una intervención contra Venezuela no precisamente por el petróleo que se encuentra en aguas territoriales de la Guayana Esequiba sino por el resto del petróleo del país con la mayor reserva de crudo en el mundo (Venezuela), sin embargo el subestimado Obrero y Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela les salió más vivo de lo que la oligarquía imperial pensó, ya que en todo momento acento “que nuestra mejor arma será la paz”, dejando no solo al imperio con los crespos hechos, sino manteniendo la unión de esta patria grande que junta es invencible ante la avaricia de cualquier potencia.

Sin embargo el conflicto con el interés rastrero del Presidente de Guyana era solo un lateral de esta operación, faltaba el pronunciamiento ante los ataques del otro costado que durante años sistemáticamente viene realizando operaciones de guerra no convencional sobre la República Bolivariana de Venezuela, primero con la ubicación de 7 bases militares norteamericanas, las cuales sirven como centro de entrenamiento a paramilitares para el ejercicio no solo de ataque armado sobre nuestro país, sino de inteligencia y contrainteligencia para la aplicación de un golpe suave contra la Revolución Bolivariana, reflejándose en el contrabando de extracción, el acaparamiento, la desestabilización económica por medio de redes sociales como Dólar Today, La Patilla, el Bachaqueo, el asesinato selectivo de personalidades de la revolución, el incremento de los índices de violencia, las acciones terroristas de la oposición con la quema de Universidades, Transporte Público, el secuestro de Venezolanos con barricadas, el ataque criminal a integrantes de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana, ingredientes que obligaron a tomar soberanamente la decisión de cerrar la frontera con Colombia.

No hay que ser un letrado en política para a saber que esto generaría una respuesta por parte del gobierno de Colombia, si hacemos memoria podemos recordar no solo la vinculación de Álvaro Uribe con el narcotráfico y el paramilitarismo, sino que su ministro de defensa el cual no es olvidado su antagonismo con los derechos humanos con su participación directa en los falsos positivos de Uribe, el Bombardeo a la FARC-EP en territorio Ecuatoriano, es hoy el Presidente de Colombia, lo cual al hacer una pequeña regla de tres podemos deducir que si en gran parte del negocio del contrabando de gasolina y alimentos a Cúcuta tienen metidas las manos los narcotraficantes y el paramilitarismo, sumándole los antecedentes de Álvaro Uribe Ex presidente de Colombia, mas las acciones diplomáticas fuera de orden del gobierno Colombiano, da como resultado que estamos en presencia de un Narcogobierno en el país vecino.

Ahora bien en cuanto al intervencionismo fallido del Gobierno de Colombia en la OEA, aunque las noticias reflejan que ese país recibió el apoyo de 17 de los 18 embajadores necesarios para convocar una reunión de cancilleres con la finalidad de discutir el tema de nuestra soberanía y la autodeterminación de los venezolanos en defender la patria, es importante dejar claro que NO es NO y que nuestra doctrina Bolivariana nos obliga a ser libres así tengamos que quedarnos solos, sin embargo es importante llamar la atención la decepcionante contradicción ideológica del gobierno de Uruguay (Frente Amplio) y El Salvador (Frente Farabundo Martí) de ponerse del lado de los asesinos de campesinos y guerrilleros representado por Juan Manuel Santos, lo que sin duda muestra que el narcotráfico y las grandes mafias pudieran tener tentáculos en parte de las estructuras muchos gobiernos de la región mal llamados de izquierda, ya que se vota para intervenir en los asuntos de Venezuela pero se calla ante el racismo de los Estados Unidos y Europa en materia migratoria contra latinoamericanos..



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2376 veces.



Marcel Doubront

Profesor UNESR Bolívar

 marceldoubront@gmail.com

Visite el perfil de Marcel Doubront para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: