La Cumbre de las Américas en Panamá sin compromisos

La 7ª Cumbre de las Américas se llevó a cabo en la Ciudad de Panamá el pasado 10-11 del corriente. El presidente Barack Obama estrechó las manos y conversó con el presidente cubano Raúl Castro. El apretón de manos que simboliza la normalización de las relaciones entre los dos países fue el principal evento en la reunión de alto nivel de las Américas. No es fácil decir por cuanto tiempo se prolongará el proceso. Existe una larga historia de hostilidad y desconfianza, muchos cubanos han sufrido a consecuencia del bloqueo impuesto por Estados Unidos a la isla – todo esto no puede ser olvidado de manera instantánea. El Congreso norteamericano no ha sacado a Cuba de la lista de países que fomentan el terrorismo. Si esto llega a ocurrir, entonces Washington y La Habana intercambiarán embajadores.

La mayor parte del discurso de Raúl Castro fue dedicada no a las relaciones con Estados Unidos sino más bien a las tareas estratégicas relacionadas con la integración de América Latina y los estados del Caribe. Castro señaló que la segunda cumbre de la Comunidad de los Estados de América Latina y del Caribe, CELAC que se llevó a cabo en La Habana el 2014 declaró a América Latina y el Caribe como una zona de paz. Según él, se trató de un paso importante en la vía para alcanzar la estabilidad en el continente. Muchas otras organizaciones, aparte de la CELAC persiguen la meta de la integración, por ejemplo, la Unión de Naciones de América del Sur, UNASUR; la Comunidad del Caribe, CARICOM; el Mercado Común del Sur, MERCOSUR; la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América, ALBA y algunas otras.

El presidente cubano Raúl Castro señaló en la Cumbre de las Américas el 11 del corriente que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien estaba presente, “era un hombre honrado” en cuanto a líderes que buscan restablecer vínculos diplomáticos. “Barack Obama no tuvo ninguna responsabilidad en esos (se refiere al bloqueo de Cuba)” dijo Castro. “Yo una vez más le aseguro al Presidente Obama que nosotros estamos preparados para participar en el diálogo y trabajar por las relaciones bilaterales como lo exige el mundo civilizado,” agregó el líder cubano. “Las palabras del Presidente de Estados Unidos en el sentido que Cuba deber ser retirada de la lista de estados que patrocinan el terrorismo constituyen un paso adelante positivo. En todo caso, nuestro país no debió haber estado nunca en semejante lista.” Al mismo tiempo, Castro señaló que “La Habana protegerá las ideas que han adquirido los cubanos a través del sufrimiento y los peligros.” “Continuaremos con la modernización de la economía de Cuba de tal modo de promover el socialismo y nos esmeraremos por alcanzar la justicia para los cubanos,” indicó el presidente.

El conflicto entre Estados Unidos y Venezuela si que se hizo presente. El deterioro de las relaciones se profundizó por el hecho que el día 9 de marzo pasado, el presidente Barack Obama firmó un decreto que declara a Venezuela una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos. Esto se percibió como una manifestación de acciones hostiles hacia el régimen bolivariano de Venezuela y de otros países latinoamericanos.

Millones de firmas se han recolectado para protestar contra el decreto. El Presidente Maduro advirtió que su país está dispuesto a oponerse contra el imperialismo norteamericano.

Se hizo evidente que Estados Unidos deseaba evitar la confrontación. El consejero principal del Departamento de Estado, Thomas Shannon, viajó a Caracas para reunirse con el Presidente Maduro. La reunión se prolongó por casi tres horas…..

A su llegada a la Ciudad de Panamá, el Presidente Maduro se dirigió al Vecindario de El Chorrillo con el objeto honrar al monumento a los caídos, víctimas de la invasión norteamericana a Panamá el año 1989. El salvaje ataque contra el cuartel central de las fuerzas de la defensa panameña –La Comandancia—desató numerosos incendios, uno de los cuales destruyó la mayor parte del densamente poblado Vecindario de El Chorrillo en el centro de la Ciudad de Panamá. Se intentó justificar la intervención por la necesidad de derrocar al presidente Manuel Noriega, quien había servido fielmente a Washington durante mucho tiempo para finalmente ser declarado dictador y narcotraficante. Miles de panameños resultaron muertos y heridos. Sus familias siguen esperando que Estado Unidos pague las reparaciones. Maduro depositó una corona de flores en el monumento, luego se reunió con familiares de las víctimas y se comprometió a transmitir sus mensajes a Obama.

El presidente Obama no escuchó la intervención de Maduro en la cumbre. Maduro declaró que él respetaba a Obama a pesar que Obama cometió un acto de agresión contra Venezuela. Instó al líder norteamericano a derogar el decreto y dijo que él estaba listo para estrechar manos con su contraparte. El apretón de manos no se llevó a efecto y la conversación duró solo unos pocos minutos.

Obama aseguró a Maduro que Estado Unidos no estaba tratando de intimidar a Caracas. Según Obama, Washington apoya la democracia, la estabilidad y la prosperidad en toda la región.

Obama trató de insertar algunos cambios en la política tradicional de Estados Unidos hacia América Latina. Obama prometió no interferir en los asuntos internos de otros países. “Nosotros somos respetuosos de las diferencias entre nuestros países.” Dijo el Sr. Obama durante la Cumbre de las Américas. “Los días en que nuestra agenda en este hemisferio tan a menudo presumió que Estados Unidos podía entrometerse con impunidad, aquellos días han quedado en el pasado,” dijo el Sr. Obama. “Tenemos que luchar con el desafío de nuestros propios problemas que van desde el racismo hasta la policía y la desigualdad. Nosotros abrazamos nuestra capacidad para ser mejores a través de nuestra democracia.”

Rafael Correa, Presidente de Ecuador, de inmediato explicó la razón de la flexibilidad de Obama. Nosotros ya no toleraremos más las interferencias, las intervenciones o el unilateralismo, ni jamás seremos el patio trasero de nadie, especificó el jefe de estado ecuatoriano durante la ceremonia de cierre de la Cumbre de los Pueblos que se realizó en Panamá de manera paralela a la Cumbre de las Américas. “Hablamos más de lo presente, el ridículo decreto de Estados Unidos para declarar a Venezuela una amenaza a su seguridad nacional en el siglo XXI aseveró el Presidente Correa. Agregó que el decreto anti-venezolano constituía una grosera violación del derecho internacional y de la Carta de la Organización de Estados Americanos. Todo lo que tiene que ver con las normas más elementales de la coexistencia, de respetar la propia Carta de la OEA que prohíbe la interferencia de un estado sobre otro, el unilateralismo, el principio de respeto al derecho internacional y la coexistencia entre las naciones.”

Correa propuso resolver los problemas regionales a través de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe, CELAC y dejar la OEA como un foro para ventilar conflictos con Norte América.

El Presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo que Estados Unidos debería dejar de actuar como un imperio. El líder boliviano instó a Obama a dejar atrás los patrones dobles y dejar de lanzar ultimátums y de recurrir a políticas terroristas.

Morales puso énfasis en que las naciones están cambiando. América Latina y el Caribe ya no son lo que fueron, ya no es posible imponer sobre ellas dictaduras militares. La región ha dejado de ser servil y sumisa. Es un vibrante continente que lucha por su auto determinación. “Ya no somos obedientes. Ya no nos pueden imponer golpes de estado en nuestros países, porque nosotros somos una región que busca determinar su propio futuro, ya no somos la sombra del imperialismo norteamericano puesto que declaramos lo que pensamos y hacemos lo que decimos que vamos a hacer. Pedimos que Uds. respeten nuestra democracia y nuestra soberanía,” dijo Morales. El Presidente de Bolivia pidió que Estados Unidos deje de convertir al mundo en un campo de batalla. Los únicos que ganan con las guerras son los que componen la tiranía financiera. Fustigó a Estados Unidos por predicar democracia en momentos en que al mismo tiempo viola los derechos humanos de millones de personas en el planeta. Según el Presidente Morales, Estados Unidos es el país “que recurre a la tortura más que ningún otro en el mundo”, indicó al cuestionar el discurso de derechos humanos de Washington al tiempo que justifica las políticas intervencionistas contra otras naciones.

Representantes de oposición de muchos otros estados del continente se reunieron en Panamá con la ayuda del Departamento de Estado y de la Agencia Central de Inteligencia, CIA. Entre bastidores, Obama se reunió con disidentes cubanos y representantes de organizaciones no gubernamentales de otros países a los cuales prometió apoyo incondicional. El cacerolazo llenó el aire de Ciudad de Panamá durante la cumbre. Normalmente la oposición venezolana emplea esta forma de protesta contra la política del gobierno. Nadie se muere de hambre en Venezuela pero la oposición tiene que ganarse el día. Probablemente utilizaron retransmisores para aumentar el ruido de los manifestantes.

En realidad la flexibilidad de Obama no significó gran cosa. La Subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, dijo que el decreto anti-venezolano no sería derogado. Ella estuvo entre los primeros que informaron que no habría una declaración final de la cumbre porque sería muy difícil redactar un documento con el cual todos los participantes estuviesen de acuerdo. En realidad, no se dio un compromiso sobre la declaración final.

La Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, quería una condena contra las sanciones impuestas a su país de parte de Estados Unidos como parte de la introducción del documento. El Presidente Maduro señaló que ningún país de la región avalaría las injustificadas sanciones aplicadas por Washington.

Finalmente, Estados Unidos y Canadá bloquearon la declaración. No es la primera vez que un documento es bloqueado. El año 2005 la cumbre se caracterizó por una oposición regional contra el ALCA –Área de Libre Comercio de las Américas—patrocinada por Bush Jr. Desde entonces, la cumbre nunca ha llegado a un acuerdo unánime. La próxima Cumbre de las Américas está pautada para el año 2018 y se llevará a cabo en Perú.

 

*Traducción desde el inglés por

Sergio R. Anacona



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1568 veces.



Nil Nikandrov

Periodista y analista político escribiendo frecuentemente en la revista rusa internet Strategic Culture Foundation.

 editorial@strategic-culture.org

Visite el perfil de Nil Nikandrov para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: