El imperialismo, las bravuconadas militaristas bolivariana y la lucha de resistencia del pueblo

Si bien es cierto, las intervenciones del imperialismo en todos sus colores e idiomas es una verdad irrefutable, seriamos ingenuos al negar su naturaleza. Solo con ver la cantidad de bases militares gringas en NuestrAmerica, veremos su saña militarista y el afán de las multinacionales de adueñarse de nuestras riquezas, sean esta minerales, energéticas o acuíferas, pero también en estas tierras hay presencia militar inglesa, francesa y no hace mucho holandesa.

La América era el gran mercado gringo, nada se movía en el mercado de la mercancía que no estuviera bajo su control, nada se producía sin su consentimiento, América Latina, era más que su patio trasero, era en fin de cuenta su gran mercado de compra y venta, con grandes ventajas para las multinacionales ya que contaban con producción subvencionada por el estado ( aprendidas del capitalismo de estado soviético), con tratados de igualdad aduanera, dejando de pagar millones de dólares en impuesto, así y mucho mas era y es el gran mercado de la Nuestra América para los gringos y sus multinacionales, que es lo que define al imperialismo, gobiernos dominados por las multinacionales para su beneficio.

Con las victorias electorales de gobiernos progresistas en Nuestramérica, el sur se recompone a favor de las transnacionales brasileñas, un nuevo imperialismo que busca por todos los medios mantener el control del mercado del sur, dando ventajas comparativas, permitiendo que el flujo de mercancía sea más accesible y con menos trabas aduanera, Brasil comienza a hacer alianza con viejas y nuevas potencias imperiales, Rusia, China, India, entre otras. Es China con su inmensa reserva de materia prima, mano de obra muy pero muy barata, que logra imponerse poco a poco en este y otros mercados llamados emergentes, contado con una fuerza militar y una capacidad financiera que ningún país en este momento tiene, convirtiéndose en una gran amenaza, no por tener como nombre "república popular", ya que esto es lo que le quedo del pasado glorioso, sino por la capacidad de hegemonizar territorio sobre territorio.

El proceso venezolano se convierte en una gran amenaza para el imperialismo occidental, fundamentalmente el gringo, este proceso que tiene una raíz anti neoliberal con la rebelión de los pobres del 89, se materializa en una subjetividad popular y en un imaginario revolucionario en la madrugada del 4 de febrero, que se ha convertido en la pesadilla más grande contra el imperialismo. Ese "por ahora", de un joven militar que en su rostro expresaba la seriedad de una rebelión y la alegría de un pueblo, ese "por ahora" sigue siendo la gran pesadilla, la gran amenaza, es la esperanza de los descalzos, es el sueño de millones de ser libres.

El febrero del 89, el febrero del 4, sumado a la rebelión zapatista abre sin duda alguna la esperanza del socialismo, en momentos de la derrota del socialismo real, en momentos donde las políticas neoliberales que han llevado a la claudicación a sectores de izquierda en el mundo. El febrero rebelde y Chiapa encapuchada hace renacer la posibilidad de mirar la nueva rebelión contra el capital, la nueva sociedad por construir y en ella aparece ese flaco militar con una sonrisa de pueblo, que como un fantasma recorre el mundo, eso no se puede perdonar.

En los 14 años de proceso el imperialismo, nunca ha dejado de actuar, sabotaje, financiamiento a atentados terroristas, guerra económica, guerra mediática, golpe de estado, amenaza de intervención, con una intensidad a la que ningún gobierno podría sobrevivir, de todo esto podemos concluir quei hay una vaina que hemos aprendido, es que la derecha y los gringo no descansan, pero su estupidez nos lleva al rearme político.

Hoy la tendencia que hegemoniza el mundo del capital es el financiero, con una tendencia guerrerista de corte fascista, en él se unen corrientes bien conservadoras desde la ortodoxia cristiana del opus dei hasta corrientes musulmanas fascistas, pasando por sus socios sionistas, en ese mundo del capital hoy en día no hay elementos morales ni éticos, de allí vemos que en nuestro continente vienen alimentando a gobiernos narco, legitimando estados forajidos, alimentándose en su crisis económicas con capitales del narcotráfico, esa gran experiencia colombiana, con grandes o mejor dicho inmensas remesas de millones de dólares, capaces de corromper burócratas, banqueros, burgueses, iglesia, en fin, son momentos de modernidad, donde los bandidos de ayer son los gobernantes de hoy, los viejos comunistas soviéticos y chinos, los nuevos burgueses emergentes.

En nuestras tierras el narco dejo de ser una simple forma de enriquecerse convirtiéndose en poder real, teniendo narco gobiernos como Colombia, Méjico, Honduras, Guatemala, Panamá, Paraguay, con capitales e inversiones en casi toda la economía americana, con el silencio y complicidad de los gobiernos, y que cuenta con un poder bélico de gran magnitud, fuerzas paramilitares capaces de barrer pueblos enteros, de masacrar y desaparecer con la más grande impunidad.

Ante este monstruo de mil cabezas, los pueblos de Nuestramérica y del mundo se confrontan, por lo tanto esa bravuconada de algunos militares que agitan diciendo que estamos en capacidad de confrontar la maquinaria de guerra más grande del mundo, como es el imperialismo norteamericano y su ejército oficial y privado, de tú a tú, con guerra de posiciones, son sin duda los primeros que abandonaran el barco, de eso estoy seguro, esa guerra contra la más alta tecnología, con los capitales de la multinacionales a su disposición y los ejércitos de mercenarios, solo se puede confrontar y salir victorioso con la guerra de todo el pueblo, guerra de carácter prolongado.

Por lo tanto, nuestra preparación debe ir hacia la organización de la resistencia popular, construyendo nuevas relaciones sociales, con auto gobiernos populares, de esto estaba convencido Chávez, nuestra resistencia, nuestra guerra es irregular, es asimétrica, por lo tanto la construcción de comunas reales, con tejidos productivos endógenos y sustentables, con nueva praxis política es lo que podrá darle capacidad de resistencia al pueblo, es la batalla por el control del territorio, de la desmoralización y debilitamiento del enemigo, por eso debemos aprender de la resistencia, afgana, iraquí, de las victorias del pueblo Kurdo, esta nueva forma de comprender la guerra, la cual no es un problema militar, sino más bien de organización y lucha de un pueblo.

El imperialismo en este terreno es completamente derrotable, es en la guerra de callejones, de calle, donde se le puede infligir la mayor cantidad de bajas, creando una desmoralización masiva-

Para ello debemos entonces cumplir con varias tarea fundamentales:

· La organización elemento clave para la victoria, ya que la guerra que debemos librar es de resistencia, de movimiento, la expresión política económica va a jugar un peso determinante, ya que va a permitir que independientemente o no estén los sectores de vanguardia, allí debe estar una nueva praxis política democrática, como expresión de la nueva sociedad por construir.

· El conocimiento del territorio, este es parte del manejo en la guerra de resistencia, somos nosotros quienes conocemos nuestros barrios, su gente, de allí la necesidad de mapear, desde los pranes y sus bandas, que podrían con mucha seguridad combatir a favor de la derecha como ejercito de mercenarios, hasta los sectores oponentes en lo político, ver con que fuerza contamos, su capacidad de fuego, de movimiento, ver la disposición de hospitales, módulos, enfermeras, médicos, bomberos, maestros, recreadores y cultores populares, ya que esta guerra debe servir también para que nuestros niños y niñas sufran lo menos posible, eso es también un reto y una de nuestras victorias, de hacer esa guerra cruenta del enemigo, en la capacidad de resistencia cultural y alegría de los pueblos, ejemplo inmenso tenemos del pueblo palestino.

· La preparación militar, cada hombre, cada mujer patriota es un combatiente, que debe conocer desde la elaboración de explosivos, hasta la utilización de armas modernas, debemos hacer trincheras movibles, construir corredores, tener zonas de resguardo y aliviadero, utilizar tecnología artesanal, desde la comunicación, hasta la forma orgánica de lucha.

· Declarar como objetivo militar toda empresa extrajera de capital que apoye la intervención, embajadas, negocios, ciudadanos extranjeros que apoyen la política contra el proceso, la burguesía venezolana no puede pasar por debajo de la mesa, ella como perro fiel al amo de norte, se convierte en objetivos militar, la burguesía es nuestra enemiga histórica como clase y sociedad, ubicar sus negocios, sus movimientos.

La confrontación con el enemigo se debe dar más para crearles bajas que inmovilicen su movimiento, desmoralizar sus tropas, crear divisiones políticas, si logramos estos objetivos, estaremos ganado la guerra.

Esta es la batalla que libraremos en caso de una intervención, pero hoy debemos librar otras batalla que permita profundizar en estos momento, una lucha contra el burocratismo, la corrupción, la falta de respuesta a la guerra económica, contra la impunidad, en fin se deben profundizar las 3R, la mejor defensa de una revolución es profundizando la lucha de clase, construyendo nuevas relaciones sociales, por lo tanto la guerra contra el imperialismo es la misma guerra contra la burguesía y los sectores de la derecha.

Hasta la victoria siempre

No hay pueblo vencido



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1485 veces.



Osvaldo León


Visite el perfil de Osvaldo León para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a205761.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO