Candidata presidencial brasileña se postula apoyada por la CIA

Marina Silva es una candidata presidencial brasileña que se postula en la boleta del Partido Socialista. Su personalidad llamó la atención de la CIA a mediados de la década de los años 80 cuando ella estudiaba en la Universidad Federal de Acre. En ese entonces, ella demostraba gran interés en las teorías del marxismo e ingresó al Partido Comunista Revolucionario Clandestino. Pronto su amorío con las opiniones de izquierda llegó a su fin al tiempo que se mudó para luchar a favor de la protección ambiental en la región amazónica. Los servicios especiales norteamericanos siempre se han interesado en esa parte del continente con la esperanza de controlarlo en caso de emergencia geopolítica.

De este modo, la CIA reparó en la activista ambientalista brasileña y algunos tipos simpáticos hicieron contacto con ella. No es por casualidad que ella en el año 1985 ingresara en el Partido de los Trabajadores, PT cosa que abrió nuevas perspectivas para su carrera política. En el año 1994 recibió el Premio Ambientalista Goldman. Silva también ha recibido otras prestigiosas condecoraciones en relación con la protección ambiental. Sus curadores de la CIA hicieron lo mejor que pudieron para elevar su nivel de aceptación. Durante cinco años sirvió como miembro de gabinete bajo la presidencia de Luiz Inácio Lula da Silva, para luego mudarse de partido. En el año 2009 Marina Silva anunció su cambio desde el Partido de los Trabajadores hacia el Partido Verde, principalmente en protesta contra la política ambientalista apoyada por al PT. En realidad la señorita Silva estremeció la política brasileña al anunciar sus intenciones luego de tres décadas de militancia. Llegó a contar con casi 20 millones de votos en la elección del año 2010 como candidata del Partido Verde y aceptó postular a la vice presidencia en la lista de Eduardo Campos cuando fracasaron sus esfuerzos para fundar su propio partido, Red para la Sustentabilidad. La candidata Dilma Rousseff del PT quiso continuar con la política independiente puesta en práctica por su antecesor, Lula da Silva, cosa que no gustó a Washington.

Las relaciones de Brasil con Estados Unidos han recientemente empeorado a consecuencia del escándalo de espionaje. La Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de Estados Unidos espiaba a Dilma Rousseff y a los miembros de su gabinete. La presidenta brasileña incluso canceló su visita oficial a Estados Unidos en señal de protesta. Rousseff nunca recibió disculpas o promesa de suspensión de las actividades de espionaje. De tal modo que ella ha empezado a actuar. La presidenta condenó las actividades de la NSA y de la CIA en América Latina y ha tomado medidas para mejorar la seguridad en las comunicaciones y estrechar el control sobre los funcionarios norteamericanos que trabajan en el país. Esto provocó gran exasperación en Obama.

La próxima elección presidencial de Brasil está pautada para el 5 de octubre de 2014. Washington pretende que la Rousseff sea presidenta por un solo período. Los servicios especiales de Estados Unidos lanzaron una campaña para deshacerse de la actual mandataria. Al comienzo, provocaron supuestas protestas callejeras espontáneas pidiendo cambios y dejar atrás "las viejas políticas". Hubo grupos juveniles que alzaron sus voces contra la propaganda política de los partidos y sus símbolos, especialmente los del Partido de los Trabajadores.

Marina Silva formó el partido Red para la Sustentabilidad. No se sabe de dónde obtuvo los fondos para hacerlo. Se supone que la nueva organización tomará el lugar de los viejos partidos que supuestamente se han convertido en reliquias y ya están caducos. Se supone que elección presidencial de este año 2014 permitirá que Marina Silva y su partido sean como una ráfaga de aire fresco que agite el paisaje político de Brasil y desplace a las fuerzas políticas "arcaicas." Habiendo alcanzado el tercer lugar con 19 millones de votos en la última elección, inicialmente se le negó una nueva oportunidad para postularse encabezando la lista presidencial al no poder reunir todas las firmas necesarias para que su Partido Red para la Sustentabilidad figurara en la tarjeta. Pero la tragedia que acabó con la vida de Campos y de otras seis personas cerca de San Pablo, el pasado mes de agosto, le dio a Marina Silva una inesperada segunda oportunidad para realizar sus ambiciones presidenciales. Para ser la primera presidenta negra del país tendría que derrotar a la primera presidenta mujer del Partido de los Trabajadores, Dilma Rousseff, como también al candidato pro empresariado, Aécio Neves de la Social Democracia de Brasil, que ahora ocupa el tercer lugar.

La Casa Blanca se sentía frustrada. Campos no tenía posibilidad pero insistía en permanecer en la justa aunque la prensa brasileña lo acusaba de estar involucrado en actos de corrupción. Dilma Rousseff y su equipo también fueron fuertemente atacados.

El pasado 13 de agosto la campaña presidencial de Brasil cayó en la incertidumbre cuando un avión privado donde viajaba el candidato presidencial del Partido Socialista, Eduardo Campos, se estrelló en una zona residencial cerca de San Pablo. Campos y seis acompañantes de la tripulación y asistentes murieron en el accidente que ocurrió con mal tiempo y en momentos en que el Cessna se disponía a aterrizar. Las muertes provocaron una onda de luto a través del país que posiblemente será seguida por una onda especulativa en torno a sus efectos sobre la votación del 5 de octubre próximo. La Presidenta Dilma Rousseff declaró tres días de luto oficial por Campos, con quien ella sirvió durante el gobierno de Lula. El aparato había recibido su mantenimiento técnico regular no encontrándosele ningún desperfecto. Sucede que la grabadora de la cabina del Cessna se halló descompuesta. Esto plantea interrogantes. La grabadora había funcionado anteriormente de manera normal, pero falló en registrar las conversaciones el día de la tragedia. El aeroplano a menudo tenía otros dueños (hombres de negocios brasileños y norteamericanos, representantes de compañías de dudosa reputación).

Algunos comentaristas brasileños creen que se trata de un asesinato. Antes de la tragedia, el avión había sido utilizado por funcionarios de la DEA norteamericana. Gente enviada por los dueños anteriores pudo tener acceso al aparato con cualquier pretexto. Uno se pregunta, ¿Podría Estados Unidos estar detrás de la tragedia? ¿Quién precisamente lo hizo?

El aparato despegó en Rio de Janeiro donde una estación de la CIA funciona en los predios del Consulado norteamericano. Sin duda alguna que la CIA utiliza estas oficinas. Quizás los servicios especiales brasileños deberían prestarle atención a aquellos que rápidamente abandonaron el país luego que el avión se estrellara en Santos.

La muerte de Eduardo Campos estimuló la tasa de aceptación de Marina Silva ya que ella figura en la tarjeta del Partido Socialista. Si Campos nunca logró reunir más de un 9 o 10 por ciento de los votos, ella consiguió entre 34 o 35 por ciento en la primera vuelta. Los pronósticos indican que este apoyo aumentaría en una segunda vuelta.

Marina Silva es descrita como una dura luchadora contra la corrupción, como una persona capaz de atenuar los conflictos internos. Ella promete trabajar con todos; con todos los grupos, partidos y coaliciones al margen de las diferencias existentes. Es difícil señalar cuales son sus verdaderas intenciones. Siempre resulta difícil decir algo definitivo cuando se habla de gente que es apoyada por Estados Unidos. Con demasiada frecuencia ella ha cambiado de organización. Por ejemplo, cuando se unió a Campos, ella apoyó la posición de mantener las ideas de Hugo Chávez (Hugo Chávez, el fallecido presidente de Venezuela, conocido por sus convicciones socialistas y política de izquierda) lejos de Brasil. Hoy en día, ella sostiene que el equipo del Presidente Lula da Silva, del cual ella formaba parte, era demasiado Chavista. ¿En qué queda su declaración que está dispuesta a trabajar con todos? Sin duda que el Partido de los Trabajadores disfruta de un amplio apoyo aunque no se puede comparar con el partido de gobierno de Venezuela. Quizás la Agencia Central de Inteligencia desea utilizar a Marina Silva para la implementación de su viejo plan de crear una "ala alternativa de izquierda" en América Latina para oponerse a los regímenes autoritarios, populistas y arcaicos en Venezuela y Cuba.

En la medida que avanza la campaña, Marina Silva se torna cada vez más neoliberal. Ella sostiene que no hay necesidad que los BRICS sean un "nuevo centro de poder" y que aceleren la implementación de la reciente decisión del bloque de establecer un banco de desarrollo, un fondo de reserva, etc. Silva pone en duda el Consejo de Defensa de América del Sur. En voz baja, Silva sostiene prestarle menos atención al MERCOSUR, Mercado Común del Sur, bloque sub regional que incluye a Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela y a la UNASUR, Unión de Naciones Suramericanas, organización intergubernamental que integra a las dos organizaciones aduanales de la región, a Mercosur y a la Comunidad Andina de Naciones, como parte del actual proceso de integración de América del Sur. Según ella, se le debe dar prioridad al desarrollo de las relaciones bilaterales. Estas opiniones son contrarias al proceso de integración de América Latina.

¿Cómo reaccionarían los brasileños ante un giro neo liberal en la política de su país en caso que ella ganara? Existe la posibilidad que esto terminaría en gran agitación social. Los brasileños se han acostumbrado al avance social en el país. El pueblo es escuchado, las reformas se están implementando y el país es estable y avanza su desarrollo. Si Marina Silva llega a ser presidenta –de paso, George Soros, magnate norteamericano, inversionista y filántropo, hizo una cuantiosa donación de fondos a su campaña—habría la posibilidad que muchos programas de contenido social y económico se suspendan y se produzca un amplio descontento en la población. Para lograr esta meta, las oficinas norteamericanas en Brasil están llenas de agentes especiales empeñados en estimular las protestas ciudadanas.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

editorial@strategic-culture.org

Traducción desde el inglés por

Strategic Culture Foundation Sergio R. Anacona

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1790 veces.



Nil Nikandrov

Periodista y analista político escribiendo frecuentemente en la revista rusa internet Strategic Culture Foundation.

 editorial@strategic-culture.org

Visite el perfil de Nil Nikandrov para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: