Reflexiones ingenuas: ¿Por quién vendrán ahora…?

Desde el mismo nacimiento de los E.U. como Estado, se evidenció su carácter imperialista, anexionista y con una visión depredadora hacia sus propios nativos y el resto de las naciones del mundo. La misma afirmación de George Washington “Llegará seguramente un día cuando este país tendrá un peso en la balanza de poder de los imperio” constituye una declaración radical del carácter hegemónico de los gringos.

Pero no solamente la visión hacia el mundo externo. El proceso de nacimiento y formación de los Estados Unidos de América estuvo caracterizado por el despiadado exterminio de los nativos y el desplazamiento de los  los colonos que se habían asentado en las tierras que constituían el Lejano Oeste.   En esta ocupación miles de nativos fueron salvajemente asesinados, desplazados. La afirmación de John Quincy Adams, sexto presidente de Estados Unidos,  que estuvo en el cargo desde el 4 de marzo de 1825 hasta el 3 de marzo de 1829 es más que elocuente: “Esta desventurada raza de nativos americanos, a la cual estamos exterminando con tal despiadada y pérfida crueldad, [estará] entre los execrables pecados de esta nación, por lo cual yo creo Dios un día lo llevará a juicio”.

 

Los primeros 20 años del siglo XIX el flamante Estado norteamericano seguía conquistando silenciosamente los territorios de la costa atlántica sin contemplaciones con los indígenas. 

En 1813 concluye la guerra anglo-norteamericana con la derrota británica y el sometimiento de numerosas tribus: los kickapoos, los wyandot, los peoria, los winnebago, los sauk, los cherokees, los creek y los semínolas de la Florida. La mayoría fueron deportados a reservas en Kansas, donde cada sublevación se pagaba con una matanza; otros pueblos huyeron hacia las montañas y pantanos, totalmente desperdigados, para sobrevivir clandestinamente. 

Sucesivos presidentes norteamericanos como Monroe o Jackson aumentaron la política de sometimiento y deportaciones de indios. Según explica el historiador Carlo Caranci, "a partir de 1831 se reconoce a las comunidades indias el estatuto de naciones domésticas dependientes en estado de tutela sin soberanía, puesto que se hallaban en territorio estadounidense, con las que el Estado federal puede firmar tratados. Pero los mismos serán meros medios de presión para forzarlos a abandonar sus tierras y marcharse al oeste. Centenares de miles de indios son privados de sus tierras y bienes y trasladados al llamado Territorio Indio (actualmente Oklahoma): los choctaw en 1831, los creek en el 36, los cherokees entre el 38 y el 39. No sin haber sido saqueados y vejados previamente por los colonos, ante la pasividad de las autoridades, a lo largo de la Pista de Lágrimas, en la que muchos murieron antes de llegar a su destino"

No por ocultos los datos de la conquista norteamericana son menos representativos de sus crueles consecuencias. A principio del siglo XVII, algunos historiadores atribuyen aproximadamente entre 8 y 10 millones de habitantes indígenas para Estados Unidos, aunque no existe coincidencia en las cifras. Los mismos autores sitúan esa población entre 850 mil y un millón y medio en 1800 (24 años después de haberse proclamado la independencia norteamericana). Enfermedades desconocidas, el deterioro económico y social, las hambrunas, el alcohol, las matanzas y deportaciones acabaron en tres siglos con casi el noventa por ciento de los indios norteamericanos. Y si la etapa colonial fue dura, los años posteriores de expansión de los colonos norteamericanos fueron aún más crueles y disgregadores para los indígenas.

Norteamericanos: Filibusteros y piratas.

Pero el carácter depredador y delictivo de los gringos no se queda ahí. En la América hispana se mezclan los idealistas, contrabandistas, mercenarios y negreros y luchan al lado de los independentistas que quieren liberarse de la Corona española. Actúan desde Florida, donde los filibusteros estadounidenses acosan los barcos españoles. Los historiadores ven en este proceder un antecedente para la guerra de Cuba.

 

A mediados del siglo XIX, una nueva ideología se une a las anteriores compartidas en mayor o menor medida por los piratas. Es la Doctrina del destino manifiesto invocado por el gobierno estadounidense. Siguiendo esta doctrina, y teniendo en cuenta que la práctica totalidad de la superficie continental estaba dominada y anexionada, América Central era el próximo objetivo de los norteamericanos y el modelo era el Estado de Texas.

A partir de este momento el estado norteamericano se convierte en “estado forajido” al propiciar la piratería como modo de anexarse territorios a la unión. Esta concepción de estado forajido se mantiene al alojar y defender terroristas, corruptos, asesinos, capos de la droga dentro de su territorio y al utilizar técnicas no legales para asesinar, secuestrar y bombardear ciudades, territorios y poblados.

El caso texano consistió en inmigrar al territorio mexicano, proclamarlo independiente en violación del juramento de lealtad al gobierno mexicano, vencer al ejército mexicano (incluido el capítulo de la Batalla de El Álamo profusamente mitificado por los estadounidenses) y, una vez obtenida la plena soberanía, anexarlo a Estados Unidos. De acuerdo con Juan A. Sánchez Giménez, éste resume: parece un maquiavélico plan bastante premeditado y en cierto modo lo era.  Siguiendo el éxito anterior, Estados Unidos pretendía crear un imperio tropical, especialmente en los Estados del Sur, que formaría los efímeros Estados Confederados de América. A este fin se prestaron hombres de mar como John Quitman o Narciso López, de origen venezolano, que planearon invadir Cuba, proclamarla independiente de España y unirse a la emergente potencia mundial.

Quizá el más famoso de todos aquellos filibusteros, pese a su corta vida, sea William Walker, quien realizó tres expediciones para tomar distintas partes de América Central.

En la primera de aquellas incursiones y a sus 28 años conquistó La Paz, capital de la península de California, en 1853 con 45 hombres y proclamó la República de la Baja California. Poco después la uniría a la recién creada República de Sonora, proclamándose él como presidente. El ejército mexicano lo derrotó y cruzó a Estados Unidos por la frontera. Fue juzgado y en el jurado se puede apreciar la influencia de la Doctrina del Destino Manifiesto, pues sólo tardaron un minuto en decidir que era inocente de haber provocado una guerra ilegal.

En 1855 se lanza a la conquista de Nicaragua con sus 58 Inmortales, 170 nicaragüenses y 100 norteamericanos. Vence al ejército nicaragüense el 1 de septiembre; pero en esta ocasión se muestra más prudente y nombra como presidente a Patricio Rivas. Pero el resultado no dista mucho del anterior, Nicaragua es invadida por 2.500 hombres de Costa Rica y Walker es vencido en Santa Rosa y Rivas. Posteriormente se celebran elecciones, pero las elecciones son amañadas por Walker y éste sale elegido.

Sin embargo, esta serie de acciones son vistas como peligrosas por países centroamericanos al percibirlas como una amenaza para su soberanía, y los ejércitos de Costa Rica y El Salvador lo derrotan y huye en 1857. En noviembre vuelve a ser juzgado en Estados Unidos y se vuelve a apreciar la creencia estadounidense de estar en su derecho de querer anexionar esas tierras, pues Walker es absuelto.

En su tercera expedición a Honduras en 1860 no tiene tanta suerte y es capturado por Nowel Salman de la Marina Real Británica. Fue juzgado en Honduras y fusilado ese mismo año.

Pese a ser acogido como un héroe en los Estados del Sur, Walker actualmente es un olvidado en Estados Unidos, no así en Centroamérica, donde las guerras contra él pueden ser, como indica Juan A. Sánchez Giménez, el equivalente a las Guerras de la Independencia del resto de las ex-colonias españolas que los pueblos de América Central no vivieron.

Como estado forajido los E.U. realizan una expedición punitiva contra Francisco Villa: durante la Revolución Mexicana, el presidente estadounidense Woodrow Wilson envió tropas a México en el año 1917, encabezadas por el general "Black Jack" Pershing (el mismo que comandaría las fuerzas estadounidenses en la Primera Guerra Mundial) para capturar al líder revolucionario Pancho Villa, porque supuestamente, que había atacado una localidad estadounidense. La expedición fracasa.  

Grenada.

El Movimiento New Jewel, derrocó al régimen de Eric Gairy en 1979 y nombró Primer Ministro de Granada  a Maurice Rupert Bishop .

Bishop comenzó varios proyectos, incluida la construcción de un nuevo aeropuerto internacional en el extremo sur de la isla. El financiamiento provino de Cuba, aunque la mayor parte de la infraestructura del aeropuerto fue diseñada por contratistas europeos.

Ronald Reagan, entonces presidente de los Estados Unidos, acusó a Bishop de utilizar el nuevo aeropuerto como base militar soviética. Los norteamericanos fomentaron el clima de tensión que provocó un golpe de estado contra Bishop, preparando una invasión de Granada con una feroz guerra mediática.

En octubre de 1983, al regresar de una visita diplomática a Checoslovaquia y Hungría, Bishop fue derrocado por los partidarios del viceprimer ministro Bernard Coard (antiguo compañero de Bishop), y puesto bajo arresto domiciliario, tras lo cual las relaciones de Granada con Cuba y el resto de países socialistas se deterioraron.

Una revuelta popular lo liberó, pero el gobierno de Bernard Coard, apoyado por Hudson Austin, ordenó su ejecución en la base militar de Fort Rupert.

 Bishop fue ejecutado junto a su pareja y ministra de Educación durante su gobierno, Jacqueline Creft, así como otros miembros de su ejecutivo como Unison Whitman.

Finalmente, el aeropuerto fue terminado con ayuda estadounidense años más tarde. Este aeropuerto fue una de las justificaciones de la invasión, ya que los norteamericanos afirmaban que se estaba construyendo para uso militar conjunto entre Cuba y la URSS.

Sin embargo, después de la invasión se probó que solamente había trabajadores civiles cubanos y ningún asesor militar cubano o soviético.

Durante la invasión, los estadounidenses tomaron por asalto el aeropuerto en construcción, muriendo en los hechos varios obreros civiles cubanos.

En octubre de 1983, Bishop fue ejecutado en Fort Rupert (St. George's) junto a varios de sus partidarios.

Invasión a Panamá y secuestro de Noriega.

El día 19 de diciembre de 1989, alrededor de las 11:30 p.m., comenzó el bombardeo simultáneamente a todos los objetivos militares en el país, dando inicio la invasión militar estadounidense en territorio panameño. Bush anunció que sus fuerzas en Panamá tenían como objetivo capturar a Noriega y proteger “los intereses norteamericanos” en aquel país. La movilización militar tomó aproximadamente dos semanas y se calculan entre de 3.000 y 5.000 bajas, en su gran mayoría civiles de las áreas más pobres del país. El nombre de la operación fue “Causa Justa

Noriega estuvo escondido durante unos días en la casa de su amante Vicky Amado, hasta que se trasladó a la Nunciatura Apostólica de Panamá el 24 de diciembre, amparado por el Nuncio Sebastián Laboa, quien aparentemente consiguió convencer al general de que se entregara junto con el jefe de su escolta o guardaespaldas.

En la casa de Noriega había 8.2 millones de dólares en bolsas del Banco Nacional de Panamá junto a su cartera, pasaporte y tarjetas de crédito, según Rene de la Cova (agente de la DEA).

Es de notar, sin embargo, un evento interesante que rodea a la captura de Noriega. Al enterarse que Noriega estaba amparado en la Nunciatura de Panamá, los militares estadounidenses rodearon el edificio e impidieron la salida o entrada de cualquier persona. Al percatarse de que Noriega no iba a salir voluntariamente, los militares estadounidenses realizaron una táctica de guerra psicológica: tocaron Heavy metal a través de unos altavoces inmensos que rodeaban a la nunciatura sin interrupciones por tres días, hasta que el Nuncio logró convencer a Noriega para que se entregara a las fuerzas estadounidenses que rodeaban el edificio.

El 3 de enero de 1990 Noriega se entregó al ejército estadounidense; al día siguiente subió a un avión procedente de Miami, donde al llegar fue recluido en el condado de Miami-Dade en espera de juicio. Fue condenado a 40 años de prisión como prisionero de guerra, luego de salir absuelto en sendos juicios por presunta participación en el ingreso a EE. UU. de cocaína y marihuana, y luego se le redujo la condena a 30 años.

Llama la atención que el sistema judicial estadounidense autorizó que se descongelaran 6 millones de dólares de la fortuna atribuida a Noriega, a fin de que pudiese sufragar los gastos de la defensa encabezada por el abogado Frank Rubino, cuando es inexplicable que pudiera poseer lícitamente esa cantidad.

Milosevic y el Tribunal de La Haya

A fines de junio, el Tribunal Internacional de La Haya, establecido en 1993 por las Naciones Unidas para enjuiciar a los responsables de los genocidios que ensangrentaron por años a la ex Yugoslavia, recibió en calidad de prisionero al principal acusado de las masacres, el ex presidente serbio Slobodan Milosevic. Irónicamente, la extradición de Milosevic se llevó a cabo en el aniversario de la derrota de los serbios a manos de los otomanos en la batalla de Kosovo en 1389. Derrota que marcó para siempre con un signo de fatalidad y nihilismo la memoria colectiva serbia. El 28 de junio del 2001 se conmemoraba asimismo el arranque de la meteórica carrera política de Milosevic. En 1989, en el seiscientos aniversario de aquella legendaria batalla contra los turcos, el presidente había hecho un llamado incendiario a los serbios para vengar cualquier derrota y construir, a expensas de Croacia y Bosnia Herzegovina, la Gran Serbia. El discurso consolidó a Milosevic en el poder e inició la cadena de guerras civiles que ensangrentaron al país por casi un decenio y que culminó con la extradición del líder serbio.

 

El traslado de Milosevic a La Haya fue igualmente la venganza final de los Estados Unidos. Washington había advertido al presidente yugoslavo Vojislav Kostunica y al primer ministro serbio Zoran Djindjic que no acudiría a la reunión de países donadores en Bruselas convocada para el 29 de junio si Slobodan Milosevic no era entregado al Tribunal de la ONU. Serbia, devastada por años de desgobierno y por los bombardeos de la OTAN, necesitaba de manera urgente ayuda económica e inversión extranjera. A cambio de Milosevic, la Unión Europea y los Estados Unidos otorgaron, en efecto, 1.8 mil millones de dólares en ayuda al gobierno serbio.

 

Bombardeo a Libia

La Administración Reagan vio la mano del Gobierno libio detrás del grupo terrorista que perpetró la matanza. En respuesta al ataque contra la discoteca berlinesa, las fuerzas aéreas estadounidenses y británicas bombardearon las ciudades libias de Benghazi y Trípoli el 14 de abril desde portaviones situados frente a la costa libia. Algunos bombardeos tuvieron como objetivo los palacios presidenciales de Gadafi. En uno de ellos, una hija adoptiva del líder libio resultó muerta. Tras este ataque, Trípoli desistió de todo intento de seguir apoyando actividades del terrorismo internacional.

Piratería en Mogadisco.

el 3 de octubre de1993 Task Force Ranger (en español fuerza de tarea Ranger); consistía en una fuerza de asalto conformada de operadores estadounidenses de la Delta Force, del 75.º Regimiento Ranger, del US air force pararescue, del equipo de control de combate de la fuerza aérea, cuatro SEAL's del grupo de desarrollo de guerra naval especial y soporte aéreo por parte del 160.º Regimiento de Aviación de Operaciones Especiales, bajo el mando del General William F. Garrison. El objetivo era viajar desde su base en las afueras de la ciudad de Mogadisco para capturar a los líderes del clan Habar Gidir, dirigido por Mohamed Farrah Aidid. El asalto consistía en 19 aeronaves, doce vehículos (incluyendo nueve hum vee's) y 160 hombre

Haití.

En su tercera presidencia de 2001 a 2004 (su segunda presidencia desde el punto de vista constitucional), Aristide continuó su giro hacia la izquierda. Restableció las relaciones diplomáticas con el gobierno socialista de Cuba y se acercó a la Venezuela de Hugo Chávez. Esto aumentó la antipatía de la embajada de Estados Unidos en Haití y de Otto Reich (secretario para Asuntos Latinoamericanos de Haití).

Apaid se convirtió en uno de los principales portavoces de una coalición de opositores conocida como el "Grupo de los 184" o Convergencia Democrática. El grupo no tenía un líder claro. Esta coalición protagonizó un boicot al Congreso y se negó a participar en ninguna iniciativa gubernamental. Comenzaron así a presionar muy duramente para la dimisión de Aristide.  Se negaron a participar en el proceso electoral que debía tener lugar a fines de 2004 a menos de que Aristide dimitiera.

 

 El 29 de febrero de 2004 Aristide fue derrocado. Fue reemplazado por Boniface Alexandre. Este solicitó a Naciones Unidas su intervención con el envío de una FMP (Fuerza Multinacional Provisional) integrada principalmente por efectivos de Estados UnidosFranciaCanadá y Chile. A partir de Junio de ese año fue establecida la MINUSTAH (Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití) compuesta por naciones de todas las regiones del globo y con una importante participación de países latinoamericanos como la Argentina y el Brasil.


Según el ex presidente, en la noche del día 28 una comitiva de "agentes" y "militares" estadounidenses se había presentado en su mansión (más tarde destrozada y saqueada, en su sótano se encontró una caja fuerte camuflada que contenía 350.000 dólares en efectivo pero en mal estado de conservación, billetes que al parecer Aristide y su esposa renunciaron a llevarse, no así el dinero que supuestamente habían atesorado otras dos cajas halladas vacías) y le obligó a firmar un documento por el que renunciaba al poder bajo la amenaza de que en caso contrario habría un "baño de sangre" y "miles de personas serían asesinadas". Siempre según la versión del antiguo sacerdote, una vez hecho lo que le pedían, sus captores le llevaron al aeropuerto y le subieron al avión contra su voluntad y sin decirle a dónde le llevaban, todo lo cual no podía calificarse sino de "golpe de Estado". En los días siguientes, el mandatario depuesto reiteró sus mensajes porfiados, hizo un llamamiento a la "resistencia pacífica" de sus seguidores frente a la "ocupación" de Haití y los rebeldes "narcotraficantes" y "terroristas", e insistió en que él seguía siendo "el presidente democrático electo". 

El Gobierno de Washington desmintió tajantemente que Aristide hubiese sido "secuestrado" o forzado a tomar decisiones por personal civil o militar de Estados Unidos, y aseguró que el mandatario había solicitado la custodia de fuerzas de seguridad a la Embajada para asistirle en la evacuación. Los gobiernos de la CARICOM, con el jamaicano de Percival Patterson a la cabeza, expresaron su profundo malestar por la implicación de "partes occidentales" en la "sospechosa" partida de Aristide, demandaron una investigación internacional independiente de las alegaciones del ex presidente y decidieron no enviar tropas a la FMI. En opinión de Patterson, si se demostraba que Aristide había sido empujado a dimitir y huir contra su voluntad, "Haití y los líderes y gobiernos de toda la región elegidos democráticamente" estarían ante un "precedente muy peligroso". 

 

Honduras

José Manuel Zelaya Rosales. Fue el 53.º (quincuagésimo tercer) presidente constitucional de la República de Honduras, tras ganar las elecciones del 2005 por el Partido Liberal, frente a su contrincante del Partido NacionalPorfirio Lobo Sosa. Asumió el 27 de enero de 2006, sucediendo a Ricardo Maduro por el periodo que duraría hasta 2010.

En su primer año de gobierno, el presidente Manuel Zelaya se vio marcado por una ola de protestas de diferentes grupos sociales. El gobierno de Zelaya estuvo bajo la presión del magisterio, que le exigía el cumplimiento del Estatuto del Docente como derecho adquirido y conquista laboral. El presidente calificó el estatuto como justo, razonable y meritorio para los educadores de Honduras El gobierno estadounidense anunció que el Registro Nacional de las Personas, que distribuye la Tarjeta Nacional de Identificación, había perpetrado actos de corrupción. No obstante, muchos observadores vieron esto como una forma del gobierno de Estados Unidos para presionar a Manuel Zelaya y evitar de alguna manera, la relación de este con el presidente venezolano Hugo Chávez. El 27 de octubre de 2006, el proceso de citas para aplicaciones de visa fue reanudado por la embajada de los Estados Unido

 

Sin embargo, el 28 de junio de 2009 fue derrocado por un golpe de estado en el que participó el gobierno norteamericano, tras lo cual fue secuestrado por el ejército y expulsado del país. Fue sacado a la fuerza y en ropa interior de su residencia por un grupo de militares y llevado a la base aérea Hernn Acosta Mejía donde según relato del mismo ante el periodista David Romero Ellner en Radio Globo, sufrió abusos físicos por parte de los militares. Roberto Micheletti ―uno de los instigadores del golpe― asumió el cargo. El golpe de estado a Zelaya se produjo por órdenes de la Suprema Corte de Justicia de Honduras debido a la supuesta comisión de delitos graves, como traición a la Patria y otros. Un mes después, un vocero del ejército reconocería que habían cometido un delito al secuestrar al presidente constitucional en su residencia.

Estos hechos fueron condenados por gran parte de la comunidad internacional, incluyendo la Organización de los Estados Americanos y las Naciones Unidas, que abogaron por la restitución de Zelaya.

Raúl Reyes.

el 1 de marzo de 2008, en Santa Rosa de Sucumbíos, territorio ecuatoriano próximo a los límites con la República de Colombia, en el bombardeo por parte de la Fuerza Aérea Colombiana, donde dieron a muerte de Raúl Reyes, participó la Fuerza Aérea Norteamericana, brindando información satelital sobre el sitio y lugar donde estaban acampados los combatientes de la FARC.

 

EE.UU. la nación más delictiva, cómplice, genocida, terrorista y narcotraficante y la más violadora de los derechos humanos en el mundo.

Los E.U. constituyen la nación más delictiva del globo terráqueo.  Racistas, drogadictos, homicidas, orates, los norteamericanos constituyen el país más belicista, contrabandista, saqueador, depredador, asesino. Es la nación que tiene mayor número de muertos por eventos bélicos en forma directa, y cómplice de miles de muertos por gobiernos dictatoriales, sicariato, enfrentamiento entre bandas, bombardeos, asesinatos por encargo.

Es uno de los pocos países que todavía aplica la pena de muerte pero se jacta de ser el defensor de los derechos de humanos en el mundo. Segregacionista, racista. Miles de inmigrantes ilegales han muerto y/o padecido violencia y tortura por parte de los cuerpos policiales y el ejército. Violaciones sexuales contra prisioneros de guerra, tortura psicológica. Juicios ilegales y encubridores y protectores de corruptos, torturadores, asesinos, narcotraficantes.

En la Base de Guantánamo permanecen detenidos, ilegalmente y en condiciones infrahumana, centenares de prisioneros de guerra de la guerra contra Afganistán, constituyendo uno de los campos de concentración más grande del mundo.

Desde el año 2001 Permanecen detenidos ilegalmente, en territorio norteamericano, cinco miembros del servicio secreto de Cuba, Los cinco fueron condenados en diciembre del 2001. El principal acusado, Gerardo Hernández, fue condenado a dos cadenas perpetuas. Otros dos, Antonio Guerrero y Ramón Labañino recibieron cadena perpetua también. Fernando González y René González fueron condenados a 19 y 15 años, respectivamente. Esas eran todas las máximas sentencias en todos los casos.

El gobierno estadounidense acusó a los agentes cubanos de trabajar en territorio estadounidense al servicio de la inteligencia de una nación extranjera. El gobierno de Cuba alega que envió a estos cinco agentes únicamente para infiltrarse en grupos terroristas y así obtener información acerca de futuros actos de este tipo contra Cuba, y poder prevenirlos.

En su juicio, la parte acusadora presentó pruebas de infiltración en instalaciones militares de EE.UU. (Key West Naval Air Station), e intentos de penetración en las instalaciones en Miami del US Southern Command. Según las pruebas presentadas, los agentes infiltrados en la base enviaron al gobierno cubano informes detallados sobre el movimiento de aviones y personal militar, y descripciones de las instalaciones. Pero dichas pruebas fueron clasificadas secretas, según la Ley de Procedimientos de Información Clasificada de EE. UU. Buena parte de dichas pruebas secretas era propiedad de los propios detenidos, incluyendo fotos familiares, cartas personales y recetas de cocina.

Por esta circunstancia, la organización Amnistía Internacional declaró en un comunicado que "durante el juicio no se presentó ninguna prueba que demostrase que los acusados realmente hubieran manejado o transmitido información clasificada". Además, la organización denunció que los acusados "tuvieron un acceso limitado a sus abogados y a documentación, lo que podría haber menoscabado su derecho a la defensa".

Los E.U. se jactan de ser la nación más democrática y defensora de los derechos humanos, no obstante no pertenecen al CIDH, ni respetan sus decisiones. Por otra parte, es la nación que alberga, en calidad de refugiados o protegidos, la mayor cantidad de denunciados ante el CIDH y solicitados por la  DEA e INTERPOL como narcotraficantes, sicarios, asesinos, corruptos, terroristas, entre los cuales tenemos:

- Alejandro Melgar, cabecilla de la conspiración de Santa cruz, este negociante boliviano, radicado en EEUU con la entera complicidad de las autoridades migratorias.
- Ángel de Fana Serrano, participó en 1997, en Isla Margarita, a un complot para asesinar al líder cubano Fidel Castro durante la durante la Cumbre Iberoamericana. Socio de Luis Posada Carriles. De Fana conspiró también para asesinar al presidente Chávez.
- Armando Valladares, cómplice del intento de magnicidio de Santa Cruz, Bolivia, y de varios actos terroristas. Fue preso en Cuba por poner bombas en tiendas y retomo su trabajo con la CIA desde su salida de la isla.

- Carlos Alberto Montaner, vive desde varias décadas de sus prestaciones contra Cuba. Prófugo de la justicia cubana por poner bombas en tiendas y cines en 1960, fue miembro de la red terrorista de Orlando Bosch. Tiene residencias en EEUU y España.
- Gaspar Jiménez. asesino del diplomático cubano Dartagnan Díaz Díaz, cómplice de Luis Posada Carriles y condenado por terrorismo en Panamá. radicado en Miami con protección del FBI.

- Guillermo Novo Sampoll, terrorista, cómplice del asesinato del ex ministro chileno Orlando Letelier, torturador del plan Cóndor, asesino de dos diplomáticos cubanos en Argentina, cómplice de Luis Posada Carriles y condenado por terrorismo en Panamá. Radicado en Miami.

- Huber Matos, traidor cubano conocido por haber dirigido acciones terroristas. Sus lazos con el mundo del narcotráfico centroamericano son tan conocidos como los de su hijo, refugiado en Costa Rica. Radicado en Miami.

- Hugo Acha Melgar, financista de la pandilla terrorista conformada por neonazis húngaros y croatas que intentaron asesinar al presidente boliviano Evo Morales en 2009 en el complot de Santa Cruz. Radicado en EEUU.

- Joaquim Chaffardet, ex directivo de la policía secreta venezolana, vinculado al terrorista internacional Luis Posada Carriles. fue formado por los servicios de inteligencia de EEUU en la Escuela de las Américas (SOA). radicado en EEUU.

- José Antonio Colina Pulido, responsable de atentados con bombas contra oficinas diplomáticas de España y Colombia en Caracas en 2003. Radicado en Miami con varios cómplices.
- Nelson Mezerhane, financista estafador, accionista de Globovision, aparece entre los principales sospechosos del asesinato del fiscal Danilo Anderson. Desapareció de Caracas robándose siete millones de dólares. Radicado en EEUU.

- Patricia Poleo, cómplice del asesinato del fiscal venezolano Danilo Anderson. Se encuentra detrás de distintas operaciones CIA realizadas con la embajada norteamericana de Caracas contra la revolución bolivariana. Radicada en Miami.
- Pedro Remón, sicario de la CIA, asesino de Félix García Rodríguez y Eulalio Negrín, en Nueva York; cómplice de Luís Posada Carriles, condenado por terrorismo en Panamá. Radicado en Miami con protección del FBI.

- Luís Posada Carriles, agente de la CIA y terrorista internacional. Tiene un interminable historial de crímenes. Reclamado por Venezuela por los 73 homicidios del avión cubano destruido en pleno vuelo. Radicado en Miami.

- Reinol Rodríguez, asociado a Luís Posada Carriles: cómplice del asesinato en Puerto Rico de Carlos Muñiz Varela. Actual jefe militar del grupo terrorista Alpha 66, tolerado por el FBI. Radicado en Miami.

- Roberto Martín Pérez, hijo de uno de los más famosos esbirros de la dictadura de Batista, ex jefe del Comité paramilitar de la Fundación Nacional Cubanoamericana (FNCA).

- Raúl Díaz, condenado por ataques con explosivo C4 a dos embajadas en Caracas, ocurridos en el 2003. Radicado en Miami.

- Carlos Yacaman, hondureño, asesino del ex ministro de vivienda de la administración Zelaya, Roland Valenzuela. Se encuentra en Miami.

- Branko Marinkovic, líder opositor boliviano de Santa Cruz, principal financista y cómplice de la banda terrorista desarticulada en 2009. Marinkovic entrego 200 mil dólares a los terroristas para la compra de armas. Vive en Miami.

- José Guillermo García, general salvadoreño, ex ministro de defensa, torturador y responsable del asesinato de cuatro monjas norteamericanas. Asilado en EEUU.
- Carlos Vides Casanova, ex jefe de la guardia nacional de El Salvador, torturador y responsable del asesinato de cuatro monjas norteamericanas. Asilado en EEUU.

- Michael Townley, oficial de la policía secreta de Pinochet, cómplice del asesinato del ex canciller chileno Orlando Letelier. Radicado en Miami.

- Santiago Álvarez Fernández Magriña, terrorista y traficante de armas cubanoamericano, cómplice de Posada Carriles. Radicado en Miami.

- Osvaldo Mitat, terrorista y traficante de armas cubano, cómplice de Posada Carriles. Radicado en Miami.

- Héctor Alfonso Ruiz alias Héctor Fabián, terrorista cubano, coloco bombas en sedes diplomáticas, asociado a Posada Carriles, radicado en Miami.

- Ramón Saúl Sánchez, sicario de Omega 7, cómplice de Eduardo Arocena y Pedro Remón. Radicado en Miami.

- Rodolfo Frómeta, terrorista cubano, jefe de comandos F4, autor confeso de acciones terroristas contra Cuba, radicado en Miami.

- Roberto Guillermo Bravo, militar argentino, responsable de la masacre de Trelew que costó la vida a 16 jóvenes revolucionarios; vive en Miami.

- Virgilio Paz Romero, cómplice del asesinato del canciller chileno Orlando Letelier y su colaboradora Ronni Moffitt, indultado por George W. Bush, Radicado en Miami.
- José Dionisio Suárez Esquivel alias Charco de Sangre, cómplice del asesinato del canciller chileno Orlando Letelier y su colaboradora Ronni Moffitt, liberado por George W. Bush. Radicado en Miami.

- Félix Rodríguez Mendigutía alias El Gato, agente CIA, ordenó el asesinato de Ernesto Che Guevara, cómplice de Posada Carriles en base salvadoreña de Ilopango en trafico armas contra cocaína. Radicado en Miami.

- Salvador Romani, presidente de la terrorista Junta Patriótica cubana en Venezuela, asaltante de la embajada cubana en Caracas, cómplice del asesinato del fiscal Anderson. Radicado en Miami.

- Johan Peña, ex comisario de la DISIP venezolana, colocó la bomba que mató al fiscal Anderson. Vive en Miami.

- Jaime García Covarrubias, ex jefe represor de Pinochet, acusado de torturas y asesinatos, hoy profesor en academia del Pentágono, en Washington, EEUU

- José Basulto, terrorista cubanoamericano, agente de la CIA, jefe de Hermanos al Rescate, y autor de provocaciones asesinas. Vive en Miami.

-Inocente Orlando Montano, coronel salvadoreño reclamado por justicia española por asesinato de jesuitas. asilado en EEUU.

- José Guevara, ex agente de la DISIP venezolana. Participó desde Miami en el complot para asesinar fiscal venezolano Danilo Anderson. Asilado en EEUU bajo protección del FBI.

Igualmente residen Alfredo Peña, solicitado por la INTERPOL, Orlando Urdaneta, Eladio Aponte, Herminio Fuenmayor y una larga cadena de lacras de Venezolanos y de otras nacionalidades.

 

Venezuela.

Son muchos los actos de piratería que ha cometido el estado norteamericano contra Venezuela.  Además de participar en los procesos desestabilizadores, apoyo al golpe de estado, campaña sucia, en el año 2002, cuando depusieron brevemente al Pte. Hugo Chávez, se corrió la tesis que el traslado a la Isla de la Orchila venía acompañada con su traslado a la República de Cuba. Se conoció que la nave donde sería llevado iba a ser derribada por aviones de guerra norteamericanos antes de llegar a su destino.

 

Caso Hugo Carvajal.

Esta ha sido, hasta ahora, la más evidente acción de piratería contra Venezuela por parte del estado norteamericano. El virtual secuestro en territorio de Aruba y posterior detención, por parte de las autoridades de la isla a la que iba propuesto como embajador de la Rep. De Venezuela, y  a solicitud de las autoridades norteamericanas, nos muestran que la nación del norte no tiene el menor reparo para actuar en contra del derecho internacional y de violar la soberanía de las naciones del mundo. El montaje que hizo el expresidente Uribe, para enlodar las carreras militares de los Generales Rodríguez Chacín, Hugo Carvajal y Henry Rangel Silva, secundado por el gobierno norteamericano, acusándolos de proteger a narcotraficantes y colaborar con la guerrilla colombiana viene a concretarse con el soborno a funcionarios de Aruba para detener al Gral. Carvajal, según declaraciones de Diosdado Cabello. El mismo Pte. Maduro confirmó que el  secuestro provino de un montaje hecho por Uribe y usado por el estado norteamericano para violentar el derecho internacional a través de un hecho de piratería jurídica.

¿Por quién vendrán ahora?

La decisión del gobierno norteamericano de revocar las visas a funcionarios del gobierno venezolano nos debe poner en alerta.  Con el prontuario que caracteriza al estado gringo cualquier cosa pude suceder. Desde detener a venezolanos que ejercen funciones en diversas instituciones del gobierno venezolano ubicadas en territorio americano, hasta realizar incursiones para detener en territorio venezolano, o sobornando funcionarios de  otros países, para detener a los supuestos “delincuentes” denunciados por el Departamento de Estado.

Ante esta situación del Estado Venezolano debe prevenir cualquier intento de violación de la soberanía nacional, denunciando estos hechos y solicitar pronunciamiento por parte de los organismos internacionales, pero responder firmemente ante la nueva “política del garrote” norteamericana. Debe aplicarse el principio de correspondencia ya que en Venezuela viven muchos funcionarios del gobierno norteamericano haciendo labores de inteligencia, conspirando, traficando drogas, lavando dólares, o simplemente empleados en funciones de espionaje (americanos, venezolanos o nativos de otros países), por lo tanto restringir las visas tanto personales como diplomáticas.

Un comentario final, ¿qué pensarán nuestros amigos José María Ballestas, Rodrigo Granda y Julián Conrado de esta situación?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1972 veces.



Carlos M. Rodríguez C.

Estudió en la UCV. Docente jubilado

 carrodcas@gmail.com

Visite el perfil de Carlos M. Rodríguez C. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a192466.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO