Caída de Siria repercutirá en el programa nuclear iraní

Estados Unidos mimetiza el fascismo con la economía, energía y los cambios climáticos, con ellas construye sus tesis democráticas.

Ni EEUU ni la Unión Europea han querido conciliar sus intereses con la construcción de verdaderas democracias, la mayoría de países y la ONU han permanecido en un silencio cómplice ante la nueva colonización de la que el mundo es objeto, preparándolos para un EEUU soberano y exportador de petróleo, situación que aleja la posibilidad para una global convivencia pacifica.

La ONU, UE, EEUU, no han buscado un cese al fuego en Siria, simplemente porque Washington desea derrocar a Bashar al Asad, firme aliado de Rusia e Irán, en conjunto son un freno para el proyecto diseñado por EEUU, UE e Israel, este proyecto dibuja acercarse a la misma línea de frontera iraní y a través de este país al perímetro ruso.

Para algunos países del mundo musulmán la primavera árabe no represento los vientos de cambio y esperanza, lo saben los libios, egipcios, sirios, palestinos, invadidos por tormentas de arena trágica, dolor que pretende durar otros 50 años, tiempo estimado para el cambio de la energía fósil por una alternativa cuya tecnología, el monopolio, lo tendrán los mismos países desarrollados y miembros del Consejo Permanente de Seguridad.

La primavera árabe inicio la profundización de los enfrentamientos étnicos, sectarios, que alimentados por el fascismo estadounidense y europeo venden el miedo como un problema y las guerras como solución.

Estas guerras en Irak, Palestina, Siria, Libia, la que se persigue en Egipto, Irán, Líbano, prácticamente han quebrado sus economías, ya no son países fuertes para ser considerados en la nueva geopolítica regional que impulsan EEUU, Israel, Arabia Saudita, Turquía y Qatar; si la economía de Egipto cae, una guerra civil es inevitable aun con los lideres de la cofradía encarcelados por citar uno de los casos mas actuales.

La nueva geopolítica busca que los principados del Golfo Pérsico se transformen en los Bancos Centrales del Medio Oriente, es el protagonismo que exigen las monarquías a Washington, hoy mismo los saudís, qatarís, sostienen los subsidios a los mas de 83 millones de egipcios, mientras los EEUU alimentan con armas a sus FFAA y la OTAN y Turquía con logística a los rebeldes donde quiera que estos aparezcan.

Gobiernos transitorios y lacayos existen en el mundo musulmán, allanan el camino para que Washington y la UE, se acerquen cada vez más a Irán, están quebrando a sangre y fuego a la izquierda, sin la oposición iraní, la región quedaría en manos de Israel y los principados declarados enemigos acérrimos de los ayatolas bajo el pretexto del programa nuclear de Teherán.

La economía iraní tambalea pero se recuperara, de ahí, que el golpe de gracia ya proyectado por EEUU tiene que darse. Las sanciones de la ONU y el embargo del petróleo por parte de Europa, han afectado grandemente a la economía de Irán.

Con Siria e Irán por fuera, la sharia, práctica del islam, en las Constituciones de estos países no se implementaría, es lo que la CIA busca. En el caso egipcio, las FFAA y los hermanos musulmanes son las organizaciones políticas mas organizadas del país.

Las ayudas de EEUU, Arabia Saudita y la Unión Europea a Egipto, se dan para que el gobierno títere sostenga la seguridad del Canal de Suez, la paz con Israel, de tal suerte que Tel Aviv manipule la creación del estado palestino y la paz con Líbano.

EEUU y la OTAN llevan años creando nuevas bases Aero- navales alrededor de Irán, bases de la OTAN en Turquía, en Jordania fuerzas especiales, aviones F18 y misiles Patriot, en Chipre aviones de combate del Reino Unido, la sexta flota en Italia, la quinta en Bahréin, con la fuerza aérea israelí, suman una formidable fuerza militar para destruir los silos nucleares iraníes utilizando el pretexto sirio.

Obama dice que el bombardeo a Siria, es para darles una lección a los gobiernos que estuvieran tentados a utilizar armas químicas, busca disuadir que Irán las utilice, con esto Obama busca ocultar el ofrecimiento hecho a Benjamín Netanyahu el año pasado, en la cumbre le ofreció que Teherán no desarrollaría armas nucleares, ahora, tiene que evitar que Netanyahu decida unilateralmente bombardear Irán.

Cuando Obama, un año atrás, trazo la línea roja que no debía cruzar Al Asad, se colocó la soga al cuello, ahora busca descansar la responsabilidad en el Congreso, porque no cuenta con un mayoritario apoyo internacional para bombardear Siria, tampoco considero las elecciones en Alemania ni los anuncios de la FED respecto a retirar el estimulo económico de 85.000 millones de dólares que afectan a los mercados, incluso, la ONU su mas fiel aliado se opone al ataque.

La historia de los conflictos en el Medio Oriente nos enseña que el miedo es peor que las guerras para las bolsas de valores que colapsan aun sin saber si la respuesta de Rusia, Irán y la misma Siria será contundente o no.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1595 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: