A 40 años del derrocamiento criminal y atroz del Presidente Salvador Allende

El diálogo de la muerte

El fascismo en acción en perfecta sintonía con el imperialismo yanqui (hacer clic o copiar y pegar: Desclasifican nuevas conversaciones entre Nixon y Kissinger para ...)

En las primeras horas de la mañana del 11 de septiembre de 1.973, día del derrocamiento sangriento del gobierno de la Unidad Popular en Chile y asesinato  de su máximo líder, el presidente Salvador Allende*, se desarrolló un diálogo abominable y macabro entre dos de los autores intelectuales mayores de la sublevación, el General Augusto Pinochet y el Vicealmirante Patricio Carvajal, el cual bien vale la pena recordarlo una vez más en esta hora de cambios sustantivos y promisorios para los pueblos de todo el Continente y del mundo todo, pues los términos de su desarrollo son tan espeluznantes que a muchos les resultará hasta increíble, pero que corresponde a una realidad muy cierta y aun cuando dudamos que algo equivalente pudiera repetirse en esta América que ha despertado y le ha dicho basta a sus opresores, estamos muy seguros que éstos buscarán todas las vías posibles para torcer el rumbo que llevamos y no hay mejor opción para ellos que intentar reeditar esos hechos como única garantía que tienen de impedir que sus políticas neoliberales y depredadoras colapsen de forma definitiva.

De allí que ir al rescate de la memoria desempolvando de los anaqueles de las bibliotecas este tipo de episodios, es una necesidad de todos los días como buena estrategia para impedir que se vuelvan a repetir.

Veamos los fragmentos de ese diálogo entre Pinochet y Carvajal que hemos tomado de la Internet, cuya fuente original es la importante revista chilena Análisis de 1.985:

Pinochet: “Yo tengo la impresión de que el señor civil (se refería a Allende) se arrancó en las tanquetas. Y Mendoza (otros de los gorilas golpistas), ¿no tiene contacto con él?”

Carvajal: “No, pero en las tanquetas no huyó. Las tanquetas se habían ido antes y yo posteriormente en persona hablé por teléfono con él… y lo he intimado a la rendición en nombre de los Comandantes en Jefe y (...) el huevón contestó con una serie de garabatos".

Pinochet: “Conforme, conforme. Entonces hay que impedir la salida; si sale, hay que tomarlo preso.”

Carvajal: “Y también hablé posteriormente con el edecán naval, quien me confirmó que Allende está en la Moneda.”

Pinochet: “Entonces hay que estar listos para actuar sobre él. ¡Más vale matar la perra y se acaba la leva!”

Se despiden y pocos minutos después retoman el diálogo:

Pinochet: “Patricio, aquí te habla Augusto. Dime, el señor Altamirano y el señor este otro, Enríquez (se refiere al dirigente del MIR, Miguel), el otro señor Palestrano (diputado aguerrido del partido socialista) y todos estos gallos, ¿dónde están metidos? ¿Los han encontrado o están fondeados?”

Carvajal: “No tengo informaciones de donde se encuentran.”

Pinochet: “Es conveniente darle la información al servicio de inteligencia de las tres instituciones para que los ubiquen y los tomen presos. Estos gallos deben estar fondeados, son verdaderas culebras.”

Carvajal: “Conforme, conforme. El comandante Badiola está en contacto con la Moneda… Le va a transmitir este último ofrecimiento de rendición. Me acaban de informar que habría intención de parlamentar.”

Pinochet: “Tiene que ir (Allende) al Ministerio con una pequeña cantidad de gente. ¡A las once en punto se bombardea!".

Carvajal: “Ellos está ofreciendo parlamentar.”

Pinochet: “¡Rendición incondicional! ¡Nada de parlamentar, rendición incondicional!

Carvajal: “Muy bien, conforme. Rendición incondicional en que lo toman preso, ofreciéndole nada más que respetar la vida, digamos…”

Pinochet: “La vida y su integridad física y enseguida se lo va a despachar para otra parte.”

Carvajal: “Conforme. O sea que se mantiene el ofrecimiento de sacarlo del país.”

Pinochet: “Se mantiene el ofrecimiento de sacarlo del país… Y el avión se cae, viejo, cuando vaya volando.”

De nuevo suspenden la conversación y la retoman luego de breves minutos:

Pinochet: “Patricio, muy conforme con toque de queda, muy conforme con Estado de Sitio, pero hay que agregar algo. Se va a aplicar Ley Marcial a toda persona que sea sorprendida con armas o explosivos. Van a ser fusilados de inmediato, sin esperar juicios.”

Carvajal: “Conforme. Ley Marcial. Estado de Sitio. Toque de queda. Y a todo el que se le sorprenda con armas o explosivos serán ejecutados de inmediato.”

Pinochet: “¡Están ganando tiempo! ¡No acepten ningún parlamento! ¡Parlamento es diálogo! ¡No podemos aparecer con debilidad de carácter aceptando un plazo de parlamento a esta gente, porque no podemos nosotros aceptar plazos ni parlamentos que signifiquen diálogo, significan debilidad! ¡Todo ese montón de jetones que hay ahí, al señor Tohá, al otro señor Almeyda (ambos ministros de Allende), a todos esos mugrientos que estaban por arruinar al país deben pescarlos presos y al avión que tienes dispuesto tú! ¡Y sin ropa, con lo que tienen, para afuera!”

Carvajal: “Me han dicho que espere un momento para convencer al Presidente.”

Pinochet: “¡Negativo!”

Se interrumpe la conversación y luego de transcurridos algunas muy pocas horas, se reanuda:

Carvajal: “Gustavo (Mendoza) y Augusto…Hay una información del personal de la Escuela de Infantería que está dentro de la Moneda. Por la posibilidad de interferencias, la voy a transmitir en inglés: They say that Allende committed suicide… is dead now. ¿Dígame si entienden?”

Pinochet: “Entendido.”

Carvajal: “Augusto, respecto del avión para la familia, no tendría urgencia entonces esa medida.”

Pinochet: “¡Que lo metan en un cajón y lo embarquen en un avión, viejo, junto con la familia! ¡Que el entierro lo hagan en otra parte, en Cuba? ¡Si no, va a haber más pelota pa’l entierro! ¡Si éste hasta para morir tuvo problemas!”

Así actúa el fascismo y los venezolanos, hay que recordarlo, alcanzamos a sentirlo aquellos días de abril del 2002 cuando la derecha tomó el poder en nuestro país por apenas 48 horas, tanto por la matanza planificada el día de la marcha (11/07) y la persecución que se desató una vez fue detenido y raptado el Presidente Chávez (día 12 en la madrugada), por parte de los Alcaldes de Primero Justicia y la Policía Metropolitana al mando de Peña, Simonovis, Vivas, Forero, como porque hasta “periodistas” de los grandes medios radioeléctricos y televisivos hacían llamados a la población para que denunciaran el lugar donde se escondían los funcionarios, líderes y simpatizantes del gobierno derrocado.

Oportuna la ocasión para recordar, también, que por aquellas horas dramáticas que vivió el país, Escobar Salom, quizás el venezolano que más participación tuvo en los gobiernos del “puntofijismo”, pues en todos ocupó relevantes posiciones, como ministro del interior, diputado, canciller, secretario de la presidencia, ministro de justicia, fiscal general, embajador y paremos de contar, recomendaba en una entrevista que le hizo la periodista Ana Vaccarela, quien andaba muy preocupada por la resistencia que oponía el gobernador del Táchira, Blanco La Cruz, a reconocer a Carmona como nuevo presidente de Venezuela y a renunciar a su cargo (palabras más, palabras menos): “que lo sometieran por la fuerza y lo hicieran preso.” Por su parte, el General Damiani Bustillos, integrante del alto mando de la Guardia Nacional, lanzaba amenazas desde la televisión advirtiéndoles a los chavistas y miembros de los Círculos Bolivarianos, que: “ya los tenemos ploteados y sepan que vamos tras de ustedes…”

¡Lo que nos esperaba a los venezolanos de haberse consolidado aquel abril del 2002 el gobierno espurio de Carmona Estanga y de los más oscuros intereses de la oligarquía criolla al servicio del imperialismo yanqui…!

_____________________________________________
(*) Ante una decisión reciente de una comisión gubernamental que determinó que Allende se suicidó, copiamos lo que escribió García Márquez días después de su muerte: “Resistió durante seis horas con una metralleta que le había regalado Fidel Castro y que fue la primera arma de fuego que Salvador Allende disparó jamás. El periodista Augusto Olivares que resistió a su lado hasta el final, fue herido varias veces y murió desangrándose en la asistencia pública. Hacia las  cuatro de la tarde el general de división Javier Palacios, logró llegar hasta el segundo piso, con su ayudante el capitán Gallardo y un grupo de oficiales. Allí entre las falsas poltronas Luis XV y los floreros de Dragones Chinos y los cuadros de Rugendas del salón rojo, Salvador Allende los estaba esperando. Llevaba en la cabeza un casco de minero y estaba en mangas de camisa, sin corbata y con la ropa sucia de sangre. Tenía la metralleta en la mano. Allende conocía al general Palacios. Pocos días antes le había dicho a Augusto Olivares que aquel era un hombre peligroso, que mantenía contactos estrechos con la Embajada de los EE.UU. Tan pronto como lo vio aparecer en la escalera, Allende le gritó: "Traidor", y lo hirió en la mano. Allende murió en un intercambio de disparos con esa patrulla. Luego todos los oficiales en un rito de casta, dispararon sobre el cuerpo. Por último un oficial le destrozó la cara con la culata del fusil.”

Leer completo este texto, bajo el título, “La verdadera muerte de un Presidente”, en la página:  http://www.ciudadseva.com/enlaces/ggm-sa.htm

oliverr@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2120 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a173219.htmlCd0NV CAC = Y co = US