Mientras el gobierno calle, el pueblo está indefenso

Y finalmente ocurrió lo que inevitablemente se veía venir cuando el Imperio y sus aliados Europeos atacaron al país de Libia, no es que empieza la escalada en contra de La Republica Bolivariana de Venezuela, más bien sube un peldaño de la conspiración que si no fuese por las lluvias acaecidas en el país a partir de Noviembre- Diciembre de 2010, ya esta decisión de sancionar a nuestro país vendría a apoyar los planes de desestabilización que la contrarrevolución viene orquestando en contra de nuestro proceso y del pueblo Revolucionario de la Republica Bolivariana de Venezuela desde hace bastante tiempo.

A muchos compañeros, camaradas, compatriotas los agarro desprevenidos, a otros no tanto, por el desarrollo de los acontecimientos, pero en ningún sentido como consecuencia lógica de la información que el gobierno y a la cabeza el Comandante Presidente le tendría que haber dicho al pueblo, para de esta manera, ir preparando a nuestra gente, a La Republica Bolivariana de Venezuela en cuanto a su defensa y la información que debe manejar porque no es solo la agresión a PDVSA, no son solo los trabajadores de la Industria Petrolera los que deben estar preparados para cualquier contingencia que se pueda presentar, así como las consecuencias que resulten de ello; es “todo el pueblo, cada ciudadano, cada revolucionario, cada compatriota de esta tierra Bolivariana tiene que saber como, porque, y de que manera debe aprestarse a defender no solo los recursos energéticos, sino hasta su vida y las construcciones de la Revolución, porque ¿como el pueblo puede defender lo que no conoce sino se le ha explicado con seriedad y objetividad el peligro inminente en que se encuentra de ser invadido por el Imperio y sus aliados, de ser arrasados por nuestros enemigos que se han hecho fuertes a través de nuestros errores, sentados como estamos en una olla de presión a punto de explotar, que ya sabemos, oído y visto de lo que el Imperio es capaz. No basta decir Venezuela se respeta pero ¿Por qué? ¿Cuáles son las razones? ¿De que manera? ¿En donde están los planes de contingencia? ¿Y de resultar como lo enfrentaremos? ¿Cómo nos podemos defender? ¿Y las repercusiones? Etc.etc. explicaciones que deben ser dadas con toda sinceridad por el gobierno al pueblo.

“Se pierde la batalla con cada día que pasa en la inacción. Se pierde una batalla cuando no se guía inmediatamente al ataque a la fe que cuesta levantar. Se pierde una batalla cuando los ejércitos, a la hora de concentrarse, se entretienen en el camino y llegan tarde, y con las fuerzas desmadejadas al punto de concentración. Se pierde una batalla cuando, en el momento que exige mano rápida y grandiosa en los jefes, y mucho brazo y mucho corazón para la arremetida, tarda en vérsele a los jefes la mano rápida y se da tiempo a que se desordenen sus corazones. Se pierde una batalla cuando a la hora del genio y de la centella, se monta a caballo en el taburete de cuero y se abre la ocasión al enemigo”Extracto del arte de pelear. José Martí. Patria, 19 Marzo de 1892.

Y no es cantando, recitando, contando chistes y anécdotas, quizás en otro momento, pensando en que vivimos en el país de la bagual, ajenos al mundanal ruido, menospreciando al enemigo y a su necesidad visceral de sobrevivir pues para nadie es ya un secreto que el Imperio, Europa están quebrados, ¿como se le explica a un pueblo que ha luchado y ha dejado regada con su sangre sus conquistas?, ¡que duro y que difícil!, con seriedad, porque es muy serio lo que arriesga, con todo respeto lo decimos aquí, porque las tres erres se hicieron para todos, no es tiempo de redundar en lo que no hicimos o dejamos de hacer o de lo que hicimos mal, que ya no hay tiempo sino a penas para enmendar en algo los errores, es como vamos a actuar en defensa de nuestro pueblo y de la Revolución Bolivariana, hemos perdido mucho tiempo relegándonos en pequeñas parcelitas, adoptando conceptos que son totalmente extraños a nuestra tierra y a sus gentes, en donde existe el color perfecto de piel, en donde el mestizaje se hace patente en cada uno de nuestros hijos, en donde la revolución nos da la igualdad a la que todos tenemos derecho, nuestro país crisol y amalgama , compendio de la civilización del futuro y esperanza de la humanidad, cuyo compromiso es con la patria grande y no con el apartheid Norteamericano y mucho menos con las “revoluciones” de sociedades enfermas que aun no han despertado del sueño capitalista y consumista, en donde la palabra “socialismo y comunismo” suena a poco mas o menos que a burla envueltos en la bruma de la comodidad y los medios.

Cierto Ministro del Rey Luis XIV de Francia, Fouquet escribió: “Temo más a un ejercito de ovejas guiadas por un león, que a un ejercito de leones guiados por una oveja”, cuando observamos a compatriotas defender por inercia lo que aun no comprenden bien, lo que sospecha pero que no sabe la gravedad de la situación, ya que el gobierno calla y se reserva la verdad dura que el pueblo tiene que saber, nos preguntamos: ¿hacia donde dirigiría su mirada el pueblo si aquí ocurre algo, que impidiese la presencia y la voz del Comandante Presidente? Por ejemplo ¿Qué haríamos, a donde correríamos, quien nos guiaría,?...detrás de el nos iríamos todos, seriamos barridos buena parte de la población si no es que toda, (allí esta Libia para confirmar la muerte de Tirios y Troyanos), de la Republica Bolivariana de Venezuela de la faz de la tierra por el Imperio y sus aliados endogenos, apoyados eso si por nuestros vecinos Colombianos, Peruanos y Chilenos, amen de los Costarricenses, Hondureños y pare Ud de contar, e aquí la verdad dura y real en la que tenemos que pensar y para luego es tarde.

Son días para poner a prueba el verdadero temple y compromiso del pueblo y sus dirigentes y lo que se dice.

Confiamos en el Líder.

anazaicon@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1825 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor