Los antidogmáticos

Las lenguas putrefactas llenas de gusanos han intentado siempre esterilizar el pensamiento vivo. ¡Congregaos en torno al Socialismo Bolivariano y antidogmático, ideología viva para la liberación! La vida no es digna de ser vivida sino cuando la ennoblece un ideal, y nuestro ideal es la ecuánime distribución de las riquezas materiales y espirituales, lo que permitirá que haya equidad social: salud, empleo, educación, seguridad, buena alimentación, vivienda, y desarrollo cultural para todos en la más completa y total libertad.

       Ninguna verdad absoluta o dogma debe ser aceptado como imposición, ni deificado. El fundamentalismo dogmático es la esencia de la mentira y de la indigestión que produce la falsa creencia. El que no se apresura a creer mentiras en todo, es sumamente inteligente, pues disponerse a profesar falsos principios es comenzar a carecer de sabiduría. Todo lo que ves, oyes y lees a través de los medios de comunicación de la oligarquía, sólo busca distorsionar y destruir la verdad, hay que radicalizar los caminos que nos conducen al socialismo. La televisión tiene que dejar de ser el cordón umbilical del sistema capitalista.

       El deber fundamental de todos los antidogmáticos es enseñar a las mujeres y los hombres de la naciente estructura social a pensar y actuar por sí mismos, a conocer sus libertades, a dirigirlas hacia el beneficio del colectivo, a rechazar los candados y las cadenas oxidadas de las costumbres muertas, de los valores y antivalores del capitalismo salvaje que degradan al ser humano, que han impedido siempre el desarrollo pleno de la libertad. Las teorías e ideas de los oligarcas burgueses sólo representan para nosotros, los excluidos de siempre, explotación, miseria, opresión, esclavitud y hambre, por eso, uniendo nuestras voces decimos: ¡Muera el capitalismo salvaje, viva el socialismo libertario!

       Cuando la rueda de la historia se mueve y cambia, ningún ideal humano permanece seguro. Cada vez que una mentira se haya instalado en un trono, asaltémosla sin piedad y sin escrúpulos de conciencia, pues nada ni nadie puede prosperar bajo el dominio de una gran falsedad; por lo tanto, echemos al pozo séptico del más puro excremento los sofismas de los ideólogos del capitalismo, que justifican el ansia de ganancia, el interés egoísta y el culto al único Dios de este mundo capitalista: el vil dinero.

        Expulsemos a patadas a los infectos politiqueros, a los ladrones del erario público, a los inmorales felones  que se dejan sobornar por los burgueses, a los corruptos de todo género y especie que siguen infiltrados en el gobierno; estén donde estén, sean quienes sean, arranquémosles de raíz, pues son una amenaza para toda la auténtica nobleza del pensamiento socialista y la praxis genuinamente revolucionaria, que nos permitirá construir un mundo de justicia social. ¡Castigo severo a la impunidad y a la corruptela!

       Cuando a través de los resultados quede demostrado que una pretendida verdad no es más que una vana ficción, arrojémosla sin ceremonia hacia la oscuridad, y que caiga entre los dioses muertos, los imperios muertos, las filosofías muertas y otras ruinas inútiles. Las mentiras de los fascistas, lacayos lameculos del imperialismo yanqui, no pueden impedir por sí solas la construcción de la nueva sociedad socialista, ¡un gobierno no se tumba con palabras falaces, pero sí con conspiraciones diabólicas, metódicamente orquestadas!, y a los vende patria ya la Central de Inteligencia Americana (CIA), les entregó la agenda golpista.

       El régimen del oligofrénico, desequilibrado y genocida mayoral Obama y sus lacayos venezolanos quieren destruir esta revolución, no pequemos de pendejos. Es demasiado grande el compromiso que tenemos con el pueblo para dejarnos sorprender, las fuerzas oscuras de la reacción internacional y nacional están preparando un nuevo zarpazo contra la revolución bolivariana, dispongámonos a aplastarlos definitivamente, destruyamos de una vez el Estado burgués y edifiquemos el socialista. No basta con cambiarle el nombre a los Ministerios, es necesario construir instituciones socialistas a todos los niveles, basadas en una estructura organizativa donde lo horizontal y lo vertical se unan en una sólida unidad dialéctica de contrarios. No queremos que una elite de burócratas sea sustituida por otra. Un estado es fuerte cuando el Poder Popular motoriza e impulsa los demás poderes.

(*)Director de Desarrollo Social y Educación de la Alcaldía Bolivariana y Socialista de Los Taques, Falcón. 

jesusfreites11@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3330 veces.



Jesús Muñoz Freites

Filósofo. Docente. Cronista Oficial del Municipio Los Taques en el estado Falcón

 jesusfreites11@hotmail.com      @camaradatroski

Visite el perfil de Jesús Muñoz Freites para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Muñoz Freites

Jesús Muñoz Freites

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N Y ab = '0' /tiburon/a122970.htmlCd0NV CAC = Y co = US