El pueblo fue engañado

Desde 1.959 a 1.964 el gobierno de Rómulo Betancourt impone en Venezuela un sistema político para obedecer el lineamiento recibido por el Imperialismo yanqui, la burguesía criolla y grupos conservadores de las Fuerzas Armadas venezolanas, siendo éste el principal motivo que excluyen del Pacto de Punto Fijo a la fuerza política que más se enfrentó a la dictadura del general Pérez Jiménez, más bien Betancourt se convierte en el enemigo más acérrimo del Partido Comunista de Venezuela, PCV, y entrando en conflicto contra varios sectores de la vida nacional, inclusive con uno de sus aliados en el gobierno, Unión Republicana Democrática, URD, por éste reclamar el empeño en desconocer el papel desempeñó el PCV en la lucha contra la dictadura. Es más, Betancourt trató de provocar el enfrentamiento de los militantes de su propio partido contra los del PCV y aquí su mayor error de cálculo, pues mientras más se empeñaba en que hubiera ese enfrentamiento entre AD y el PCV, la juventud de AD se plegaba a las razones que argumentaba la gente del PCV, tanto, que abiertamente Betancourt fue acusado por la juventud de AD de ser débil frente a la conspiración de la derecha y burguesía criolla al no intentar de verdad solucionar los graves problemas sociales; principalmente el desempleo y la reforma agraria.

Como resultado de este enfrentamiento interno dentro el partido AD éste termina por dividirse, yéndose de él la crema y nata de los militantes jóvenes que de inmediato constituyen un nuevo partido político con el nombre de Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR, y declarándose desde su misma constitución como un movimiento antiimperialista, antifeudal, revolucionario y de tendencia socialista. Otro factor importante que influyó al enfrentamiento con sus antiguos compañeros de partido fue la posición asumida por Betancourt ante la Revolución Cubana que había derrotado al dictador Fulgencio Batista, pues los triunfos, las enseñanzas y realizaciones de la revolución cubana alentaban a los revolucionarios venezolanos que se sentían frustrados por no haberse sabido aprovechar la unidad del 23 de Enero de 1.958 para llevar a cabo una verdadera revolución en nuestro país. La política de Betancourt coincidía con los propósitos del gobierno norteamericano, aplicar sanciones a Cuba e intervenir en sus asuntos internos en busca de derrocar al gobierno revolucionario de Fidel Castro. Entonces es así como en una reunión de cancilleres convocada por le OEA en Costa Rica, en Agosto de 1.960, el canciller de Venezuela, Ignacio Luís Arcaya, miembro de URD, se niega a votar la resolución propuesta por las Estados Unidos para sancionar a Cuba, después Arcaya renuncia y el partido Unión Republicana Democrática se separa del gobierno.

Este acontecimiento contenta grandemente al Dr. Caldera, jefe del partido COPEI, pues él sabía que eso significaba que su partido recibiría una mayor cuota de poder en el gobierno adeco; y eso fue así. Por eso fue que el pueblo venezolano de inmediato y jocosamente le puso el nombre a ese gobierno de LA GUANÁBANA, verde por fuera y blanco por dentro; colores que todavía identifican a lo que queda de esas dos organizaciones políticas venezolanas. Y desde allí se intensifica la crisis política, económica y social del gobierno, aumenta el desempleo, la marginalidad cada vez es mayor, la asistencia en la salud es un desastre, la educación se estanca, no hay cupo en las escuelas, liceos y universidades, por lo que era una suerte que algunos estudiantes pudieran completar su bachillerato; y entonces esperar 5, 6, o más años para ingresar a alguna de las universidades venezolanas. El partido URD pasa a formar filas con la oposición política contra el gobierno, la agitación estudiantil va en aumento y el gobierno comienza a reprimirlo violentamente, se suspenden las garantías constitucionales, se interviene a la Universidad Central de Venezuela, se clausura periódicos, se cierran las casas donde se reúnen los militantes de los partidos políticos PCV y el MIR, se ordena allanamientos a la inmunidad parlamentaria de algunos diputados; y por último se inhabilitan el PCV y el MIR. Para esa fecha sectores importantes de los partidos de la oposición, principalmente jóvenes estudiantes universitarios y profesionales habían tomado las armas y organizado contingentes guerrilleros que actuaban en diferentes zonas del territorio nacional. En fin, la gesta patria del 23 de Enero fue burlada por el puntofijismo y el país casi arruinado por unos siniestros personajes que habían tomado el poder; hasta que llegó Hugo Chávez y san se acabo.


joseameliach@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2922 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /tiburon/a116536.htmlCd0NV CAC = Y co = US