El comportamiento colectivo de l@s venezolan@s: Telón de Fondo de la Salud Mental Decolonial (III)

El tercer hilo de este telón de fondo que llevamos tres semanas tratando, lo iniciamos recordando que somos "pueblos conquistados, colonizados y colonializados", en el Prólogo de la Larga Marcha hacia la Sociedad Comunal de Vargas Arenas & Sanoja Obediente, Luis Britto García nos señala: ¿Quién soy? Interrogante básica de toda persona o pueblo en búsqueda de su identidad, complementada con ¿Quiénes somos?, nadie es por sí solo, necesita de otros que lo constituyan y ellos también se constituyen con el yo soy.

Britto Garcia nos indica que fuimos, lo que hoy es Venezuela, hace más de 14.000 años, sociedades comunitarias, solidarias, igualitarias y que apenas en algunas de ellas, se comenzaba a insinuar alguna estratificación social, nunca faltan voces coloniales que iniciaron descalificaciones de nuestros orígenes como pueblos, creando distorsiónes en la configuración de nuestra identidad como pueblos, comunitarios, igualitarios y solidarios.

Ahora bien, corregir esa distorsión constitutiva de nuestra identidad, es posible conociendo nuestra historia y su devenir, hasta hoy. El desafío actual y de las generaciones por-venir, es construir un proyecto decolonial, que nos posibilite develar la coloniadad que ideologiza nuestra subjetividad y nos permita no ser hijos e hijas de la dominación desde el poder político, de la imposición académica en la manera de formar, investigar y hacer ciencia y de la sumisión como la alienación, cosificación y extrañamiento de nuestra subjetividad, anclada en una falsa conciencia.

Siguiendo con nuestro hilo conductor, la conquista y colonización fue un proceso de encubrimiento, ocultamiento del otro, como nos lo develó ese gran pensador y filósofo de la liberación nuestroamericano Enrique Dussel (1998), fallecido el 06 de noviembre de 2023, a quien dedico este humilde artículo que tiene la presencia de la lectura de su obra inmortal; el conquistador y colonizador mediante genocidios, étnocidios y epistemicidios, nos quisieron borrar de nuestro territorio y el planeta, no pudieron.

De manera que, el proceso conquistador y colonizador propició un choque de tres culturas: la de nuestros pueblos originarios, la de los africanos traidos a Abya Yala para esclavizarlos, junto a nuestros indígenas y la del europeo español conquistador, la fusión de las tecnologías respectivas que cada cultura había desarrollado hasta entonces, Britto García (2007).

Las tecnologías de cada cultura estaban relacionadas con la modificación de la naturaleza, que la teoría marxista denomina metabolismo humanidad/naturaleza, así, el conquistador español aportó, incorporó y fusionó su tecnología preponderante, la modificación de la naturaleza inanimada, la fundición de metales, el extractivismo; los indígenas y africanos, su tecnología predominante estaba dirigida a la naturaleza viviente, la agricultura, la hibridación de vegetales, la cría y la pesca, estos dos tipos de tecnología fueron aplicadas por un comportamiento colectivo que miraba a la naturaleza de manera distinta al conquistador español, naturaleza como ser animado, vivo.

Mientras el conquistador español miraba la naturaleza inanimada, sin ánima como cosa u objeto sin vida, de la que disponían a su antojo, los indígenas y africanos esclavizados miraban y miran la naturaleza como vida, naturaleza animada, con ánima, que se debe proteger, esta manera distinta de mirar la naturaleza ha sido de importancia vital para nuestro devenir histórico y el desenlace actual de la crisis civilizatoria planetaria que vivimos y somos agentes, actores y autores corresponsables.

Reiteramos que, como pueblos conquistados se nos impuso una lengua, religión y cultura que miraba y mira la naturaleza como cosa inanimada e impuso su tecnología de búsqueda de minerales y su forja, por sobre otras formas de mirar la naturaleza y de hacer uso de ella, que fueron subalternizadas, la agricultura, la cría y pesca, para con ello (des)proteger la naturaleza.

Como consecuencia, la conquista impuso una relación humanidad/naturaleza de destrucción, capitalismo de la destrucción, a través del trabajo vivo esclavizante de indígenas y africanos durante la colonización y luego de la gesta independentista, de manera más evidente, la colonialidad, que a través del poder político como dominación, del saber eurocéntrico como universal hegemónico y un comportamiento colectivo del ser con una subjetividad alienada, cosificada y extraña, mediante la plusvalía ideológica (Ludovico Silva, 1970), que perdura hasta nuestros días.

Britto García en su libro El verdadero venezolano. Mapa de la Identidad Nacional.(2017), hace una revisión documental muy completa de una serie de estudios de psicología social, sobre identidad, personalidad, actitudes, valores, estereotipos, que dan cuenta de la " manera de ser del venezolano y la venezolana" desde nuestra mirada decolonial, dichos estudios muestran sesgos individualistas, descontextualizados y ahistóricos, usan metodologías cuantificadoras, que miden, pero no cualifican, maneras de ser, comportarse, vivir, actitudes, preferencias, que son más acordes con otras realidades donde fueron diseñadas dichos instrumentos e investigaciones, un tanto distante desde nuestras realidades del sur/sur global, que debemos tener en cuenta por su encubrimiento ideológico, epistemológico y metodológico, que fortalecen las distorsiones de nuestra identidad y tienden a desvirtuar el comportamiento colectivo del pueblo venezolano.

De manera tal que, los estudios reseñados por Britto García, se destacan como rasgos del venezolano y la venezolana, la generosidad, la viveza criolla, la afición a las bebidas alcohólicas, su afición al juego, a la violencia, al humor, entre muchas otras características, son rasgos que podemos encontrar de manera diversa en cualquier ser humano de los continentes que forman el planeta, con posibles acentuaciones de uno u otro rasgo, según la cultura y realidades continentales, pero no dan pistas subre la historicidad y causalidad de dichos rasgos, siendo por ello, poco útiles para el planteamiento y la intencionalidad de tener como telón de fondo, del comportamiento venezolano para nuestra mirada decolonial de la salud mental.

La aproximación empírico teórica al comportamiento colectivo del pueblo venezolano, devela que la fusión cultural y tecnológica, modificó los modos de vida, las relaciones comunitarias y la convivencia de nuestros pueblos originarios.

Fusión Cultural que devino en: a) De pueblos confiados, solidarios y estables, en egoístas e individualistas, y orientados al lucro poco solidario, b) De pueblos con estabilidad sociopolítica de caribes, arawakos y chibchas, en conflictividad e inestabilidad política por siglos; c) Alienación, enajenación de roles sexuales, familiares y laborales.

Destrucción y desaparición de las relaciones comunitarias: a) De relaciones cara a cara, como praxis social de una ética comunitaria, Dussel (2016), a relaciones impersonales, anómicas y anónimas; b) De una subjetividad adecuada cultural y comunitariamente libre, emancipada y plena, a una subjetividad sujetada, individualista, egoísta y competitiva.

Modificación de Modos de vida Comunitarios: a) Convivencia clánica, tribal y familiar comunitaria, en convivencia comunal poco participativa, conflictiva y ajena a nuestra ideosincracia y comportamiento colectivo; b) De una relación armónica y protectora de la naturaleza, en relación de explotación destructora de la naturaleza, sin límites, al antojo y lucro explotador en la producción de excedentes, no equilibrada, ni gestionados comunitariamente; c) Reproducción social a través de modos de vida comunitarios desiguales, injustos y excluyentes.

Comportamiento Político: a) De poder colectivo y valeroso, a poder caudillezco, autoritario, déspota, imitador de lo occidentalocéntrico; b) Poder constituido institucional y delegado malversador y corrupto en incontables gobiernos locales, regionales y nacionales; c) Ejercicio del Poder constituído como imposición y dominación en lugar del ejercicio obedencial del poder, gobernar obedeciendo al pueblo, como corresponde a un Poder Constituido institucional y delegado mediante el voto popular por el pueblo, como Poder Constituyente permanente, (Dussel, 2010).

Comportamiento Académico: a) Ejercicio occidentalocéntrico del Poder Académico en el conocer, formar, investigar y hacer ciencia; b) Impartir conocimientos de manera ahistórica, asocial, acrítico y funcional al capital y el mercado; c) Paradigmáticamente cartesiano, epistemológica y metodológicamente colonial, sustentado en lo euro-anglocéntrico; d) Desconocedor, descalificador e invisibilizador de saberes populares y del talento humano crítico, autónomo y sentipensante.

Comportamiento del pueblo como colectivo histórico y bloque de los oprimidos y excluídos (Dussel, 2010): a) Subjetividad anclada en la falsa conciencia, pueblo "como sí" y no pueblo "para sí", pueblo transformador; b) Poder Popular cooptado partidistamente; c) Escasa comprensión de su papel como sujeto histórico, que funciona a la saga del poder constituído institucional y de algunos partidos políticos; d) Pueblo que no termina de comprender cabalmente, el cambio constitucional y cultural político, que significa pasar de una democracia representativa a una democracia participativa, corresponsable y protagónica.

De todo lo narrado hasta acá, lo develado teórica y empíricamente del comportamiento colectivo del pueblo venezolano, por el peso de siglos de conquista, colonización y colonialidad, pero, también por la debil vanguardia del lidrazgo político nacional, cuyo deber es, modelar desde la gestión gubernamental una democracia participativa corresponsable y popular, que abra espacios para el ejercicio de una democracia directa desde las comunas, los consejos comunales y otras formas de organizaciones y movimientos sociales genuinos del pueblo, no cooptados por el partidismo de cualquier signo ideológico.

La próxima semana continuaremos el hilo tejedor histórico de Tomás Straka, en La larga tristeza (esperanza) del venezolano, seguiremos tejiendo el telón del comportamiento colectivo de lo venezolano.

 

alcalaafanadorp@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1449 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter